Inicio ASP Un español diseña brazos protésicos con una impresora 3D y viaja a...

Un español diseña brazos protésicos con una impresora 3D y viaja a Kenia para entregarlos a gente necesitada

Compartir

Guillermo Martínez es un joven madrileño que, graduado en Ingeniería en la Universidad Rey Juan Carlos, ha diseñado unos brazos protésicos gracias a una impresora 3D, y ha viajado a Kenia a través de la ONG Bamba Proyect para entregarlas de manera personal a personas necesitadas. “No me caben las palabras para contar una experiencia de este nivel. Ha sido precioso e impresionante”, expresa efusivamente a Europa Press.

Desde el 21 de julio hasta el 14 de agosto, Martínez ha estado en Kenia y, tras su vuelta ha relatado como empezó todo.

A principios de este año este joven se compró una impresora 3D para “cacharrear”, pero ni mucho menos tenía pensado el rendimiento que le iba a sacar y, lo más importante, la ayuda que iba a dispensar a personas necesitadas. Lo único que tenía claro antes de la compra de la impresora es que este verano iba a viajar de voluntariado a un orfanato de Kenia.

De repente vi que había empresas que utilizaban esta tecnología para hacer manos protésicas, pero no existía ningún modelo para gente que no tuviera codo”, explica. Y es que ese sería el punto de inflexión que marcaría el objetivo de su viaje. “Como no había manos protésicas descargables de Internet ya hechas para gente a la que le faltaba el codo, pensé: me quedan tres meses para mi viaje, a lo mejor puedo diseñar algo. Entonces me puse a diseñar una prótesis nueva de brazo entero”.

En ese momento, tanto la realización del viaje como el diseño de una prótesis de brazo entero se “fusionaron” en un solo proyecto, por lo que decidió ponerse en contacto “con el orfanato en el que iba a estar ayudando en verano y les dije que yo iba a ir en julio, les conté mi proyecto, y les interesó. Se pusieron en contacto con gente del pueblo y con el hospital”.

Desde ese instante, precisa Martínez, desde Kenia le mandaban fotos de personas que por diferentes motivos, como problemas de nacimiento, ataques de epilepsia con los que se queman el brazo o amputaciones “de mala manera”, entre otras, no tenían codo, o como “mal menor”, por decirlo de alguna, no podían mover el codo.

¿Como funcionan los brazos diseñados con una impresora 3D?

Como explica este joven ingeniero graduado en ingeniería, funciona introduciendo el brazo por la parte de arriba manteniéndolo estable a través de un arnés en el pecho. De esta forma, se coloca en el cuerpo y en el momento en el que levanta el brazo hacia arriba, la mano cierra y hace un movimiento prensil, lo que le permite cerrarse y coger objetos sin problema.

A medida que el proyecto avanzaba, no era consciente de la repercusión que iba teniendo. “No me había dado cuenta de lo que estaba haciendo. En el momento en el que les di las prótesis me quede en shock. Vino un profesor y me invito a comer y me decía: nadie me ha dado ayudas para recibir una prótesis de ningún modo, y vienes tú y me la das gratis totalmente”, lo que pone de manifiesto como “todo el mundo ha sido muy agradecido”, y es que “han recibido una ayuda que no esperaban en absoluto”.

Al mismo tiempo reconoce que “también es mucha presión”, ya que “tienes que asegurarte de que funcione y de haberte guiado bien solo mediante fotos”. Al respecto relata que en una de las ocasiones hubo “un poco de tensión”, y es que en un primer momento la prótesis no daba el resultado esperado. No obstante,  “al final he conseguido arreglarlo y ha salido bien”, añade.

¿Y ahora qué?, la pregunta que muchos se hacen. Pues bien, Martínez asegura que el proyecto “va a seguir”, puesto que se trata de una iniciativa en el que va a continuar colaborando de manera personal. “Voy a seguir colaborando con la ONG para ir mandando desde España más prótesis a personas que lo necesiten de manera personal”, concluye.

..Foto: Universidad Rey Juan Carlos
..Redacción