Inicio ASP Complementos alimenticios, un instrumento para favorecer la salud cardiovascular

Complementos alimenticios, un instrumento para favorecer la salud cardiovascular

complementos-alimenticios-salud-cardiovascular

..Redacción.
Los sistemas sanitarios de todo el mundo han puesto el foco en la prevención. La dieta es uno de los factores claves y en la educación y en la promoción de la salud. En esta línea los complementos alimenticios pueden jugar un papel importante en la generación de hábitos de vida saludable y en favorecer la salud cardiovascular. Existen ingredientes como los beta-glucanos de avena o la fibra alimentaria que presentan efectos beneficiosos en el organismo y permiten reducir el riesgo de dislipemia o diabetes en personas con un estilo de vida saludable. Por otro lado, el omega-3 presenta también un efecto cardioprotector.

Los beta-glucanos de avena han demostrado eficacia a la hora de reducir el colesterol LDL en sangre, según se pone de manifiesto en un artículo de la revista DietaSana, elaborada con el asesoramiento científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria y la Academia de Nutrición. No se conoce con precisión el mecanismo que permite a este componente del cereal rebajar del colesterol LDL. No obstante, los expertos consideran que podría estar relacioando con la interacción de los beta-glucanos con los ácidos biliares.

Complementos alimenticos como los beta-glucanos de avena, la fibra o el omega-3 pueden jugar clave en la salud cardiovascular

Estos dificultan la reabsorción de los ácidos biliares. Esta acción obliga al organismo a producir de nuevo los ácidos biliares, utilizando, por un lado, el colesterol almacenado en el cuerpo, por otro, el acumulado en la sangre. El consumo de tres gramos de beta-glucanos permitiróa observar este efecto en el organismo. Si se incrementa la dosis a cuatro gramos por cada ración de 30 gramos de carbohidratos, se produce un segundo beneficio de este tipo de fibra: la disminución de las respuestas glicémicas postpandriales. La ralentización de la tasa de absorción de azúcares y grasas reduce además el riesgo de diabetes II. Precisamente, esta enfermedad es uno de los principales riesgos de enfermedad cardiovascular.

Esta es uno de las ventajas que ofrece la fibra alimentaria, además de su efecto positivo en la regulación del tránsito intestinal. Un alto consumo de fibra está asociado por los especialistas con un menor peso corporal. Este hecho aleja el riesgo de padecer enfermedades coronarias y diabetes. La fibra insoluble y soluble juegan roles diferentes en la salud del intestino. La primera procede de cereales como el trigo o el salvado de avena. Esta propiedad se suma a la acción de los beta-glucanos, un tipo de fibra soluble frente al colesterol.

Los beta-glucanos de avena han demostrado eficacia a la hora de reducir el colesterol LDL en sangre

Otros tipos de fibra sirven también como nutrientes para la microbiota intestinal, asociada a la salud del sistema inmune, a la salud cardiovascular y al peso corporal. Los médicos recomiendan el consumo de 25 gramos de fibra al día. Pero según el estudio Avance de resultados sobre consumo de fibra en España y beneficios asociados a la ingesta de fibra insoluble, esta cifra se sitúa en los 16,2 gramos. Ante esta realidad, los complementos de fibra podrían ser aliados a la hora de rellenar este gap.

Un consumo de 250 mg al día de ácidos grasos omega-3 se asocia a una correcta salud cardiovascular. Este componente tiene una influencia positiva en los impulsos eléctricos del corazón y de los músculos. Estos ácidos grasos favorecen el mantenimiento correcto de triglicéridos en sangre, cuando se consumen más de dos gramos al día. La administración de más de tres gramos ayuda a un buen funcionamiento de los vasos sanguíneos.

Un consumo adecuado permitiría además lograr un equilibrio entre el omega-6 y el omega-3. En la dieta de nuestros antepasados la proporción era de 3 a 1. Hoy, sin embargo en las dietas occidentales, es de 10 a 1. Por este motivo, las autoridades recomiendan el consumo de pescado azul. Ante las dificultades para lograr una dieta adecuada, los suplementos de este ácido graso pueden resultar una alternativa.

Foto: Pablo Alcolea (Flickr)

Noticias complementarias: