Inicio ASP Un 82% de los españoles considera que no hay suficiente información sobre...

Un 82% de los españoles considera que no hay suficiente información sobre el ictus

Así lo indica una encuesta realizada por Boehringer Ingelheim en España

trombectomía-mecánica

..Redacción.
La información en torno al ictus parece no ser suficiente en España. Según una encuesta realizada por Boehringer Ingelheim en España, un 82% de los españoles cree que no hay suficiente información sobre el ictus. Además, cerca del 60% considera el impacto económico como una de las peores repercusiones derivadas de sufrir un ictus. Y más del 70% de los encuestados cree que el estrés es el principal factor desencadenante de un segundo ictus.

Ante el contexto de pandemia por Covid-19 la información sobre el ictus es todavía más necesaria. Los expertos ya alertaron en los últimos meses sobre la importancia de consultar con el médico ante posibles síntomas de ictus. Así, el jefe del Servicio Integrado de Neurología de los hospitales Rey Juan Carlos, Infanta Elena y General de Villalba de Madrid, el Dr. José Fernández, “tras la primera ola de la pandemia ya la Sociedad Española de Neurología comunicó una reducción media de en torno al 30% de los ingresos por ictus en España. Esto lleva implícito que muchos pacientes han pasado sus ictus en casa, lo que tendrá un impacto negativo en su recuperación”.

El 59% de los españoles considera que el impacto económico es una de las peores repercusiones de sufrir un ictus

Sobre el gasto que supone un ictus, la encuesta indica que es un motivo de preocupación para la población. De hecho, el 59% de los españoles considera que el impacto económico es una de las peores repercusiones de sufrir un ictus. Por detrás de las limitaciones físicas y las secuelas mentales (75%). En este sentido, más de la mitad de los encuestados considera que el ictus supone un mayor gasto que sus familias no pueden afrontar.

En algunos países industrializados los costes directos de esta patología representan entre el 2% y el 4% del gasto sanitario total. Para los pacientes y sus familias, cada ictus supone un gasto medio de 4.000 euros durante los tres primeros meses de enfermedad, sin tener en cuenta las bajas laborales del paciente. Ni las de los familiares que le atienden como cuidadores.

Para el 65% de los encuestados el estrés es el principal factor desencadenante de un segundo ictus

Por otro lado, el estrés destaca por ser el principal factor desencadenante de un segundo ictus. Así lo reconoce un 65% de los encuestados. A su vez, un 67% cree que haber sufrido un ictus aumenta la posibilidad de sufrir un segundo episodio. “Estos datos evidencian que las campañas de concienciación funcionan, puesto que un alto porcentaje de la población sabe identificar los principales factores que aumentan el riesgo de ictus y cómo prevenirlos”, señala Maite San Saturnino, portavoz de Cardioalianza. Así, “tener una buena gestión diaria del estrés es tan importante como estar bien informado para poder detectar los síntomas de un ictus y reaccionar a tiempo”.

Factores de riesgo y consecuencias del ictus
En cuanto a los principales factores de riesgo del ictus, la hipertensión arterial es el más reconocido (62% de los encuestados); seguida del hecho de tener una edad avanzada y el colesterol alto (45%); de las enfermedades cardíacas (44%) y del hábito tabáquico (43%). Además, un 42% de los encuestados reconoce también el consumo de alcohol como uno de los factores de riesgo de un ictus.

Dr. Fernández: “El ictus que mejor se recupera es el que nunca se ha tenido. Para ello, debemos apelar a nuestra responsabilidad individual e inculcar a los más jóvenes la importancia un estilo de vida saludable”

Por otro lado, los españoles tienen clara la importancia de un estilo de vida saludable para mantener un estado de salud óptimo que ayude a prevenir patologías. El 71% de los encuestados relaciona la práctica de ejercicio de forma habitual y moderada como medida adecuada para prevenir un ictus. Mientras que el 70% cree que llevar una dieta equilibrada también es clave en la prevención.

El ictus que mejor se recupera es el que nunca se ha tenido. Para ello, debemos apelar a nuestra responsabilidad individual e inculcar a los más jóvenes la importancia un estilo de vida saludable. Es imprescindible actuar sobre la obesidad y el tabaquismo en los pacientes de 30 a 50 años. La obesidad es especialmente importante porque esconde tres factores de riesgo en uno: la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y la inactividad física”, señala el Dr. Fernández.

Sobre las consecuencias de esta patología, la mayoría de los españoles las desconoce. De hecho, más más de la mitad de los encuestados considera que se puede hacer vida normal tras un ictus. Y sólo 1 de cada 4 reconoce las dificultades psicológicas que conlleva sufrir un ictus. Aun así, 4 de cada 10 españoles creen que existe estigma social tras sufrirlo.

Sólo el 34% de los españoles sabe que la fibrilación auricular aumenta el riesgo de sufrir un ictus

Diferencia entre ictus isquémico y hemorrágico
De la encuesta también se desprende una falta de información sobre las diferencias entre un ictus isquémico y un ictus hemorrágico. En un ictus isquémico el origen del problema se relaciona con la formación de un coágulo que disminuye el flujo de la sangre. En cambio, el ictus hemorrágico se produce cuando la afectación del tejido cerebral está producida por la entrada al mismo de sangre procedente de la rotura de un vaso sanguíneo.

Además, sólo el 34% de los españoles sabe que la fibrilación auricular aumenta el riesgo de sufrir un ictus. Por ello, el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (Feasan), Rafael Martínez, insiste en este aspecto. “Debemos seguir trabajando por dar a conocer la FA entre la población. Sobre todo entre los mayores de 55 años ya que la FA es la arritmia más frecuente y multiplica por 5 el riesgo de ictus. Además, es la responsable de 1 de cada 4 ictus. La desinformación existe entre la población general y también entre los propios pacientes ya diagnosticados que incluso estando en tratamiento anticoagulante para evitar sufrir un ictus desconocen para qué toman esos medicamentos”.

Por último, la gerente de Medical Affairs de Boehringer Ingelheim España, la Dra. Elena Gobartt, sostiene que la encuesta ha puesto de relieve la falta de información sobre el ictus. “Por ello, desde Boehringer Ingelheim de la mano de las organizaciones de pacientes y de los profesionales sanitarios implicados en el manejo del ictus, promovemos campañas de concienciación como #GeneraciónINVICTUS. De este modo, luchamos unidos contra esta enfermedad”, apunta.

Noticias complementarias