Inicio ASP Farmaindustria actualiza su Código de Buenas Prácticas

Farmaindustria actualiza su Código de Buenas Prácticas

Código de Buenas Prácticas

..Redacción.
Confianza, integridad, respeto, legalidad, transparencia y prevención
. Estos son los pilares sobre los que se asienta el Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica. “Estos principios han sido los ejes del Código desde hace dos décadas, pero hemos querido explicitarlos para hacer aún más patente ante la sociedad las bases de nuestro compromiso con todos los agentes con los que interactuamos y con el conjunto de la sociedad“, explica José Zamarriego, director de la Unidad de Supervisión Deontológica de Farmaindustria, que vela por el cumplimiento del Código.

Hemos dado pasos pioneros y de estímulo para otros sectores, especialmente en el campo de la transparencia, y nuestra intención es seguir evolucionando para hacer de nuestro sector una referencia de comportamiento ético”, añade.

Confianza, integridad, respeto, legalidad, transparencia y prevención, son los pilares sobre los que se asienta el Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica

La actualización, ya ha sido aprobada por la Asamblea General de Farmaindustria y publicada y entrará en vigor el próximo 1 de enero. Por un lado, responde al propósito de adecuar el Código a la evolución del sector farmacéutico, que se caracteriza por su dinamismo e innovación. Por otro, al compromiso de mejora continua del marco deontológico de actuación de las compañías.

Esta vez se incorporan un conjunto de recomendaciones en materia de actividades informativas sobre medicamentos de prescripción y de relaciones con los medios de comunicación. Asimismo, aclara y matiza la responsabilidad de las compañías farmacéuticas en el entorno digital y en la utilización de las redes sociales. Además, establece criterios y pautas de actuación adicionales aplicables en relación con los servicios prestados por profesionales sanitarios o por organizaciones sanitarias.

El Código de Buenas Prácticas se ha consolidado a lo largo de dos décadas a través de las sucesivas actualizaciones. Reconocido por la exigencia y transparencia en la aplicación y seguimiento de su articulado, se ha convertido en una referencia pionera del valor de la autorregulación como instrumento para la evolución deontológica de un sector tan complejo y regulado como el de la industria farmacéutica.

El Código de Buenas Prácticas es una referencia pionera del valor de la autorregulación como instrumento para la evolución deontológica en la industria farmacéutica

La apuesta por la transparencia ha sido un valor fundamental. El Código, desde sus inicios, ha implicado la publicación de sanciones y mediaciones en aplicación de sus principios. Luego se añadió la publicación de todas las colaboraciones entre compañías farmacéuticas y organizaciones de pacientes. Desde hace unos años también se incluye la publicación por parte de las compañías de todas sus colaboraciones con organizaciones y profesionales sanitarios. España es el único país de Europa que exige la publicación individualizada de todas estas colaboraciones mediante un modelo de autorregulación.

Instituciones públicas como el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno y el Consejo Nacional de los Mercados y la Competencia han reconocido este compromiso con la transparencia. También lo han hecho instituciones privadas como Transparencia Internacional España y el Consejo de la Abogacía Española. Esto es “un aval muy valioso al compromiso de las compañías farmacéuticas en España con el buen hacer“, indica Farmaindustria.

España es el único país de Europa que exige la publicación individualizada de todas estas colaboraciones a través de un modelo de autorregulación

Zamarriego ha querido destacar el papel de la industria farmacéutica. “La pandemia que afrontamos hace más patente que nunca el valor de la industria farmacéutica y su liderazgo global en materia de investigación y desarrollo de medicamentos y vacunas, que, como estamos viendo, es crítico no sólo desde el punto de vista sanitario, sino también económico y social”, afirma. Asimismo, ha señalado que el ámbito en el que desarrollan su trabajo exige un “compromiso nítido con la sociedad, con las personas, y por tanto con las buenas prácticas”.

Para concluir ha querido resaltar la importancia de la actualización del Código de Buenas Prácticas.El Código forma ya parte del ADN de nuestras compañías, en virtud del objetivo de prevención que lo mueve. Esta actualización nos permite seguir avanzando en un recorrido que implica a todos y que no se detiene”, indica.

Noticias complementarias

Compartir