Inicio ASP El Observatorio de Atención al Paciente de la POP evidencia el coste...

El Observatorio de Atención al Paciente de la POP evidencia el coste de la no atención sanitaria durante el 2020

POP Observatorio

..P.M.S.
La Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) ha puesto de manifiesto el importante coste y las dificultades derivadas de la falta de atención sanitaria a las que se han enfrentado los pacientes crónicos durante 2020 como consecuencia del Covid-19. Esta es la conclusión principal que se extrae del informe 2020 del Observatorio de Atención al Paciente (OAP). Se trata de un proyecto que pretende promover el conocimiento en torno a la situación actual de los pacientes en España. En concreto, quiere contribuir a generar un cambio efectivo en la gestión de la cronicidad.

El Observatorio, creado por la POP, se trata de un espacio de análisis de los principales ámbitos que preocupan a las personas con enfermedades crónicas

Este documento recoge datos cualitativos con respecto a las dificultades vividas por los pacientes crónicos durante la durísima crisis sanitaria, que comenzó en 2020. De él se extrae el gran coste que supone la ausencia de asistencia sanitaria durante la pandemia de la Covid-19, unas consecuencias que han afectado de lleno a la calidad de vida de las personas” ha explicado Carina Escobar, presidenta de la POP.

El acto de presentación del informe se ha desarrollado de forma online. La directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio, ha sido la encargada de inaugurar este evento junto a la presidenta de la plataforma. Aparicio ha querido agradecer a la POP su esfuerzo en nombre de todos los pacientes crónicos por el trabajo hecho con este Observatorio. “Durante este tiempo, hemos podido trabajar conjuntamente y elaborar políticas determinadas para mejorar la atención de los pacientes“, ha señalado.

Pilar Aparicio: “Durante este tiempo, hemos podido trabajar conjuntamente y elaborar políticas determinadas para mejorar la atención de los pacientes”

María Gálvez, directora de la POP

Tras ello, la directora de la POP, María Gálvez, ha presentado las principales conclusiones del Observatorio, debatidas posteriormente por varios expertos. El retraso en los diagnósticos ha sido uno de los temas tratados en el encuentro. La saturación de la Atención Primaria ha repercutido en los pacientes que requieren un diagnóstico precoz para mejorar el pronóstico o tratamiento de su enfermedad. Los datos reflejan que 1 de cada 5 pacientes con cáncer no han sido diagnosticados o han sido diagnosticados tarde.

En este aspecto, María Llanos Cuenca, directora general de planificación, eficiencia tecnológica y atención al paciente Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, ha explicado que hay que facilitar ese primer acceso a la asistencia sanitaria que ha estado mermado. Además, apuesta por “dotar a la Atención Primaria de más capacidad de resolución para así mejorar las interconsultas y ayudar a tener diagnósticos más rápidos“. En esa línea, Francisco José Sáez, Coordinador del Grupo de Trabajo en Gestión de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), ha recalcado que el retraso en los diagnósticos es exagerado. “El problema de los recursos es muy serio, algo que no esperábamos y que demuestra una crisis enorme“.

Por su parte, José Soto, Presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), ha indicado que durante la pandemia se ha dado más relevancia a la Covid-19 que a otras cuestiones. “Todos estos retos que ahora nos hemos encontrado existen desde hace tiempo, pero ahora son prioritarios y tenemos que resolvernos a gran velocidad“. Una idea que comparte Sáez, que ha subrayado que el SNS en su conjunto está completamente orientado a la pandemia dejando de lado otros aspectos.

Saéz: “El SNS en su conjunto está completamente orientado a la pandemia dejando de lado otros aspectos que tienen mucha mortandad”

Otro de los problemas detectados por el Observatorio es la dificultad en la derivación de pacientes desde Atención Primaria a la hospitalaria. Esto provoca como consecuencia la paralización de diversas pruebas o tratamientos tanto farmacológicos, como rehabilitadores. La presidenta de la POP ha asegurado que están realmente preocupados con la cantidad de gente que está dejando de ser diagnosticada y atendida. Según Carina Escobar, ya antes de la pandemia muchos pacientes tardaban entre tres y seis años en recibir un diagnóstico. “La crisis por el Covid-19 va a sumar años de espera a las personas que están sufriendo, y, por tanto, exige una urgente reforma en el SNS”.

Por su parte, Paloma Casado, subdirectora general de humanización de la asistencia, bioética e información y atención al paciente de la Comunidad de Madrid, ha declarado que hay que mitigar el miedo a ir al hospital. “Esto impacta directamente en el diagnóstico como está siendo el caso evidente de los ictus o infartos”, ha lamentado.

La crisis del Covid-19 va sumar años de espera a las personas que están sufriendo, lo que exige una urgente reforma del SNS

El 27,5% de los pacientes atendidos ha sido a distancia y que el 45,5% lo han hecho de forma mixta
Durante el encuentro se ha desarrollado un debate en torno a la telemedicina, destacando datos como que el 27,5% de los pacientes atendidos ha sido a distancia y que el 45,5% lo han hecho de forma mixta. Al respecto, María Gálvez ha lamentado que el sistema sanitario no haya estado preparado para abordar este cambio ya que, de hecho, se han producido modificaciones en la adherencia de pacientes crónicos durante la pandemia debido a que la cita telemática no se ha realizado con calidad.

Desde la organización se ha destacado la necesidad de implantar sistemas de información compartidos y de mejorar y potenciar la telemedicina. Esta puede ser una herramienta para flexibilizar y facilitar la comunicación entre los pacientes y el sistema sanitario. Así como para preservar la relación profesional entre el profesional sanitario y el enfermo.

Respecto a la coordinación asistencial, según el informe, el 63% de los pacientes dice que ha sido “regular” o “malo/muy malo”, aunque durante la pandemia se ha acentuado la coordinación entre Atención Primaria y hospitalaria y se han puesto en marcha algunas iniciativas de coordinación entre el sistema sanitario y social para priorizar la atención a las personas más vulnerables. Finalmente, el trabajo ha reflejado que, durante la pandemia, el 47% de las organizaciones de pacientes considera que ha aumentado la demanda de información, el 59 por ciento tuvo que modificar sus servicios y el 24 por ciento prevé una reducción de un 32 por ciento de ingresos para este año.

Propuestas a futuro

La reactivación de la asistencia sanitaria, la coordinación entre profesionales y los diferentes niveles asistenciales, la distribución de información accesible, o el aumento de recursos del SNS y su reorganización han sido algunos de los retos para la gestión y atención a la cronicidad destacados por los ponentes. La POP ha realizado un decálogo de propuestas a futuro ante las diversas dificultades del SNS evidencias en el Observatorio y expuestas durante el evento.

Noticias complementarias

Compartir