Inicio ASP Más salud, más economía. Javier Urzay (Farmaindustria)

Más salud, más economía. Javier Urzay (Farmaindustria)

Javier Urzay Farmaindustria

..Javier Urzay, subdirector general de Farmaindustria.
El 11 de marzo se cumplía un año desde que la OMS declarara oficialmente el Covid-19 como pandemia. Desde entonces, los fallecidos en el mundo por el virus superan los 2,5 millones y las economías sufren un desplome generalizado.

Este nuevo tipo de coronavirus ha sido el causante de una crisis sanitaria, económica y social global desconocida para las sociedades modernas, y doce meses después no está superada, aunque sí estamos más cerca lograrlo. Gracias a la investigación biomédica y al resultado de ésta (medicamentos y vacunas) lo conseguiremos.

La colaboración a unos niveles sin precedentes de todos los agentes implicados en la I+D de medicamentos (gobiernos, agencias reguladoras, centros de investigación y hospitales, profesionales sanitarios, pacientes y compañías farmacéuticas) permitió que en apenas 9 meses tuviéramos disponible las primeras vacunas.

La lucha contra el Covid-19 se ha convertido en la mayor movilización investigadora en la historia

Hoy ya disponemos de cuatro aprobadas por las agencias estadounidense (FDA) y europea (EMA), y llegarán más. Otras 262 están en investigación y también hay en estudio 320 fármacos. Así pues, la lucha contra el Covid-19 se ha convertido en la mayor movilización investigadora en la historia, sobre la base de la colaboración público-privada y el liderazgo de las compañías farmacéuticas. Es la ciencia la que nos sacará de este trance.

La pandemia ha mostrado la importancia de contar con sectores radicados en nuestro país capaces de reaccionar ante una emergencia sanitaria. Y no sólo por el valor de la investigación, sino por la fortaleza comercial y productiva.

La industria biofarmacéutica española ha contribuido a la carrera investigadora global, ha movilizado su capacidad comercial y sus plantas de producción para que no faltaran medicamentos

La industria biofarmacéutica en España ha respondido bien. Ha contribuido a la carrera investigadora global (somos el primer país de Europa en número de ensayos clínicos) y ha movilizado al máximo su capacidad comercial y sus plantas de producción para que no faltaran medicamentos en los momentos más complicados.

El sector se ha mostrado consciente de su papel crítico para salir de la crisis sanitaria, pero también de la económica y social. Ya en junio de 2020 las compañías farmacéuticas representadas por Farmaindustria hacían en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica una declaración concreta: una propuesta de colaboración con la Administración para generar más empleo de calidad, más inversión en investigación y más producción en España.

La industria farmacéutica es un sector crítico para el cuidado de la salud, y ésta se liga estrechamente a la economía y el bienestar

En esta línea hemos venido trabajando, y recientemente presentábamos al Ministerio de Industria una iniciativa (en forma de Manifestación de Interés) para reforzar en España la producción de medicamentos esenciales. También queremos impulsar la investigación clínica, sobre la base de la posición de referencia internacional que ya ocupamos.

Es una oportunidad para atraer más inversión internacional. Debemos aprender de la dura experiencia de la pandemia. Prepararnos para futuros desafíos no es sólo una necesidad, sino una oportunidad. La industria farmacéutica es un sector crítico para el cuidado de la salud, y ésta se liga estrechamente a la economía y el bienestar. Necesitamos una estrategia de país para aprovechar esta oportunidad. El compromiso de las compañías farmacéuticas es absoluto.

Noticias complementarias:

Compartir