Inicio ASP Lesiones blanquecinas en la boca, un caso clínico en dermatología

Lesiones blanquecinas en la boca, un caso clínico en dermatología

lesiones-blanquecinas

..Victoria Guillén.
El manejo de un caso clínico en dermatología puede resultar complicado debido a la gran variedad de lesiones elementales y diagnósticos diferenciales. Por este motivo, la Dra. María José García Fernández de Villalta, jefa de Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, ha explicado en Doryos, una plataforma digital de conocimiento médico hecha por y para médicos, los tipos de lesiones blanquecinas que pueden aparecer en la boca a través de un caso clínico. El objetivo de esta sesión es mejorar el conocimiento sobre las lesiones elementales en dermatología. Asimismo, la sesión pretende mejorar la capacidad de diagnóstico diferencial, establecer un diagnóstico de sospecho y una aproximación terapéutica.

Entre las infecciones más comunes que producen estas lesiones en la mucosa, la Dra. García ha destacado, en primer lugar, la candidiasis. Su forma más frecuente es la pseudomembranosa en la cual aparecen unas placas blanquecinas en la mucosa oral, sobre todo en el dorso de la lengua, que se desprenden fácilmente con el raspado. En segundo lugar, otras de las infecciones que hay que considerar es la leucoplasia vellosa oral (LVO). Esta infección es un crecimiento benigno de la mucosa en la boca, causado principalmente por el virus de Epstein-Barr. Esta lesión se presenta como varias placas blancas aterciopeladas que pueden aparecer en la boca, a lo largo de los laterales de la lengua o en su superficie. “A diferencia de la candidiasis, estas lesiones producidas por la LVO no se desprenden con el raspado y suelen aparecer en pacientes con inmunosupresión”, ha explicado la experta.

La leucoplasia vellosa oral (LVO) es un crecimiento benigno de la mucosa en la bosa, causado principalmente por el virus Epstein-Barr

Por otra parte, entre las enfermedades inflamatorias de la mucosa oral, la experta ha mencionado el liquen plano oral y otras reacciones liquenoides. “El liquen plano oral suele hacer lesiones blanquecinas con aspecto reticulado. La localización más habitual es la mucosa yugal. Para su diagnóstico nos sería de gran utilidad para biopsia, ya que encontraríamos un infiltrado inflamatorio liquenoide”, ha declarado la Dra. García. Asimismo, entre las genodermatosis, ha expuesto el nevus blanco esponjoso oral. En este tipo de lesión aparece una queratinización de la mucosa oral con lesiones blanquecinas, pero que suelen estar presentes desde el nacimiento o desde la infancia.

Por último, la Dra. García ha destacado la queratosis friccional. “Por supuesto, siempre que vemos lesiones blanquecinas en la mucosa oral debemos tener en cuenta también otras leucoplasias que pueden ser lesiones premalignas. Además, estas pueden llegar a desarrollar un carcinoma. Incluso, plantearnos el diagnostico de carcinoma epidermoide de la mucosa oral. Aquí es muy importante siempre la biopsia”, ha zanjado.

Entre las enfermedades inflamatorias de la mucosa oral, la experta ha destacado el liquen plano oral y entre las genodematosis, el nervus blanco esponjoso oral

En cuanto al caso clínico, el perfil del paciente analizado es un varón de 58 años y fumador ocasional. Hace un fue diagnosticado, a raíz de una pancitopenia, de una tricoleucemia. También, había estado recibiendo tratamiento con G-CSF, además de recibir un inmunodepresor oral, cladribina, para el tratamiento de la tricoleucemia. Así, la Dra. García ha especificado que “el paciente presentaba lesiones en la mucosa oral de un año de evolución. Estas habían sido tratadas con antifúngicos con mejoría de algunas lesiones, pero persistencia de otras. Asimismo, las lesiones, en las caras laterales de la lengua y unas placas aterciopeladas, eran asintomáticas y no se desprendían con la fricción”.

Asimismo, ha añadido que “tras varias pruebas, la PCR en biopsia oral tomada confirmó la presencia del virus Epstein-Barr. Además, realizamos al paciente una analítica con serología de VIH que salió negativa. Tras estos hallazgos, llegamos al diagnóstico de una LVO. Asimismo, tuvimos en cuenta que se trataba de un paciente inmunodeprimido, con una clínica típica de estas lesiones blanquecinas en las caras laterales de la lengua y que no se desprendían con el raspado. Por último, pudimos detectar la presencia del virus Epstein-Barr”.

Según la Dra. García, la LVO se asocia a pacientes inmunodeprimidos con VIH, en los cuales se asocia mayor riesgo de progresión a sida

Según ha mencionado la Dra. García, la leucoplasia vellosa oral fue descrita en 1894 y se asocia, sobre todo, a pacientes inmunodeprimidos con VIH, en los cuales se asocia mayor riesgo de progresión a sida. Sin embargo, estas lesiones también se pueden observar en oros pacientes inmunodeprimidos por otros motivos. Es decir, pacientes trasplantados de órganos sólido o de médula ósea y neoplasia hematológicas. Por otro lado, la leucoplasia vellosa oral también se puede afectar de forma ocasional a pacientes inmunocompetentes.

Respecto al diagnostico de la LVO, la doctora ha manifestado que éste se basa fundamentalmente en la clínica. “Pero para confirmar el diagnóstico necesitamos realizar una biopsia, confirmar también los hallazgos etológicos y demostrar la presencia del virus Epstein-Barr. Para ello, se utilizan diferentes técnicas como la RCR, la inmunohistoquímica, microscopia electrónica o hibridación in situ, siendo esta última considerada ‘Gold standard’ respecto al tratamiento”, ha señalado.

La LVO suele producir lesiones asintomáticas en la mayoría de los casos. Asimismo, estas lesiones son benignas y suelen ir y venir de forma espontánea

En cuanto al tratamiento, la Dra. García ha manifestado que se tratan de lesiones asintomática en la mayoría de los casos, son benignas y, además suelen ir y venir de forma espontánea.  Por este motivo, no todos los pacientes van a requerir un tratamiento. “Si los pacientes desean recibir tratamiento por motivos estéticos o por molestias se pueden administrar antivirales, antirretrovirales o retinoides típicos, entre otros”, ha declarado. Así, ha explicado: “En concreto, en este caso clínico las lesiones del paciente eran asintomáticas. Por ello, no administramos ningún tratamiento al paciente. Estas lesiones fueron mejorando conforme mejoró la inmunidad del paciente tras el tratamiento de su enfermedad de base”.

Dra. María José García: “Los pacientes con leucoplasia vellosa oral no requieren ningún tratamiento”

Para finalizar, la doctora ha recordado que la leucoplasia vellosa oral se suele asociar a inmunodepresión por VIH. Además, se debe demostrar la presencia del virus Epstein-Barr y, habitualmente, estos pacientes no van a requerir de un tratamiento.

Doryos
Doryos es una plataforma digital de conocimiento médico hecha por y para médicos. De todas las especialidades, desde un estudiante a un médico senior con diferentes formatos siempre audiovisuales, ágiles y atractivos. Liderado por médicos, impulsado por instituciones del sector sanitario y con un comité editorial que vela por la calidad de los contenidos.

Noticias complementarias: