Inicio ASP Marta Villanueva (Fundación IDIS): Necesitamos reformar entre todos un sistema sanitario anclado...

Marta Villanueva (Fundación IDIS): Necesitamos reformar entre todos un sistema sanitario anclado en el tiempo

Marta Villanueva IDIS

..Redacción.
Marta Villanueva es la directora general de la Fundación IDIS. Decenas de agentes de la sanidad se han sumado al Manifiesto por una Mejor Sanidad que trata de dar solución a los problemas que aquejan desde hace tiempo nuestro sistema sanitario.

¿Qué es y qué utilidad tiene el Manifiesto por una Mejor Sanidad?
Nuestro sistema sanitario público de salud adolece de grandes carencias acrecentadas por la actual situación de pandemia. Ante ello el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad ha decidido impulsar un marco de reflexión y debate consolidado en un Manifiesto, en una declaración pública que contempla diez principios clave que a su vez exponen diez motivos de reflexión y de abordaje urgente, con el fin último de conseguir disponer en España de la mejor sanidad. Una sanidad adaptada a las necesidades de todos sus protagonistas, pacientes y profesionales, bajo el prisma de la calidad, la eficiencia, la equidad, el acceso a los servicios, la innovación, la transformación digital y la transparencia en términos de resultados sanitarios y de salud que son primordiales para ejercer una libre elección informada. Para ello es indispensable impulsar la cooperación entre los dos ámbitos de aseguramiento y provisión, público y privado, con una dotación financiera suficiente que cubra todos estos aspectos.

El objetivo del Manifiesto por una Mejor Sanidad es ayudar a que las administraciones puedan adoptar las decisiones adecuadas ante los retos que nos esperan

Respecto de su utilidad, esta iniciativa supone un paso más dado por la sociedad civil aglutinada bajo nuestro paraguas fundacional con el objetivo de que los poderes políticos adopten decisiones adecuadas, específicas, ágiles y prontas en materia sanitaria una vez que de lo contrario nuestro sistema sanitario público puede verse muy afectado por los enormes retos que ha de afrontar en el presente y en el futuro relacionados con el cambio sociodemográfico, la cronicidad asociada, el aumento de la demanda asistencial, la incorporación de la innovación y las nuevas formas de enfermar derivadas de aspectos como el cambio climático y los efectos del ser humano sobre la biodiversidad.

¿Por qué hay que contar con todos los recursos disponibles y con la cooperación de todos los agentes?
La sanidad es un entorno poliédrico que involucra a todos aquellos que desde una posición u otra estamos implicados en el sector y velamos por él, me refiero concretamente a la vertiente asistencial y aseguradora en su doble faceta, pública y privada, la farmacéutica y biofarmacéutica, la tecnológica y biotecnológica, la especializada en digitalización, en sus procesos y herramientas, la de servicios, etc.… y todos participamos, cada uno dentro de nuestro contexto, posicionamiento e idiosincrasia, en los resultados obtenidos en términos de salud, que es el bien más preciado por el ser humano. Por todo ello, y siendo conscientes de que todos pretendemos y deseamos la mejor Sanidad para todos es por lo que mediante el sumatorio de esfuerzos y multiplicación de voluntades podremos conseguir tan exigente objetivo. En la encuesta de población impulsada desde la Fundación IDIS y desarrollada por Sigma Dos acerca de la percepción de nuestro sistema sanitario, la población ha expresado claramente su refrendo inequívoco a todos y cada uno de los principios del Manifiesto y concretamente en materia de cooperación la opinión es ampliamente mayoritaria en favor de ella. Dice el dicho popular que si quieres llegar rápido a un sitio ve solo, pero si quieres llegar lejos has de ir acompañado, la salud y la sanidad contemplan una carrera larga que precisa llegar muy lejos, y por lo tanto la suma y no la resta, la multiplicación y no la división es lo que aporta valor real a dicho cometido.

“Solo podemos afrontar los enormes retos que el sistema tiene por delante si unimos voluntades, esfuerzos, estructuras y recursos”

¿Se puede mantener la excelencia en sanidad con una colaboración público-privada, en entredicho?
Tal y como he comentado es imposible, solo podemos afrontar los enormes retos que el sistema tiene por delante si unimos voluntades, esfuerzos, estructuras y recursos. La prueba la tenemos en el transcurso de esta pandemia provocada por el SARS-CoV-2 (COVID-19) en la que el sector sanitario público se ha visto desbordado en algunos momentos y en el que la cooperación del sistema privado ha sido fundamental, clave, para que las consecuencias no hayan sido peores de lo que ya de por sí han sido. La puesta a disposición de todos los recursos estructurales, profesionales, tecnológicos, etc… han permitido asumir la ingente presión asistencial del sistema, especialmente en los momentos más álgidos, lo que ha dado como resultante que la mortalidad no haya ido más allá de lo que desgraciadamente ha ido.

Por otro lado, es de destacar el enorme esfuerzo realizado por los laboratorios farmacéuticos y los investigadores a la hora de conseguir un remedio eficaz de prevención primaria en tiempo récord como es la vacuna y en producirlo y distribuirlo en masa, así como el empeño que están poniendo en desarrollar medicamentos específicos frente a este complejo virus. En este mismo sentido argumental, la industria de tecnología sanitaria también ha hecho un esfuerzo enorme con la puesta a disposición de aparataje directamente involucrado en el tratamiento de los pacientes infectados por este coronavirus. Por todo ello, de nuevo se pone de manifiesto que siempre, y especialmente en momentos de grave estrés sanitario como el vivido la colaboración de todos es imprescindible. Hemos de pensar desde el presente en una sanidad sin apellidos, en una sanidad colaborativa y eficiente que tenga al profesional y al paciente como sus principales protagonistas.

“Nadie puede estar en contra de la mejor sanidad”

¿Cómo puede ayudar este Manifiesto a adaptar el sistema sanitario a las necesidades y los enormes retos que están ya apareciendo?
Precisamente sumando voluntades y adhesiones que es lo que en este momento estamos procurando; organizaciones, instituciones y empresas de amplio calado y relevancia, de dentro y fuera del sector, ya han hecho suyo el Manifiesto y cada uno de sus principios, por una sencilla razón, porque nadie puede estar en contra de querer la mejor sanidad para todos en base a principios honestos y transparentes que todos compartimos. A partir de aquí, contando con la gran e inestimable ayuda de los medios de comunicación, hemos de ser capaces entre todos de que los poderes políticos escuchen lo que cada vez es más clamoroso, que necesitamos reformar un sistema anclado en el tiempo, que precisa proyectarse hacia el futuro para ser competitivo en base a la calidad, excelencia en el servicio prestado y resultados obtenidos, y que necesita recuperar y ostentar el liderazgo que tuvo en el concierto internacional de naciones.

¿Qué papel tienen los pacientes en esta mejor sanidad?
Un rol primordial, el paciente junto al profesional es el protagonista del sistema y su simbiosis relacional ha de ser perfecta. Para ello es importante que estén presentes a través de sus representantes en cuantos foros de toma de decisiones que les atañen sea preciso, y en el caso de los pacientes específicamente es muy importante que encuentren un tejido asociativo diverso, cohesionado y que aporte el máximo valor añadido posible, para ello, la formación, la profesionalización, la dotación de recursos y la digitalización son esenciales. Hemos de pensar que el sistema nos pertenece, que pacientes somos o lo seremos todos y que todo lo que hagamos por el paciente y sus asociaciones lo estamos haciendo por nosotros mismos. España tiene un reto en este ámbito, el de integrar al paciente en la toma de decisiones y el de participar proactivamente en los foros internacionales de decisión que se organicen, generando y compartiendo conocimiento, posicionamiento y experiencias, y en este sentido, de nuevo, la formación y profesionalización asociativa es clave.

Noticias complementarias

Compartir