Inicio ASP Por la credibilidad de las sociedades científicas. Dr. Pascual Piñera (Semes)

Por la credibilidad de las sociedades científicas. Dr. Pascual Piñera (Semes)

Pascual Piñera

Dr. Pascual Piñera Salmerón. Vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias.
El 14 de marzo de 2020 el Gobierno declaró el Estado de Alarma a causa de la pandemia por Covid-19. Todos nos pusimos codo con codo a hacer lo que mejor sabemos; seguir dando atención sanitaria 24/7/365. Trabajamos hasta la extenuación, sin reproche alguno, a pesar de las condiciones en las que tuvimos que desarrollar nuestras tareas.

En mayo del mismo año, el ministro Salvador Illa -uno más-, prometió la creación de la Especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias antes de diciembre. Llegó la fecha y todos conocemos lo que sucedió: un ministro más que no cumplió su palabra al respecto.

Pascual Piñera recuerda que Salvador Illa es un ministro más que no cumplió su palabra de crear la especialidad de Urgencias

En 2018, se presentó una PNL en el Congreso de los Diputados solicitando al Gobierno la creación de la Especialidad. Fue aprobada sin oposición de ningún partido. Ese mismo año, seis sociedades se posicionaron frontalmente en contra. En 2021 se han presentado dos PNL y en ambas hubo quien esgrimió el documento de 2018 de las seis sociedades para votar en contra.

Recientemente trasladamos al Ministerio de Sanidad un escrito conjunto de 31 sociedades científicas solicitando la creación de la Especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias. Días después, con motivo del Día Internacional de la Medicina de Urgencias y Emergencias, los servicios de todo el país salieron a la calle al grito de #EspecialidadUrgenciasYA, apoyados por numerosas personas representativas de la sociedad española y profesionales sanitarios de otras especialidades.

31 sociedades científicas han solicitado la creación de la Especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias

Nos sentimos apoyados, respaldados y esperanzados. Sin embargo, días después de tal acogida y repercusión mediática, apareció en prensa el mismo documento de 2018 en contra de la Especialidad de Urgencias. Parecía directamente acción reacción y, lo más preocupante, sin entender el motivo de que renaciera ese documento ni saber quién dirigía la operación que instrumentalizaba las sociedades.

Lo que sí sabemos es que esta situación fracciona el espíritu de la pandemia, espíritu de equipo y unión entre todos los niveles asistenciales. Es una nota negativa, una negación a una realidad en más de 100 países de todo el mundo. Pero más grave es que en 48 horas dos sociedades se desmarcaron de ese documento. Dos sociedades importantes y serias, que han variado su punto de vista respecto a 2018 y que no fueron consultadas a la hora de emitir el comunicado en este momento.

Y puede que todavía más grave sea el hecho de que esta acción provoque la posible falta de credibilidad en las sociedades científicas. La población puede pensar ¿qué credibilidad tienen todos los comunicados conjuntos difundidos?, ¿eran consensuado con todas o no? No nos podemos permitir, bajo ningún concepto, la pérdida de credibilidad de las sociedades científicas por el ego de unas pocas o de una de ellas.

Noticias complementarias

Compartir