Inicio Noticias La codificación de los datos permite al gestor asignar recursos de personal...

La codificación de los datos permite al gestor asignar recursos de personal y adoptar acciones preventivas

codificación-de-datos

..Victoria Guillén.
Los sistemas de codificación de datos permiten homogeneizar el lenguaje clínico, transformándolo en un lenguaje de código que permite unificar la información. Así, estos sistemas son de vital importancia para la mejora de los procesos de atención al paciente y la toma de decisiones precisas y rápidas de los centros sanitarios. En este sentido, ASHO es una empresa nacional que presta servicios de codificación de altas hospitalarias y codificación automática de procesos ambulatorios y de urgencias. Su principal objetivo es contribuir a una calidad basada en la excelencia, ofreciendo servicios y sistemas que facilitan la gestión y el trabajo a sus clientes. Según ha explicado la directora gerente de ASHO, Ruth Cuscó, en una entrevista con iSanidad, “la codificación de datos permite al gestor asignar recursos de personal y adoptar acciones preventivas, ya que permiten saber la complejidad de cada hospital”.

Los sistemas de codificación de datos permiten homogeneizar el lenguaje clínico, transformándolo en un lenguaje de código que permite unificar la información

Asimismo, ha añadido: “La codificación clínica ha sido muy importante en la detención de casos Covid-19. Por tanto, esto permite que la toma de decisiones esté enfocada tanto a la parte clínica como a la parte de gestión hospitalaria”. Por su parte, Carlos Sevillano, director comercial de ASHO, ha manifestado que “a través de la codificación, los epidemiólogos son capaces de monitorizar a un grupo específico con determinadas características, patologías o comorbilidades”.

Así, para garantizar la protección de datos de los pacientes, ASHO trabaja con datos anonimizados o seudonimizados de forma segura. “Se produce una especie de cesión de datos para el único y exclusivo uso de la investigación. Como empresa externa y privada, no podemos comercializar absolutamente nada. Nosotros somos los encargados del tratamiento de los ficheros de datos. Es decir, de la codificación clínica”, ha apuntados Sevillano.

La legislación europea de protección de datos permite el uso responsable de datos personales para fines de gestión sanitaria, lo que incluye la investigación, el rastreo de contagios en el caso del Covid-19 o la monitorización de datos para establecer medidas sanitarias efectivas. Al mismo tiempo, la normativa trata de que en este proceso no se erosionen los derechos y libertades individuales consagrados.

Además, para prevenir vulnerar los derechos personales, la compañía utiliza un sistema informático innovador en la codificación de datos. “Utilizamos robots que simulan el trabajo de una persona. Este es uno de los grandes avances y, quizás, por eso somos tan productivos. También, gracias a este software, dejamos la trazabilidad de dónde hemos entrado, qué documentos hemos cogido, quién lo ha cogido y dónde hemos insertado el código. Esto es fundamental para garantizar la ley de protección de datos”, ha destacado Sevillano.

Para garantizar la protección de datos de los pacientes, ASHO trabaja con datos anonimizados o seudonimizados de forma segura

“Es decir, cada vez que accedes a una historia clínica electrónica tienes que hacer la trazabilidad de quién accede, en qué momento, qué documento ha cogido y, después, qué ha hecho con ese documento. Esto, nuestro robot lo deja claro”, ha recalcado Cuscó.

Bajo estas fórmulas, es posible establecer grandes bancos de datos abiertos para la investigación científica, no solo en tiempos de pandemia, sino para la detección o el control de cualquier enfermedad, siendo el requisito general la no comercialización de los mismos.

Por último, Sevillano ha manifestado que todos los hospitales españoles tienen que lanzar el llamado CMBD (Conjunto Mínimo Básico de Datos). Es decir, un conjunto de información mínima y básica sobre cada episodio asistencial de cada paciente. Este conjunto de información se recaba al alta hospitalaria y consta tanto de información sanitaria como de información administrativa. “Esto permite hacer una planificación, porque estás viendo toda la tipología de enfermedades y las comorbilidades que tienen los pacientes. También, te permite hacer una asunción de recursos necesarios para atender a toda esa población”, ha concluido.

 Noticias complementarias: