Inicio ASP Dra. Belén Marrón (Farmasierra): “Prácticamente todas las especialidades se pueden beneficiar de...

Dra. Belén Marrón (Farmasierra): “Prácticamente todas las especialidades se pueden beneficiar de los probióticos”

La Dra. Mª Belén Marrón Ochoa es la nueva directora médica del Grupo Farmasierra

probióticos-especialidades

..J.P.R.
El probiótico es un producto cada vez más presente en la consulta del médico, especialmente en los especialistas de aparato digestivo y medicina de familia. No obstante, la nueva directora médica del Grupo Farmasierra, la Dra. Belén Marrón, considera que otras especialidades pueden beneficiarse del uso de probióticos para la mejora de síntomas y de la calidad de vida de los pacientes. Precisamente, este laboratorio ha hecho una apuesta importante por los probióticos con Alflorex. Otra de sus líneas de trabajo es la innovación incremental con determinados productos para conseguir una administración más cómoda, una mejor adherencia y reducir efectos adversos.

¿Qué supone trabajar en un laboratorio que durante más de 25 años ha estado contribuyendo a la industria y al empleo?
Es un orgullo haberme podido unir al reto de Farmasierra en un año tan especial como su 25 aniversario. También es un honor poder trabajar dentro de la industria farmacéutica española. Como todos sabemos, si algo nos ha enseñado la crisis sanitaria y la pandemia del Covid, es que se necesita un sistema sanitario robusto y una industria farmacéutica de predominio nacional que sea capaz de cubrir las necesidades que tienen los ciudadanos. En este sentido, Farmasierra llevaba mucho tiempo trabajando y en este momento estamos capacitados para afrontar nuevos retos.

Farmasierra lleva muchísimos años trabajando en lo que ahora llamamos innovación incremental

¿Cuáles son los principales retos que se marca en esta nueva etapa?
Como directora médica, mi visión sería colocar a Farmasierra en el laboratorio de referencia de España. Nos gustaría que los pacientes tuvieran la capacidad de elegir sus propios complementos, sus propios productos, aquellos elementos que puedan mejorar su calidad de vida o aminorar las patologías que tienen. Fuera del ámbito de los pacientes, también nos gustaría trabajar junto a las consejerías de sanidad, poder llegar a otras disciplinas médicas más allá de los grupos que habitualmente estamos trabajando hasta el momento actual, y trabajar con asociaciones de pacientes.

Farmasierra ha fortalecido su posición como laboratorio especializado en innovación incremental. ¿Qué ventajas supone este tipo de innovación para los pacientes y qué productos han sido hito para la compañía?
Innovación incremental es un término recientemente acuñado por la industria farmacéutica española. Existen distintas formas de innovación incremental. Siempre que dos fármacos o dos complementos previamente conocidos se unifican para lograr una nueva indicación o una potencia mayor que los fármacos en monoterapia, son claros ejemplos de innovación incremental.

probióticos-especialidades

Nuestra idea es desarrollar, investigar nuestros propios productos, conseguir más licencias y poder llegar a comercializar estos nuevos productos propios

Si la forma farmacéutica de un determinado medicamento es exclusivamente por vía intramuscular y el laboratorio es capaz de conseguir una forma farmacéutica distinta, por ejemplo, pasar a la vía oral, también es innovación incremental. En este sentido, Farmasierra lleva muchísimos años trabajando en lo que ahora llamamos innovación incremental. Uno de estos ejemplos fue Astefor. Se trata de una combinación de ibuprofeno 400 mg y de codeína 30 mg. Se encuentra comercializado desde el año 2008. Combina el efecto del ibuprofeno y de la codeína potenciando el efecto analgésico y de una forma mayor que con cada uno de los analgésicos en monoterapia. Esto no incrementa los efectos secundarios en los pacientes, sino que presenta igual o menos efectos adversos que en monoterapia.

El ibuprofeno actúa fundamentalmente en los receptores periféricos, en los receptores nociceptivos produciendo una analgesia de predominio en el sistema nervioso periférico. Y en cambio, la codeína, a una dosis pequeña de 30 mg, es un opiáceo leve que actúa fundamentalmente en el sistema nervioso central. Con ambos se potencia la analgesia y, además, la codeína es capaz de modular nuestra capacidad de adaptarnos al dolor. Es discretamente sedante, con lo cual los pacientes están más tranquilos. Esta combinación ha resultado ideal para la analgesia, por ejemplo, en cirugías oromaxilofaciales, en otorrino… Pero no solamente en estas especialidades. También en ginecología y obstetricia, y puede utilizarse en determinadas patologías crónicas cuando se tiene un brote agudo como puede ser un osteoartritis o determinados procesos reumáticos.

Estamos muy interesados en el lanzamiento de distintas formulaciones de vitamina D

Más recientemente se ha lanzado ibuprofeno gel en forma de roll on. Es una forma de aplicar localmente este ibuprofeno de una manera limpia sin que el usuario se manche las manos y, lo más importante, es que actúa a nivel local. Es decir, hay una absorción transdérmica del ibuprofeno quedando la analgesia en los tejidos subyacentes a la piel. Por eso es muy útil en tortícolis, en pequeñas contracturas, en pequeños golpes, pequeños esguinces… Esto abre el abanico y las posibilidades a personas que, por determinadas patologías, no pueden tomar ibuprofeno oral por efectos secundarios. De hecho, hay trabajos en que los pacientes, unos randomizados a ibuprofeno oral cada ocho horas frente a la administración tres veces al día de Ibustick (ibuprofeno en gel), mejora la analgesia de los pacientes de una forma cómoda y sin exponerse a riesgos mayores.

También Farmasierra cuenta con Carbocal D, que es una combinación de carbonato cálcico con vitamina D. La gran innovación incremental fue la posibilidad de crear este compuesto en forma de comprimidos que se pueden ingerir sin necesidad de masticarlos. ¿Y por qué esto es importante? Porque las personas que toman estos compuestos, sobre todo mujeres con osteoporosis, con factores de riesgo para la osteoporosis, ancianos que no toman suficientes lácteos, o personas que buscan mejorar la musculatura y las estructuras óseas, estaban acostumbrados a estos compuestos en formas masticables o dispersables, con sabor similar a la pasta de dientes… Que por tomarlo de uno o dos días no pasa nada. Pero a más largo plazo provoca que los pacientes pierdan la adherencia.

También es innovación incremental algo que para Farmasierra es importantísimo, que es la no inclusión de lactosa, ni de glucosa, ni fructosa, ni gluten en ninguna de las formulaciones

También es innovación incremental algo que para Farmasierra es importantísimo, que es la no inclusión de lactosa, ni de glucosa, ni fructosa, ni gluten en ninguna de las formulaciones. Como cada vez hay más población con mayor número de intolerancias, evitar estos ingredientes o estos excipientes permite que un mayor número de personas puedan beneficiarse. En el área de las intolerancias, Farmasierra seguirá aportando mejoras mediante la innovación incremental.

Los últimos años el laboratorio también ha impulsado su posicionamiento en la comercialización de fármacos más allá de la fabricación y de la distribución. ¿Cuáles son las principales oportunidades que se han abierto o que se abren para la compañía en esta área?
Estamos muy contentos de haber podido fabricar para laboratorios tanto nacionales como internacionales durante 25 años. Actualmente fabricamos productos para más de 60 países. Sin embargo, como decíamos al principio, estamos ante un nuevo reto. Nuestra idea es desarrollar, investigar nuestros propios productos, conseguir más licencias y poder llegar a comercializar estos nuevos productos propios.

Pero también es cierto que no todos los probióticos son iguales. No sirve un probiótico para todo

Para ello, necesitamos ser competitivos, siendo imprescindible contar con una red comercial fuerte que nos permita llegar a más disciplinas médicas, más usuarios y más farmacias. Con este objetivo, se está aumentando la red comercial por toda España; pero también se necesita, y ya estamos en ello, incrementar el número de personas que trabajan en el departamento médico y científico. Esto nos permitirá crear una serie de productos que tengan la mayor relevancia nacional e internacional. No en vano hay que recordar que Farmasierra es capaz de actuar en todas las fases del proceso. Es decir, tenemos capacidad para investigar, para desarrollar, para manufacturar o fabricar, distribuir y poder llegar a la comunidad científica y a los usuarios a través de ensayos clínicos.

¿Cuáles son los próximos lanzamientos que tiene planeado la compañía?
Recientemente hemos lanzado arándano americano Inurekid en la población infantil. Es especialmente útil para los niños que tienen infecciones urinarias de repetición. Este producto es capaz de disminuir el número de recurrencias, lo cual hace que estén menos días al año expuestos a tratamiento antibiótico.

Ahora, próximamente, estamos muy interesados en el lanzamiento de distintas formulaciones de vitamina D. Me refiero a vitamina D en forma de colecalciferol. No todas las vitaminas D son iguales y sabemos que el colecalciferol es hemodinámicamente y fisiológicamente más estable que por ejemplo otros compuestos más universales y antiguos comercializados desde 1977 como es el calcifediol. Muy próximamente vamos a tener colecalciferol en distintas dosis, de tal manera que los médicos puedan prescribir o pautar bien de una forma profiláctica las necesidades diarias, en este caso, las 1000 U/I saldrán como dosis exacta en comprimidos, porque realmente son las necesidades diarias que tenemos como individuos.

Hoy en día sabemos que los probióticos son claves para tener una microbiota biodiversa, sana y que minimice el riesgo para muchas otras patologías

A pesar de vivir en un país muy soleado, los déficits e insuficiencias de vitamina D son bastante amplios en la población y en todas las franjas de edad. También vamos a tener dosis mayores, para casos severos de insuficiencia o deficiencia o personas con gran riesgo de fracturas óseas o de problemas relacionados con el déficit de vitamina D.

Más allá de esta vitamina D o los arándanos, estamos muy interesados en todos aquellos productos probióticos y todas aquellas formulaciones que actualmente puedan aportar un valor añadido al buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Precisamente uno de esos probióticos que es una de las señas de la compañía es Alflorex para el tratamiento del síndrome de intestino irritable. ¿Cómo están cambiando los probióticos el abordaje de las patologías digestivas y qué cepas son las más adecuadas para el tratamiento de esta enfermedad?
El interés de la comunidad científica en los probióticos cada vez es mayor. Digo a veces en broma, pero no es tan broma, que dentro de poco se van a necesitar probioticólogos porque cada vez las evidencias científicas son mayores. También está cambiando la percepción que tiene la medicina tradicional. Es decir, el conocimiento que teníamos dentro de una formación médica clásica sobre los probióticos era escasa o casi nula. Hoy en día sabemos que los probióticos son claves para tener una microbiota biodiversa, sana y que minimice el riesgo para muchas otras patologías.

Prácticamente todas las especialidades se pueden beneficiar de los probióticos. Empieza a ver probióticos con efectos sedantes que tendrán su posición en la medicina interna y en la neurología

Pero también es cierto que no todos los probióticos son iguales. No sirve un probiótico para todo. Igual que cuando tratamos, por ejemplo, a pacientes con tensión arterial alta, un hipotensor no vale para todos los individuos, hay que individualizarlo. Nosotros como Farmasierra, llevamos tiempo distribuyendo Alflorex. Se trata de un Bifidobacterium longum de la cepa 35624. Este probiótico se ha visto que es muy específico para los pacientes que sufren de síndrome de colon irritable. Esto no significa que otros pacientes que no tengan colon irritable pueden beneficiarse de sus efectos.

Mejora de manera importante la regulación del tránsito gastrointestinal. Pero si nos enfocamos en esta enfermedad hay que tener en cuenta que no es una patología grave. No es un cáncer, no compromete la vida de los pacientes. Sin embargo, aquellos que sufren esta enfermedad, entre un 10% y un 15% de la población, tienen realmente dificultades en el día a día. Este probiótico consigue minimizar, y, en muchos pacientes, abortar todas estas molestias gastrointestinales. En especial, resulta útil para mejorar la aerofagia o la distensión abdominal. Debemos tener una microbiota diversa y sana. La vida actual a través de las dietas ricas en ácidos grasos saturados poco saludables y lejos del estilo mediterráneo, así como el uso de diversos antibióticos y otros fármacos provocan que se dañe esta microbiota.

Los probióticos tienen cabida en medicina interna, y en muchísimas otras especialidades

Hablaba de un cambio en la medicina tradicional para la administración de estos probióticos, ¿se ha notado más ese cambio en atención primaria o en los especialistas de aparato digestivo?
Knowledge is power. Es decir, el que tiene el conocimiento tiene el poder. No es que los médicos o las enfermeras estén en contra de determinados productos, es simplemente un desconocimiento. Si a un médico se le enseñan los beneficios de un probiótico que en principio no va a tener contraindicaciones y que va a ser compatible con otra serie de medicamentos, creo que la gran mayoría van a ser permeables.

Hay un trabajo interesante hecho hace algunos años en España en que comparan el uso de probióticos para el síndrome de colon irritable en médicos de primaria con médicos de digestivo en España. Este trabajo de hace siete u ocho años viene a demostrar que los probióticos eran más prescritos por el digestivo.

En la actualidad, y los esfuerzos que estamos haciendo desde Farmasierra, como decía antes, queremos tener una red comercial fuerte y extendida por todo el territorio español que permita llegar a los médicos de familia y a los digestivos, pero no solamente a estas especialidades. Los probióticos tienen cabida en medicina interna, y en muchísimas otras especialidades. Yo soy nefróloga y de hecho estoy pensando que estos productos podrían tener una gran cabida en pacientes en diálisis atormentados por un montón de fármacos que deterioran su biodiversidad y su microbiota. Es decir, prácticamente todas las especialidades se pueden beneficiar de los probióticos. Empieza a ver probióticos con efectos sedantes que tendrán su posición en la medicina interna y en la neurología.

Noticias complementarias: