Inicio ASP Dra. Elena Andradas: “Cuanta más población tengamos vacunada, mayor probabilidad de controlar...

Dra. Elena Andradas: “Cuanta más población tengamos vacunada, mayor probabilidad de controlar la transmisión”

Elena-Andradas

..Redacción.
La Dra. Elena Andradas Aragonés es la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid. Es Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. En un momento tan complicado como el que estamos viviendo ha querido explicar en una entrevista en iSanidad la labor que está haciendo la Comunidad en plena quinta ola Covid.

¿Cómo ha cambiado el Covid las políticas de salud pública?
La realidad es que las políticas y estrategias de salud pública cuando un país, cuando una comunidad autónoma está bien preparada para situaciones de emergencia, que sabemos que en cualquier momento puede haber una en este contexto global a nivel mundial con la gran movilidad que existe entre personas entre mercancías y entre países. Realmente, si se está preparado, el impacto de una pandemia debe ser mínimo en las políticas y en las estrategias fundamentales de salud pública. La realidad es que esta pandemia ha tenido y sigue teniendo unas magnitudes, es de unas dimensiones no esperadas seguramente por nadie y desde luego que impacto en las políticas de salud pública ha tenido.

La Dra. Elena Andradas asegura que si se está preparado, el impacto de una pandemia debe ser mínimo en las políticas y en las estrategias fundamentales de salud pública

¿En qué elementos? Fundamentalmente en aquellos aspectos que son absolutamente básicos en la salud pública de cualquier país y de cualquier comunidad autónoma. Hago referencia a las políticas, las estrategias que tienen que ver con la promoción de la salud. Nosotros, realmente trabajamos para promover y mantener el mejor estado de salud, una vida saludable, con estrategias que van dirigidas a mantener esta salud y a evitar la aparición de enfermedades que son las que tienen una mayor magnitud o un mayor peso a nivel poblacional, lo que se conocen como las enfermedades crónicas, cardiovasculares, cáncer, diabetes, enfermedades respiratorias… De manera que todas las políticas que están dirigidas a prevenir la aparición de estas enfermedades, desde el punto de vista de promover la actividad física de las personas, promover una actividad, una alimentación saludable, prevenir el consumo de tabaco, prevenir el consumo de alcohol, promover el bienestar emocional. En todas ellas ha habido un cierto impacto por la actividad tan intensa que ha sido requerida por parte de las autoridades para detectar precozmente y controlar la transmisión de un virus como es este coronavirus, como es el Covid-19. Y exactamente igual cuando hablamos de otro de los elementos básicos de salud pública como son los programas de prevención, por ejemplo, todos los programas de vacunación a lo largo de toda la vida.

Haber tenido que confinar en periodos más largos de lo que hubiéramos deseado ha podido tener un impacto en todas las coberturas de vacunación

Elena-AndradasRealmente, el hecho de haber tenido que confinar en determinados momentos y durante períodos, probablemente más largos de lo que hubiéramos deseado a la población, esto siempre ha podido tener un impacto en todas las coberturas de vacunación de los programas que habitualmente llevamos a cabo. Exactamente igual en los controles oficiales, en cuanto a seguridad alimentaria, sanidad ambiental, pero eso sí, estamos buscando siempre el momento más adecuado para volver a realizar todas estas actividades normales, perfectamente programadas que son los elementos básicos de la salud pública de una comunidad como la comunidad de Madrid, como esta consejería de sanidad en la comunidad de Madrid. De manera que estamos constantemente revisando datos de los diferentes programas con el objetivo de buscar el momento adecuado para rescatar a las personas, para que sean correctamente vacunadas, seguir trabajando con los colegios en el ámbito de seguridad alimentaria, de alimentación saludable, de ejercicios físicos. Y trabajando con los diferentes sectores también para promover todo lo que tiene que ver con las líneas de prevención, por ejemplo, de adicciones comportamentales que ahora mismo y también a causa de esta pandemia es uno de los elementos estratégicos en esta dirección general.

¿Habría que cambiar, con todo esto que nos ha contado, la inversión de salud pública?
La realidad es que nosotros pensamos que la mejor inversión en salud es aquella inversión que se realiza en programas de salud pública. Una de nuestras herramientas básicas que tienen un mayor impacto y un mayor beneficio para la población, por ejemplo, son los programas de vacunación a los que ya he hecho referencia. Invertir en salud de esta manera seria, yo creo, absolutamente estratégico en nuestra comunidad en cualquier país. El problema que a veces tiene esta inversión que se hace en salud pública es que los resultados que se obtienen no son a corto plazo sino que son a medio y largo plazo. Y en ocasiones, no es fácil entender el beneficio que puede aportar, el impacto que puede aportar a la salud de la población la inversión en determinados programas tanto de promoción de la salud como de prevención de las enfermedades.

Elena Andradas: Los resultados en salud pública no son a corto plazo sino que son a medio y largo plazo

¿La pandemia que puede estar ayudando a entender el valor de la salud pública?
Espero que sí. Realmente, dentro de lo que es el sistema sanitario, salud pública, es un elemento que engloba y coordina, que interactúa con el resto de elementos del sistema sanitario. Y desde luego, es la base, el pilar para lo que es la detección precoz y el control de todo este tipo de emergencias en salud pública que está surgiendo, como es en este caso el Covid 19.

El consejero de sanidad advirtió que el 70% de la población vacunada no es suficiente ante la variante Delta ¿qué porcentaje sería recomendable que estuviera vacunada?
Realmente cuando se empezó a barajar el objetivo del 70 % de población vacunada para lograr la inmunidad de grupo, lo que llamamos nosotros inmunidad de grupo, inmunidad de rebaño, realmente se hicieron una serie de cálculos a partir de poblaciones, edades, tipos de vacunas pero pensando en la variante que en ese momento circulaba mayoritariamente no solamente en España sino a nivel de toda la Unión Europea, que era el Wild Type que se llamaba en aquel momento. Pero la realidad es que, en función del número, esa proporción no es ningún número mágico 70%, ¿por qué no 85%? ¿90%? Varía dependiendo de muchos elementos, varía dependiendo la proporción que hay que alcanzar de cobertura de vacunación completa en función del tipo de virus o tipo de bacteria, no es lo mismo hablar de un sarampión que hablar de una gripe o que hablar de un Covid-19.

El 70% no es ningún número mágico 70%, ¿por qué no 85%? ¿90%? Varía dependiendo de muchos elementos

No es lo mismo hablar de poblaciones que son jóvenes que de poblaciones que son mayores en las que existe una mayor densidad de población. Y habitualmente, se parte siempre de un dato que nosotros denominamos el número de reproducción básica, que es el número de personas que resultan contagiadas una vez que una persona está infectada. El número reproductivo básico. Es uno de los elementos que siempre se tiene en cuenta a la hora de calcular esa proporción de población que tiene que estar completamente vacunada para alcanzar esta inmunidad de grupo. Pues bien, ahora mismo, con las variantes que está habiendo sabemos que el 70 % no va a ser suficiente ¿va a ser el 85 %, 90 %? Lo importante es vacunar, vacunar y vacunar. Cuanta más población tengamos vacunada, mayor probabilidad de controlar la transmisión y por tanto lograr esa inmunidad de grupo.

“Cuanta más población tengamos vacunada, mayor probabilidad de controlar la transmisión y por tanto lograr esa inmunidad de grupo

¿En qué consiste el macro estudio para conocer la inmunidad de los madrileños contra las enfermedades inmunoprevenibles?
Realmente, esta consejería de sanidad y la dirección de salud pública ya en años anteriores ha realizado grandes, importantes encuestas que son representativas para conocer el grado de inmunidad que tiene la población, fundamentalmente frente a programas de vacunación. Cuando hablamos de niños, frente al sarampión, la rubéola, la parotiditis, la poliomielitis litis, la difteria… en este caso, lo que queremos es no solamente conocer la cobertura de la inmunidad, el grado de cobertura inmunitaria que tener la población, la población infantil sino ampliar a otro tipo de enfermedades para conocer la prevalencia de determinadas enfermedades aunque no tengamos vacuna. Da igual una infección por VIH, que una hepatitis A, que una hepatitis C, por ejemplo. Y en este caso concreto, lo que queremos hacer además es no solamente conocer el grado de inmunidad por edad y sexo de una forma representativa para la comunidad de Madrid para estos programas de vacunación que están dentro del calendario de vacunación de la Comunidad de Madrid sino también incluir la vacuna frente al Covid-19 dado el enorme esfuerzo que se está haciendo en estos momentos para vacunar al completo de la población.

Con el macro estudio para conocer la inmunidad de los madrileños contra las enfermedades inmunoprevenibles podremos tomar decisiones y conocer si ha disminuido la inmunidad

De manera, que nos va a permitir conocer el grado de inmunidad que tiene nuestra población, conocer prevalencias de infección para aquellas enfermedades para las que No tenemos todavía programas de vacunación y además compararemos el grado de inmunidad que tenemos en este momento respecto a encuestas, a momentos en que se ha realizado la encuesta anteriormente, la encuesta de seroprevalencia y así podremos tomar decisiones y conocer si ha disminuido la inmunidad, qué políticas tendremos que realizar para poder incrementar coberturas de vacunación o proteger mejor a la población. Se trata no de un estudio científico sino de tener un mayor conocimiento de cómo protegemos con las políticas de salud pública a la población, sino que además poder tomar decisiones en base a la información, a los datos que obtengamos respecto al estado inmunitario de nuestra población.

Elena-Andradas

¿Qué reformas necesita el calendario del adulto?
¿Reformas? A mi me gusta hablar del calendario de vacunación a lo largo de la vida porque desde luego que es importante, ha sido muy importante, un logro muy importante el poder realizar disponer de un calendario de vacunación infantil, pero nosotros empezamos desde el momento del embarazo como seguramente sabéis. Protegiendo a la embarazada y al bebé, realmente desde el mismo momento del embarazo y ya a lo largo de la vida con todos los programas de vacunación que tenemos a lo largo de la infancia y en los mayores, nosotros fundamentalmente estamos invirtiendo, porque esto es una inversión en salud en un programa como puede ser la vacunación de la gripe, en otro programa como puede ser la prevención de la enfermedad neumocócica, la vacuna del neumococo.

El año pasado, incluso en plena pandemia hemos hecho un esfuerzo importantísimo en la comunidad de Madrid para vacunar a todos aquellos mayores de 60-65 años para poder evitar, poder administrarles esta vacuna antineumocócica Y poder protegerles también frente a la aparición de estas neumonías a nuestros mayores. Y ahora estamos trabajando para incorporar también dentro del calendario de vacunación la vacuna frente al herpes zoster, otro de los elementos que consideramos que es estratégico, que va a mejorar el estado de salud de las personas que tienen 60,70 y 80 y más años de edad en nuestra población.

Países como Francia han introducido la vacuna contra el meningococo B en lactantes mayores de dos meses, ¿sería aconsejable hacer esto también en España?
Ha habido un debate muy intenso desde hace ya más de cinco años en España en relación con la vacuna frente al meningococo B. La realidad es que la situación epidemiológica en nuestro país, afortunadamente, cuando hablamos de la infección por meningococo B, meningitis meningocócica de tipo B es claramente, muestra una tendencia claramente descendente desde hace ya más de 15 años en nuestro país.

Claro que cuando aparece una nueva vacuna, se somete a un proceso de evaluación rigurosa y en este proceso se tiene en cuenta no solo los beneficios que puede aportar la vacuna respecto a la protección que puede conferir a la población diana a la que se va a dar administrar, sino También es importante la situación epidemiológica que existe en un país a la hora de tomar esas decisiones. De manera que en su momento con las evaluaciones que se han realizado en el Marco del Consejo interterritorial del sistema nacional de salud, se ha recomendado la utilización de esta vacuna fundamentalmente para aquellas situaciones en las que existen problemas de inmunidad. De manera que en estos momentos nosotros, excepto que haya un cambio de la evidencia científica o de la situación epidemiológica de la enfermedad meningocócica de tipo B en nuestra comunidad autónoma en nuestro país, seríamos partidarios de mantenernos en este mismo sentido.

Noticias complementarias