Inicio ASP El asma no controlada también supone un problema medioambiental

El asma no controlada también supone un problema medioambiental

pacientes-asma-inhaladores-pmdi

..Redacción.
Que el asma no controlada es un problema de salud que afecta a un porcentaje importante de pacientes, es algo conocido y ampliamente tratado, pero ahora dos estudios observacionales indican que también suponen un problema medioambiental ligado a la excesiva dependencia que tienen estos de los inhaladores agonistas beta2 de acción corta (SABA), que emiten gases de efecto invernadero.

Así lo ponen de manifiesto los análisis del programa internacional de estudios de enfermedades respiratorias Carbon, cuyos resultados se han dado a conocer en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias (ERS) entre el cinco y el ocho de septiembre. Los datos del estudio Sabina Carbon UK, indican que los pacientes de 12 años o mas no controlada generaron una huella de carbono ocho veces mayor que en el caso del asma controlada. Este es el primer estudio que cuantifica las emisiones de gases de efecto invernadero que pueden asociarse a los tratamientos para el asma.

Los pacientes de 12 años o mas no controlada generaron una huella de carbono ocho veces mayor que en el caso del asma controlada

El exceso de emisiones de estos gases se debió al tratamiento de las crisis asmáticas desde las consultas de especialistas u hospitalarias y a la dependencia excesiva de los broncodilatadores de acción corta, SABA, con tres o más inhaladores al año.

Así, las emisiones que se asocian a los tratamientos del asma son de aproximadamente 750.000 toneladas equivalentes de Co2 al año. De ellas, el exceso asociado al asma no controlada se cifra aproximadamente en 300.000 toneladas equivalentes de CO2. Estos datos se basan en la población británica con asma, 5,4 millones de personas. Comparan la huella de carbono de los medicamentos recetados y de la utilización de los recursos sanitarios entre pacientes con asma controlada y no controlada.

Los resultados del estudio SABA Carbon en Europa y Canadá, en el que se analizaron los datos de prescripción y dispensación de inhaladores para el asma en pacientes de 12 años o más de cinco países europeos y dos provincias canadienses, indicaron que entre el 69% y el 94% del total de los inhaladores SABA se proporcionaron a pacientes que tenían una dependencia excesiva de sus broncodilatadores.

Entre el 69% y el 94% del total de los inhaladores SABA se proporcionaron a pacientes que tenían una dependencia excesiva de sus broncodilatadores

Según el Dr. Alexander J. K. Wilkinson, especialista en medicina respiratoria y general y autor principal del estudio, estos resultados “indican que reduciendo el riesgo de crisis y mejorando el control del asma se pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”. La compañía AstraZeneca presentó en el congreso de la ERS los resultados de los estudios observacionales de Carbon.

Según el Dr. Mene Pangalos, vicepresidente ejecutivo de I + D de productos biofarmacéuticos en AstraZeneca, “es fundamental mejorar los resultados para las personas que viven con esta enfermedad, no sólo para reducir su riesgo de padecer unas crisis potencialmente mortales, sino también para disminuir las consecuencias medioambientales del mal control del asma”. Además, aseguró que la compañía se compromete a “colaborar con el sector para acelerar la transición hacia una cantidad cero de emisiones netas”.

Noticias complementarias: