Inicio ASP Carlos Rus: “Al paciente le importa poco si la gestión es pública...

Carlos Rus: “Al paciente le importa poco si la gestión es pública o privada, lo que quiere es buena medicina”

Presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) y presidente de la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales de la CEOE

Gestión-pública

..Cristina Cebrián.
El Consejo de Ministros aprobó esta semana el Anteproyecto de Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión que establece la gestión pública sanitaria como “fórmula preferente”. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, aseguró que la gestión pública “mejora y amplía los derechos de los ciudadanos”. Sin embargo, desde el sector de la sanidad privada consideran que hay un error de concepto en la base. Según comenta con iSanidad Carlos Rus, presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) y presidente de la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales de la CEOE, los centros públicos de gestión privada no dejan de ser modelos de gestión pública. Además, el presidente de ASPE matizó que al paciente le da igual la titularidad de la gestión, lo que quiere es tener acceso a una buena medicina.

¿Cómo afecta a España que los dos partidos del Gobierno no sean capaces de ponerse de acuerdo en el modelo gestión sanitaria? ¿Cómo ven desde ASPE y la CEOE este cambio legislativo?
Ya es una sorpresa que haya un Gobierno en coalición donde se están presentando iniciativas legislativas que no las presenta el Gobierno sino el partido que está en el Gobierno que apoya, en este caso el partido socialista. Al final, esto genera inseguridad. Yo creo que esto es malo para cualquier decisión que se quiera tomar o para cualquier paso que se quiera dar pensando un poco a futuro.

Tanto desde ASPE como desde la CEOE, nos genera mucha preocupación sobre todo porque nos da la sensación de que lo que se le ha dado a Podemos para entretenerse es la educación y la sanidad. Y al final es una crispación continua, un intento de imponer una ideología y no dar lugar a otras soluciones, sino intentar imponer la solución que ellos entienden como válida.

Tanto desde ASPE como desde la CEOE nos genera mucha preocupación que lo que se le ha dado a Podemos para entretenerse es la educación y la sanidad

¿Está de acuerdo con la afirmación de la ministra de Sanidad de que la gestión pública de los centros sanitarios mejora y amplía los derechos de los ciudadanos?
Tiene un error de concepto en la base. Y es que un centro público que tiene una gestión privada, es un modelo de gestión pública porque dentro de la gestión pública está la gestión directa, la fundación, la empresa o el realizar un concurso o un modelo concesional. Y todos ellos son modelos de gestión pública, todos tienen la misma exigencia y los mismos requisitos de calidad. Al final, al paciente esto le da igual, el paciente lo que quiere es buena medicina. Le importa muy poco la titularidad de la gestión, porque la titularidad del centro siempre será pública.

¿Qué herramientas utiliza la sanidad privada para aumentar la gestión de centros sanitarios, públicos o privados?
Hay un concepto que decía mucho la anterior presidenta de ASPE, Cristina Contel: si al final no hemos hecho bien las cosas, no podremos pagar a nuestros profesionales ni a los proveedores y tenemos que cerrar la persiana. Y esto es una sentencia que tiene todo empresario. O lo hago bien, o mi cliente me reconoce, o doy calidad, o al final tendré que cerrar la persiana.

Tenemos que estar permanentemente innovando, tener a nuestros profesionales perfectamente formados y estar a la última en tecnología, con los mejores resultados de salud

Entonces, tenemos que estar permanentemente innovando, tenemos que tener a nuestros profesionales perfectamente formados; tenemos que estar a la última en tecnología, tener el mejor trato posible al paciente y los mejores resultados de salud. Es decir, dependemos porque a nosotros se nos elige, no es el hospital que tengo asignado, es el hospital al que yo he decidido ir. Y si no va bien, mañana me iré a otro. Esa accesibilidad, esa capacidad de decisión que tiene el paciente es lo que nos da valor.

Durante la pandemia los centros sanitarios privados se han puesto a disposición de la sanidad pública sin reservas, ¿se sienten valorados por el Gobierno?
No, ha costado mucho que en el ámbito político se mencione a la sanidad y a todo el Sistema Nacional de Salud, a lo público y a lo privado. Han sido contadas las veces en las que se ha hecho referencia contando con todos, con la parte pública y la privada.

Nuestra disposición ha sido total y absoluta y sigue siéndola. Hemos vacunado a 27.000 personas gratis en Canarias y lo estamos haciendo en Baleares. Pero estamos donde se quiere contar con nosotros. Si no es así, es porque hay un peso ideológico. Y cuando no se nos reconoce, el problema es que parece que políticamente no somos rentables.

Estamos donde se quiere contar con nosotros, si no es así, es porque hay un peso ideológico. Parece que políticamente no somos rentables

¿Por qué la sanidad es un sector estratégico y un motor económico? 
Porque cuando tienes un sector con unos profesionales de una altísima cualificación, cuando generas más de 360.000 puestos de trabajo, cuando la sanidad privada genera un 3,4% del PIB y el conjunto de la salud en España cerca del 8%, es casi la suma de un compendio, como si estuviéramos hablando de la mitad del turismo.

Es algo que tiene muchísima potencia y que cada vez preocupa más a los ciudadanos. Cada vez vivimos más tiempo, tenemos más enfermedades crónicas y cada vez vamos a necesitar más de este recurso. Después, economía y salud van tan vinculadas como que sin una no hay otra. Esto es algo que la pandemia ha demostrado.

Noticias complementarias