Inicio ASP Ángel de Benito (Fundación IDIS): Uno de los beneficios de la continuidad...

Ángel de Benito (Fundación IDIS): Uno de los beneficios de la continuidad asistencial es mejorar la equidad y la sostenibilidad

..Redacción.
Ángel de Benito
es secretario general de la Fundación IDIS. A final de este año tan complicado apuesta por la continuidad asistencial, uno de los grandes problemas de la sanidad en España. Una vez que haya una historia clínica única, teniendo que cuenta será más fácil evitar duplicidades. En una entrevista con iSanidad, Ángel de Benito explica el valor de la continuidad asistencial como descarga del sistema,

¿Qué entendemos por continuidad asistencial y por qué es tan importante para mejorar el funcionamiento del sistema?
La continuidad asistencial como su propio nombre indica la definen los expertos como la “concertación de todos los servicios relacionados con la atención a la salud, con independencia del lugar donde se reciban, de manera que se sincronicen y se alcance un objetivo común sin que se produzcan conflictos”, es aquella que permite a cualquier persona poder transitar por el sistema sanitario con sus datos de salud, de tal forma, que mediante su uso, según su propio criterio, se eviten duplicidades y redundancias en pruebas diagnósticas, por ejemplo y a la vez se obtengan los mejores resultados sanitarios y de salud posibles. Este aspecto es clave en el funcionamiento del sistema puesto que permite descargar de presión asistencial y financiera a los diferentes operadores lo que se traduce en mejora del acceso, de la eficiencia, de la calidad y seguridad, de la resolución asistencial y de la experiencia de paciente fundamentalmente.

Ángel de Benito: La continuidad asistencial permite descargar de presión asistencial y financiera a los diferentes operadores

¿Qué herramientas contribuirían a la mejora de la continuidad asistencial en nuestro sistema sanitario?
Sin duda es imprescindible generar un escenario consensuado de interoperabilidad, un entorno digital fluido, eficaz y ágil basado en la compatibilidad de las historias clínicas electrónicas, en la armonización de los datos en base a criterios científicos de uniformidad, en las que se recoja toda la biografía de salud de cada persona, desde la clínica a la farmacia pasando por el entorno sociosanitario, y en la que las nuevas herramientas TIC como pueden ser los wearables, el IoT o Internet de las cosas y los diferentes dispositivos que contribuyen al diagnóstico puedan ocupar el espacio que les corresponde. Es por ello que desde la Fundación IDIS estamos trabajando en esta línea y nuestro objetivo es disponer de una plataforma interoperable para los diferentes operadores sanitarios que se quieran ir sumando y adhiriendo a esta iniciativa digital.

Ángel de Benito explica que  IDIS está trabajando en una plataforma interoperable para los diferentes operadores sanitarios que se quieran ir sumando y adhiriendo a esta iniciativa digital 

¿Cuáles son las principales trabas que existen a día de hoy?
Existen barreras desde el punto de vista cultural, por aquello de la reacción o reactividad al cambio, en algunos casos, tanto en administraciones y gestores como en profesionales y pacientes; desde el punto de vista estructural por la idiosincrasia de cada agente sanitario en esta materia con sus propios desarrollos al respecto; no podemos perder de vista los retos que plantea todo lo relacionado con la protección de datos y seguridad de la información, así como la vertiente jurídica y cómo no, la económica debido a la inversión que es necesario realizar.

Para la continuidad asistencial existen barreras desde el punto de vista cultural

¿Qué papel juega la colaboración público-privada en la mejora de la continuidad asistencial?
Desde luego que un papel clave, hemos de pensar que cerca del 40% de los recursos sanitarios de nuestro país están en manos de la titularidad privada, lo que le permite desarrollar más del 30% de las cirugías y situarse en el entorno del 25% de las altas, de las hospitalizaciones y de las urgencias atendidas, con 441 hospitales y 50.960 camas y cerca de 280.000 profesionales trabajando. Más de 11 millones de personas disponen de un seguro privado de salud, los cuales, solicitan millones de actuaciones y servicios por parte de los diferentes operadores sanitarios de titularidad privada que desarrollan su actividad en España. A la vista de estos datos se hace difícil entender que no se impulse la cooperación entre los dos sistemas de provisión y aseguramiento, máxime en una situación como la actual en la que la presión asistencial y financiera del sistema público es desmedida y está desbocada, con el agravante de que va a aumentar más por las diferentes causas y motivos que todos conocemos. Por ello no se entiende que no se apliquen estrategias eficaces y ágiles de continuidad asistencial en la que como he comentado la interoperabilidad sea la pieza fundamental.

Se solicitan millones de pruebas en la sanidad privada, se hace difícil que no se impulse la cooperación entre los dos sistemas de provisión

¿Favorece la interoperabilidad un papel más activo de los pacientes en el cuidado de su salud?
Evidentemente, teniendo en cuenta que todos nosotros somos pacientes o lo seremos, disponiendo de nuestros propios datos de salud y utilizándolos a conveniencia allá por donde transitemos dentro del sistema, nos hace ser primero, más responsables e implicados en la gestión de nuestra propia salud, a la vez que más proactivos a la hora de tomar medidas y decisiones que redunden en una utilización más eficiente y adecuada de todos los recursos sanitarios.

La interoperabilidad favorece la responsabilidad y la implicación en nuestra propia salud

¿Qué ventajas tendría que el paciente fuera realmente dueño de sus datos de salud de cara a la mejora de la continuidad asistencial?
En primer lugar, la confortabilidad una vez que se evitarían duplicidades y redundancias por ejemplo en pruebas diagnósticas y en otro tipo de actuaciones, en segundo lugar y muy importante la mejora de la experiencia de paciente al sentir que realmente el sistema en su conjunto tiene una visión total de la situación de salud de cada persona a lo largo de toda su vida; recordemos, que una mejor experiencia de paciente redunda en una mejora de los resultados de salud. Y por último y por resaltar las ventajas más importantes permite estar más implicado en la gestión de la propia salud y esto es muy importante tanto desde el punto de vista preventivo como de cumplimiento y adherencia a los tratamientos y recomendaciones de hábitos saludables interpuestos o recomendados.

¿Una mejora en la continuidad asistencial repercutiría también en la equidad y sostenibilidad del SNS?
Sin duda, entre los grandes beneficios de la continuidad asistencial figura este, el de dotar y mejorar la equidad y la sostenibilidad del SNS al incidir en la generación de una mayor eficiencia en el consumo y utilización de los recursos. Simplemente el hecho de no tener que estar repitiendo pruebas y elaborando diferentes historias clínicas ya incide en tiempo y en disminución del número de consultas, lo cual es clave en estos momentos de plétora en la demanda; por otro lado, supone una mejora de la eficiencia y la efectividad, lo cual significa a su vez un impacto muy positivo en el acceso y en la propia solvencia del sistema público de salud. Es por ello, que continuidad asistencial y cooperación público-privada van de la mano en pos de conseguir los mejores resultados sanitarios y de salud posibles.

Simplemente el hecho de no tener que estar repitiendo pruebas y elaborando diferentes historias clínicas ya incide en tiempo y en disminución del número de consultas

¿Cuáles son los principales proyectos de la Fundación Idis de cara al 2022 en este campo?
Nuestros esfuerzos a lo largo del próximo ejercicio van a ir en esta línea, sin dejar atrás nuestro empeño en la generación de estudios e informes que aportan luz a la compleja situación del sistema y en la promoción de la calidad asistencial a través de nuestro reconocimiento QH (Quality Helathcare).

Estamos en pleno desarrollo de una iniciativa interesantísima de interoperabilidad que implica en un primer escalón a los operadores que voluntariamente se han adherido del entorno privado y después, nuestro objetivo, es expandirlo al sistema público de salud. Esta iniciativa ambiciosa y compleja, que requiere un extraordinario esfuerzo por parte de todos, va a permitir establecer una continuidad asistencial, de entrada, con aquellas personas que utilizan la sanidad privada y a continuación con aquellas que residan en territorios en los que los servicios administrativos que gestionan y gerencian la sanidad pública decidan involucrarse en este proyecto. Por otro lado, y en esta misma línea vamos a continuar impulsando todas las formas de colaboración y cooperación posibles con las administraciones públicas no solo en el ámbito asistencial, sino también en el de la innovación, por ejemplo.

La Fundación IDIS está en pleno desarrollo de una iniciativa de interoperabilidad para el entorno privado y al que puede sumarse el sistema público

Nuestra voluntad es contribuir a construir un mejor sistema sanitario para todos basado en la complementariedad y el establecimiento del mayor número de sinergias posible, y en ese sentido, entendiendo que Sanidad somos todos, la Fundación IDIS como única organización transversal que incluye a todos los sectores e instituciones sanitarias está en disposición, y tiene la voluntad, de impulsar esta visión que a su vez forma parte de nuestra misión y objetivos.

Noticias complementarias