Inicio ASP Com-Bien, una herramienta de formación para oncólogos que ayuda a reducir la...

Com-Bien, una herramienta de formación para oncólogos que ayuda a reducir la ansiedad y depresión de los pacientes

herramienta-formación

..Redacción.
Oncólogos españoles han diseñado una herramienta de formación que ayuda a reducir la ansiedad y la depresión de sus pacientes cuando conocen su diagnóstico. Lo han conseguido a través de la puesta en marcha de la herramienta de formación Com-Bien, desarrollada con el patrocino de la Fundación Viatris. Así, Com-Bien ha evaluado también el nivel de ansiedad de los propios médicos cuando han de dar a conocer a sus pacientes una información tan delicada como es que padecen cáncer. El proyecto se ha presentado en rueda de prensa coincidiendo con el Día Mundial Contra el Cáncer.

La herramienta de formación Com-Bien se ha aplicado por primera vez en España y ha sido validada ya simultáneamente en cinco hospitales madrileños

En este sentido, la Dra. María Ángeles Pérez, jefa de Sección del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ha señalado que «la formación sobre cómo se deben comunicar malas noticias es aún muy escasa. Así, comunicar adecuadamente requiere un planteamiento estructurado, un espacio y un tiempo oportunos, y herramientas comunicativas específicas que el médico debe dominar». 

En 2019, con apoyo de la Fundación Viatris, se puso en marcha un estudio multicéntrico de manera coordinada en los servicios de oncología médica y radioterápica de 5 hospitales de la Comunidad de Madrid. Concretamente, los hospitales 12 de Octubre, Getafe, Fuenlabrada, Severo Ochoa de Leganés y Clínico San Carlos.  Así, el ‘Proyecto Com-Bien’ perseguia tres objetivos fundamentales: evaluar si el paciente estaba satisfecho de cómo su oncólogo le había comunicado su diagnóstico; medir el impacto emocional que puede tener una adecuada comunicación y su efecto en la forma de afrontar la enfermedad; y analizar el nivel de ansiedad de los propios médicos cuando tienen que dar a sus pacientes una información difícil, y si su ansiedad disminuía cuando los profesionales recibían una formación específica previa.

Según la Dra. María Ángeles Pérez, la formación sobre cómo se deben comunicar malas noticias es aún muy escasa

«Para ello, se ofrecieron sesiones de formación de 3 horas de duración. Durante el curso, se ha formado a 48 oncólogos y se ha evaluado 93 pacientes (antes de formar a los profesionales); y 69 tras la formación», ha detallado el Dr. Pedro Pérez Segura, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Por su parte, el Dr. Santos Enrech, jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Getafe, ha  apuntado que «tras la formación que recibieron los médicos, detectamos cambios relevantes en el impacto emocional de los pacientes, ya que los niveles de ansiedad en la escala HADS se redujeron a la mitad. En esa misma escala, registramos una reducción de más de dos puntos en depresión. Y en general, la satisfacción de los pacientes respecto a la comunicación con sus respectivos oncólogos mejoró 7 puntos tras el programa de formación». Asimismo, ha añadido que «Los oncólogos tenemos que ofrecer esperanza al paciente, pero sin faltar a la verdad. Para ello necesitamos una formación».

En lo que se refiere a los oncólogos que participaron en el programa, todos mostraron alta satisfacción con la formación recibida, puntuando por encima de 8 en una escala de 0 a 10. Así, en los cuestionarios manifestaron que la formación les había enseñado a planificar mejor el abordaje de la comunicación difícil. En este sentido, según el Dr. Ignacio Juez, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Fuenlabrada, estos resultados ponen de manifiesto que «una formación en comunicación con el paciente bien hecha y rigurosa puede mejorar significativamente el modo en que el paciente vive su enfermedad. Asimismo, puede también hacer que el oncólogo se sienta más seguro y tranquilo a la hora de abordar esta situación”.

Una formación en comunicación con el paciente bien hecha y rigurosa puede mejorar significativamente el modo en que el paciente vive su enfermedad

Para este experto, «el estudio pone de manifiesto la necesidad de abrir este proceso a más oncólogos y a otros especialistas de distintos campos que también participan en el diagnóstico con cáncer. Han de saber qué información dar y cómo hacerlo. Una noticia mal dada va a marcar mucho al paciente en el resto del tratamiento que le queda por delante».

La Dra. Marta Redondo, del Departamento de Psicología de la Universidad Camilo José Cela,  ha afirmado que los datos presentados, «nos abren un nuevo camino de trabajo, ya que revela la crucial necesidad de formar a otras especialidades. Muchos otros especialistas se han de enfrentar con frecuencia a la situación de comunicar una información difícil, y estamos seguros de que, con esta herramienta de formación, podrían mejorar fácilmente sus habilidades”. Por eso, con el objetivo de hacer llegar al mayor número de profesionales sanitarios «estamos diseñando en la actualidad una solución estandarizada on-line que, apoyada en tecnología puntera y de la mano de un equipo de ingenieros expertos en inteligencia artificial, nos permita conseguir con éxito este objetivo”, ha apuntado.

Noticias complementarias: