La osteoporosis afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y causa 8,9 millones de fracturas aproximadamente

..Ana González-Besada.
Este martes se ha inaugurado el XXII Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (Samem), donde profesionales sanitarios de distintas especialidades ponen en relieve la importancia de la atención médica en la población femenina. Asimismo, sirve como actualización sobre algunas de las dolencias más prevalentes en la mujer. El evento ha sido organizado por la Clínica Palacios.

Osteoporosis

Uno de los temas tratados durante el encuentro ha sido la osteoporosis, también conocida como la enfermedad silenciosa. Es una enfermedad crónica que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y causa más de 8,9 millones de fracturas. En España, cerca de tres millones de personas sufren esta patología ósea. En concreto, el 22,5% de las mujeres y el 6,8% de los hombres mayores de 50 años tienen osteoporosis. Es decir, se producen alrededor de 330.000 fracturas por fragilidad por año.

El 22,5% de las mujeres y el 6,8% de los hombres mayores de 50 años tienen osteoporosis

Según los especialistas, las fracturas por fragilidad son dolorosas y a menudo se traducen en una pérdida de movilidad. A su vez, están asociadas con una mayor mortalidad, morbilidad y un incremento del riesgo de sufrir otra fractura. En este sentido, la Dra. María Jesús Moro, jefa de sección de Medicina Interna del Hospital Central de la Cruz Roja San José y Santa Adela, ha asegurado durante su ponencia, titulada Ruta asistencial para osteoporosis, que las personas que han sufrido alguna de estas fracturas tienen un riesgo cinco veces mayor de tener una segunda al cabo de un año. «Es crucial identificar a estos pacientes y prevenir estas fracturas secundarias en la medida de lo posible para minimizar sus consecuencias», confirma.

Asimismo, la Dra. Moro ha puesto de manifiesto la necesidad de fomentar la creación de Unidades de Coordinación de Fractura (FLS) en todos los hospitales. «La introducción de estas unidades permitiría mejorar las cifras de diagnóstico y tratamiento, así como disminuir la importante carga económica y psicológica que suponen las fracturas por fragilidad. Además, podría evitar cada año más de 1.200 fracturas por fragilidad y supondrían un ahorro de 18,4 millones de euros«, apunta.

No obstante, la especialista ha señalado que para conseguir llevar a cabo las FLS, sería necesario contar con un equipo multidisciplinar de facultativos y una persona que lo coordine. También ha subrayado la importancia de la comunicación entre atención primaria (AP) y las diferentes especialidades. «Es urgente que tanto profesionales de la salud, como pacientes, gestores y políticos empecemos a trabajar de forma conjunta para conseguir un cambio en el abordaje de esta enfermedad y sus consecuencias».

Dra. Martha López: «La mastodinia es un motivo de consulta muy frecuente y tiene un pico de incidencia entre los 20 y 40 años de edad»

Pilares fundamentales en la salud de la mujer
En la segunda mesa de la primera jornada del congreso, se han abordado los pilares fundamentales en la salud de la mujer. Para ello, la Dra. Martha López Sanclemente, especialista en ginecología y obstetricia de la Clínica Diatros Barcelona, se ha centrado en el abordaje y el manejo de la mastodinia. Y, por su parte, la Dra. Paloma Lobo Abascal, ginecóloga del Hospital Infanta Sofía y presidenta de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), junto con la Dra. Cristina González Fernández, médico de familia del Centro de Salud Puerta Bonita de Madrid, han hablado de la anticoncepción, reproducción y menopausia.

El dolor mamario es muy frecuente y afecta hasta a un 70% de las mujeres a lo largo de su vida. Tan solo el 30% acude al médico, siendo un 20% de estos dolores considerados severos. «La mastodinia es un motivo de consulta muy frecuente y tiene un pico de incidencia entre los 20 y 40 años de edad», afirma la Dra. López. Existen tres tipos de dolor mamario que se pueden diagnosticar: la mastodinia, que está relacionado con los cambios en el ciclo menstrual; la mastalgia, que no se trata de un dolor cíclico; y el dolor extramamario, cuyo origen está fuera de la mama.

«No se le suele dar importancia a la mastodinia, sobre todo cuando se descarta la posibilidad de tener cáncer de mama. El dolor está infravalorado, infradiagnosticado e infratratado, lo cual se ve reflejado en la escasa literatura científica que hay acerca de su diagnóstico. Se le debería de dar mayor importancia ya que puede generar ansiedad y afectar negativamente en la calidad de vida de la mujer», destaca la experta. Por ello, pone en relieve la importancia de valorar la salud mental en estos casos y la necesidad de un abordaje integral de la patología. «Se debería poder derivar a las pacientes a un profesional especializado en este ámbito cuando sea necesario», añade.

«Queremos romper la barrera que hay entre primaria y especializada»

Por último, las Dras. Lobo Abascal y González Fernández, han explicadoOsteoporosis la evolución de la mujer desde la anticoncepción hasta la menopausia, pasando por todas las edades. «Las mujeres tienen que actuar cada vez más y tomar sus propias decisiones sobre lo que les informamos desde atención primaria y ginecología. En AP no están solo los médicos, sino también las enfermeras y las matronas, que son esenciales porque están especializadas en la salud de la mujer. Queremos romper esa barrera que hay entre primaria y especializada, y unirnos para trabajar mejor para las mujeres», asegura la Dra. Lobo.

Salud cardiovascular
Según el último índice de género en Europa, las mujeres españolas tienen mayor esperanza de vida y más años de buena salud respecto a otros países y viven casi 6 años más que los hombres. No obstante, «las mujeres tienen una peor calidad de vida percibida, se sienten más enfermas que los hombres cuando se les encuesta», subrayan las especialistas.

En este sentido, aseguran que se trata de un factor muy importante porque el comportamiento de la enfermedad cardiovascular es diferente en los hombres que en las mujeres. «Pensamos que el estrógeno nos protege, pero cuando la protección no está, la mortalidad cardiovascular es la primera causa de muerte entre las mujeres», concluyen.

Noticias complementarias:

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en