Inicio ASP La Paz implementa un proyecto de realidad virtual para mejorar la calidad...

La Paz implementa un proyecto de realidad virtual para mejorar la calidad de vida de niños con trasplante hepático

trasplante-hepático

..Redacción.
El Hospital Universitario La Paz ha implementado Virtual Trasplant Reality (VTR). Este proyecto pionero nace con el objetivo de mejorar la calidad de vida y el bienestar psicoemocional de los pacientes con trasplante hepático y el de sus familias a través de experiencias de realidad virtual y aumentada.

VTR está controlado en todo momento por un psicóloga. Así, esta plataforma tecnológica incorpora y gestiona experiencias en realidad virtual y aumentada donde se crea mundos inversos, adaptados a la problemática de cada paciente. Esta herramienta ya ha sido probada en más de 40 pacientes pediátricos con trasplante hepático en toda España. Según Erika Guijarro, psicóloga especialista en tratamientos con realidad virtual y precursora de la iniciativa, VTR ha demostrado ser «especialmente beneficiosa».

El objetivo de VTR es mejorar la calidad de vida y el bienestar psicoemocional de los pacientes pediátricos con trasplante hepático

«La gran capacidad de inmersión y realismo que ofrece la realidad virtual no ha permitido que los pacientes pediátricos respondan mejor a sus tratamientos, aumenten su motivación y se reduzca la administración de medicamentos no necesarios como sedantes o analgésicos», explica.  Esto se debe a que se consigue que sus niveles de ansiedad ante determinadas pruebas se vean disminuidos, con los numerosos beneficios que esto supone en este tipo de pacientes, ya de por sí expuestos a una alta medicación.

El 80% de los trasplantes hepáticos pediátricos que se llevan a cabo en España se realizan entre el primer año de vida y los siete años. A través del uso de la realidad virtual, VTR ha mejorado la calidad de vida y el bienestar psicoemocional de los pacientes.

En primer lugar, por la distracción que supone esta herramienta, ya que se cambia el foco atencional del paciente pediátrico y este se centra en los estímulos que le proporciona esta herramienta y no en las pruebas médicas. De esta manera, se hace innecesaria la administración de anestesias, evitando así el consiguiente riesgo para el paciente y contribuyendo a una reducción de costes para el sistema.

A través del uso de la realidad virtual, VTR mejora la calidad de vida y el bienestar psicoemocional, tanto del paciente como de su entorno

También contribuye a la prevención, ya que puede anticipar diferentes escenarios. Primero, a través del entrenamiento en aquellas situaciones estresantes o potencialmente traumáticas, como estancias en UCI o pruebas diagnósticas aparatosas. Estas pruebas suelen producir mucha angustia y ansiedad en este tipo de pacientes. Además, esta herramienta también ayuda a tomar conciencia sobre la importancia del autocuidado y de la adherencia al tratamiento. De hecho, se favorece la adherencia tanto de los pacientes como de su entorno haciéndoles partícipes de las rutinas del niño trasplantado.

«En el desarrollo tecnológico de VTR, hemos participado doce profesionales, entre especialistas médicos, psicólogos y expertos en realidad virtual, que hemos trabajado de una forma muy intensa, pero a la vez muy ilusionados, porque sabemos que estamos desarrollando una herramienta terapéutica destinada a mejorar la calidad de vida de muchos pacientes. Es algo que nunca se ha hecho previamente y del que pueden surgir un sinfín de aplicaciones», afirma la directora tecnológica del proyecto, Laura Raya.

Actualmente se está intentando implementar el uso de esta herramienta en otro tipo de pacientes

VTR es un proyecto desarrollado de forma conjunta junto con el Instituto de Investigación del Hospital Universitario La Paz, IdiPAZ, la Asociación HePA (Asociación Española de Ayuda a Niños con Enfermedades Hepáticas y Trasplantados Hepáticos).

«VTR es un proyecto vivo y  en constante crecimiento. Asimismo, tiene un poder de adaptación y escalabilidad muy importante, ya que desde el principio todos los participantes coincidimos en su posible aplicación en otro tipo de pacientes crónicos», explica Guijarro. En la actualidad, se está intentando implementar el uso de esta herramienta en otro tipo de pacientes. Además, se quiere llegar a otros hospitales para que más pacientes se puedan beneficiar de esta tecnología.

Noticias complementarias