Inicio ASP Los pacientes con artritis psoriásica activa podrán beneficiarse del fármaco guselkumab, que...

Los pacientes con artritis psoriásica activa podrán beneficiarse del fármaco guselkumab, que amplía su indicación en el SNS

Lanzamiento de guselkumab para la atritis psoriásica

..Gema Maldonado.
Desde febrero de 2019, el Sistema Nacional de Salud financia el fármaco biológico guselkumab para tratar la psoriasis en placas de moderada a grave, un medicamento que ahora comienza a financiarse también para el tratamiento de la artritis psoriásica activa en adultos. Podrán acceder a este inhibidor de la interleuquina IL-23 los pacientes que previamente no hayan respondido o sea intolerantes a un fármaco antirreumático modificador de la enfermedad, es decir, otros biológicos o biosimilares.

Guselkumab es un inhibidor de la interleuquina IL-23 que ya se utilizaba para la psoriasis

«El tratamiento de la artritis reumatoide ha avanzado mucho desde la llegada de los medicamentos biológicos que han cambiado por completo el pronóstico de los pacientes. Pero no solucionan todos los problemas. Tienen una diana específica y hay pacientes que no responden o que responden, pero con el paso del tiempo pierden eficacia o aparecen efectos secundarios. Por eso siempre damos la bienvenida a un nuevo fármaco, sobre todo si tiene un mecanismo de acción diferente e innovador«, ha explicado este miércoles el Dr. Juan Carlos Torre Alonso, reumatólogo y catedrático de Medicina de la Universidad de Oviedo.

El fármaco es el primer anticuerpo monoclonal que inhibe selectivamente la subunidad p19 de la IL-23, lo que frena su interacción con el receptor de IL-23, que permite la progresión de las enfermedades inmunomediadas inflamatorias. Según ha señalado el Dr. Torres, guslekumab responde a las dos características clave: innovación y mecanismo de acción novedoso. Los ensayos clínicos, Discover 1 y Discover 2, incluyeron pacientes sin tratar previamente y otros en los que había fracasado alguna otra terapia. El fármaco «mostró una eficacia superior a los fármacos previamente aprobados, alcanzando respuestas en la escala ACR del 74% para esta enfermedad, y mostró seguridad con pacientes en los que habían fallado medicamentos inmunosupresores y biológicos».

Guselkumab alcanzó en ensayos respuestas en la escala ACR del 74% de mejoría en pacientes artritis psoriásica

ixekizumab-frente-a-adalimumab «Lo que se ha visto tras cinco años de uso desde los ensayos pivotales en dermatitis atópica es que tiene un alto nivel de eficacia, de seguridad y de conveniencia», ha añadido el Dr. Pablo de la Cueva, jefe de Dermatología del Hospital Unversitario infanta Leonor en Madrid. «Y lo que es importantísimo, que mantiene esas respuestas, lo vemos no solo tras los ensayos, también en la consulta, en la práctica clínica diaria«.

A los reumatólogos les preocupa especialmente el deterioro óseo progresivo que causa la artritis psoriásica y que no hay manera de recuperar. Según el Dr. Torre Alonso, este fármaco ha demostrado que evita esa progresión del daño estructural «y una mejoría importante en la calidad de vida del paciente». Y es que tanto la psoriasis en la piel como artritis psoriásica tienen un gran impacto en la salud física, pero también en la emocional, según han coincidido ambos médicos.

Dr. De la Cueva: «Mantiene esas respuestas, lo vemos no solo tras los ensayos, también en la consulta, en la práctica clínica diaria»

De las enfermedades inmunomediadas, la artritis psoriásica está por detrás de la artritis reumatoide en cuanto a su prevalencia, con un 0,58% de la población española afectada, según un estudio de 2016 de la Sociedad Española de Reumatología (SER). Este porcentaje se traduce en unos 300.000 pacientes. El 80% de ellos debutaron antes con psoriasis cutánea y un 10% lo hicieron de forma sincrónica con ambas enfermedades. Otro 10% el paciente debuta con artritris sin haber tenido lesiones cutáneas. «En estos casos el diagnóstico es muy complejo», ha señalado el Dr. Torre, quien ha insistido en la heterogeneidad de esta enfermedad, que complica el diagnóstico y el tratamiento.

«Actualmente se reconocen cuatro dominios de la enfermedad reumatológica: la artritis periférica, la entesitis, la dactilitis y la forma axial», ha explicado el catedrático. Cada uno de ellos puede manifestarse de forma única o combinada, «y esta es una de las dificultades que tiene la enfermedad a la hora de elegir una terapia«, ha añadido. En este sentido, tanto el catedrático como el dermatólogo, dos especialidades que trabajan juntas en el ámbito de la artritis psoriásica, han destacado que guselkumab da una respuesta a los cuatro.

Dr. Torre: «La artritis psoriásica es una enfermedad compleja y muy heterogénea»

«Si el paciente con psoriasis cutánea no ha desarrollado la reumatoide, para los dermatólogos es muy importante que tener un fármaco que cubra los cuatro dominios para evitar que desarrolle la artritis«, ha explicado el Dr. De la Cueva. Aunque este último punto ha dicho que tendrá que evidenciarse en los estudios. Por el momento, solo se financia para pacientes en los que ha fallado otro biológico. «Nuestro ideal es que pudiésemos indicarlo de forma temprana, probablemente cambiaríamos el curso natural de la enfermedad y no se llegaría a las gravedades que tratamos ahora», ha apuntado el dermatólogo.

Noticias complementarias