Inicio Actualidad Fundación Pfizer pone en valor la comunicación y la formación como herramientas...

Fundación Pfizer pone en valor la comunicación y la formación como herramientas para mejorar la salud mental

salud-mental

..Redacción.
Dos años de pandemia y restricciones han tenido un enorme impacto en la salud mental de la población. El incremento de este tipo de problemas ha supuesto también una mayor sensibilización de la población ante este tipo de enfermedades. Hemos sido testigos de las diferentes medidas tomadas para dar respuesta a las necesidades crecientes relacionadas con el aumento de los trastornos mentales. Un ejemplo de ello ha sido la nueva Estrategia de Salud Mental 2022-2026 presentada recientemente. Este documento recoge recomendaciones actuales y analiza el impacto del Covid-19, especialmente en la población más vulnerable.

Según los expertos, los continuos cambios sociales impactan en nuestra salud mental y conllevan la aparición de nuevas patologías

Una de las principales actuaciones que ha de plantearse nuestra sociedad es eliminar de manera definitiva el estigma que acompaña a las enfermedades mentales. Por ello, la Fundación Pfizer ha abordado este tema en un nuevo encuentro de «Ciencia en Constante Evolución: Salud Mental, de estigma a prioridad social». El presidente de la Fundación Pfizer, Sergio Rodríguez, ha querido destacar que «la salud mental es un tema que nos afecta a todos como sociedad y que está más presente que nunca en la agenda política y social. Según datos de la OMS, casi la mitad de la población mundial ha padecido en algún momento de su vida algún tipo de enfermedad mental repercutiendo ésta en la autoestima, en las relaciones sociales y en la calidad de vida de la persona afectada».

Durante el evento, se ha analizado la evolución de nuestra salud mental en los últimos años y el impacto de la pandemia, especialmente entre las mujeres, los niños y los jóvenes, que son algunos de los grupos de población más afectados. Además, también se han querido destacar las nuevas medidas que se están implementando para mejorar la situación actual, así como para eliminar el estigma social que todavía existe alrededor de ello.

Para mantener una buena salud mental lo más importante es la educación socioemocional desde las primeras etapas de la vida y una buena comunicación

La comunicación es una herramienta clave para la salud mental
En los últimos años se han visto incrementados los problemas de salud mental en la población infanto-juvenil. Este hecho ha provocado que los hospitales se llenen de adolescentes con enfermedades como «depresión, ansiedad, trastornos del vínculo, como los derivados de abusos o maltrato, trastornos de la alimentación o la ideación de suicidio», ha comentado el Dr. Celso Arango, catedrático de Psiquiatría

Además, el pasado presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), ha querido añadir que «para mantener una buena salud mental lo más importante es la educación socioemocional desde las primeras etapas de la vida y una buena comunicación. Compartir cómo te sientes, no es necesario que sea con psicólogos o psiquiatras, sino con las personas de tu alrededor, amigos o familiares. Es importante fomentar el respecto hacia la diversidad y la capacidad de detectar el sufrimiento ajeno. Asimismo, es importante comunicar la necesidad de ayuda sin vivirlo de forma vergonzosa».

«El recelo social hacia la enfermedad mental deriva principalmente del temor a las reacciones imprevisibles de los enfermos», ha manifestado María Ángeles Durán, catedrática de Sociología. «También deriva del coste humano y económico que conlleva para las familias de los enfermos, por su dificultad para incorporarse al proceso productivo y ser autónomos, social y económicamente».

Según datos de la OMS, casi la mitad de la población mundial ha padecido en algún momento de su vida algún tipo de enfermedad mental repercutiendo

«Hay que acabar con el estigma que supone el silencio», ha añadido el Dr. Celso Arango sobre el estigma que sufre la salud mental. «Que haya personas conocidas visibilizándolo es muy importante para eliminar estos estigmas». En muchas ocasiones, las personas que luchan con una enfermedad mental tienen que enfrentarse al estigma social y la discriminación que existe hacia este tipo de patologías.

Los cambios de estilo de vida, las condiciones sociales y económicas o los acontecimientos históricos que nos impactan, son variables que afectan a nuestra salud mental. En este sentido, Duran ha resaltado que «en las próximas décadas los problemas de salud mental vinculados al envejecimiento seguirán en aumento, lo que obligará a que se modifique el sistema sanitario, el residencial y los estilos de vida, no solo de los mayores sino de toda la población».

El impacto es mayor en mujeres y jóvenes. En el caso de los jóvenes, es la segunda causa de muerte, tras los accidentes de tráfico

Por su lado, el Dr. Celso Arango, ha querido poner el foco en los jóvenes debido a que es en esta edad cuando aparecen la mayoría de los trastornos mentales. «Las enfermedades mentales son la segunda causa de muerte entre los jóvenes, tras los accidentes de tráfico. Los trastornos mentales producen un mayor impacto en la vida de las personas entre los 10 y 20 años que el resto de las enfermedades médicas juntas».

Según Duran, las mujeres tienen menos recursos sociales y económicos para afrontar cualquier tipo de enfermedad. Además, están peor cubiertas por el sistema sanitario. Este grupo poblacional es más longevo que los hombres, tienen peores pensiones. Por ello, corren el riesgo de no ser bien cuidadas o de sufrir una medicalización excesiva.

Noticias complementarias