Inicio ASP Dra. Asunción Torregrosa (Seram): «En radiología es necesaria una formación específica que...

Dra. Asunción Torregrosa (Seram): «En radiología es necesaria una formación específica que no se obtiene con cuatro años de especialidad”

Presidenta de la Sociedad Española de Radiología Médica (Seram)

radiología-formación-específica

..Pablo Malo Segura.
La Dra. Asunción Torregrosa asumió el pasado junio el cargo de nueva presidenta de la Sociedad Española de Radiología Médica (Seram) tras dos años como vicepresidenta. En una entrevista con iSanidad aborda los desafíos para su mandato al frente de la sociedad, la situación de la radiología, la importancia de la humanización y los beneficios de aplicar la inteligencia artificial en la práctica diaria. En cuanto a la formación, la Dra. Torregrosa considera que cuatro años no son suficientes para abarcar todo el conocimiento que ofrece la especialidad y reclama la puesta en marcha de una formación específica, bajo el nombre de área de capacitación específica para la subespecialidad de radiología vascular e intervencionista.

La nueva presidenta de Seram también es responsable del Área Clínica de Imagen del Hospital la Fe de Valencia, presidenta de la Sociedad de Radiología de la Comunidad Valenciana (SRCV) y está en el comité ejecutivo de la Sociedad Europea de Radiología Gastrointestinal y Abdominal (Esgar).

¿Qué retos afronta para su mandato al frente de la Seram?
El primer reto sería aumentar la visibilidad de la especialidad y de los profesionales que trabajamos en ella de cara a la población general, a los pacientes y a las instituciones. Hoy en día se hacen innumerables técnicas de imagen, prácticamente a todos los pacientes que pasan por un centro de salud o un hospital se les prescribe una. Sin embargo, muy pocos conocen en qué consiste la técnica y que detrás de ella hay un profesional de una especialidad médica (radiólogo). Dada la subespecialización en la que nos vemos inmersos el segundo reto sería conseguir que desde el Ministerio de Sanidad se pusiera en marcha el área de capacitación específica para la subespecialidad de radiología vascular e intervencionista.

«El primer reto sería aumentar la visibilidad de la especialidad y de los profesionales que trabajamos en ella de cara a la población general, a los pacientes y a las instituciones»

Por otro lado, otro de nuestros objetivos es que los técnicos superiores de imagen diagnóstica tengan respuesta a sus reivindicaciones de aumentar su formación en cuanto a la concesión del grado de técnico. Hoy en día, hay un montón de técnicas muy complejas que necesitan de una formación muy específica. Si los técnicos hacen un buen estudio, los radiólogos podemos hacer mejor un diagnóstico correcto.

¿Qué beneficios generaría el área de capacitación específica?
La radiología vascular e intervencionista es una parte de la especialidad de radiodiagnóstico en la que por medio de técnicas mínimamente invasivas se realizan no solamente diagnósticos sino también tratamientos. Por ejemplo, un diagnóstico que se puede realizar es ver cómo está la circulación cerebral a través de la inserción de un catéter en una arteria de la ingle. Esta técnica serviría también para el tratamiento de un aneurisma cerebral por vía endovascular. Para llevarla a cabo es necesaria una formación específica que no se obtiene con los cuatro años de especialidad.

Por este motivo, creemos que debería haber un período específico de formación que se vehiculizara con el nombre de área de capacitación específica y que el Ministerio definiera los centros donde se podría cursar, la financiación y todo lo que conllevaría un año más de formación. El procedimiento ya está iniciado en el Ministerio, pero todavía no conocemos en que fase se encuentra. Insistiremos en que se lleve a cabo los antes posible.

«Debería haber un período específico de formación que se vehiculizara con el nombre de área de capacitación específica y que el Ministerio definiera los centros donde se podría cursar, la financiación y todo lo que conllevaría un año más de formación»

Actualmente, la especialidad se está desarrollando mucho puesto que está implicada no solo en el diagnóstico, sino también en el tratamiento de muchas enfermedades. Hoy en día, para tratar una metástasis hepática no hace falta meter al paciente en un quirófano, abrirle el abdomen y resecarle medio hígado. Probablemente, con un tratamiento local hecho por los radiólogos intervencionistas se trataría de manera correcta y con garantías.

¿Cuál es la situación actual de los radiólogos en España? ¿Hay suficientes especialistas?
No hay suficientes radiólogos en España. En 2022 se han ofertado 272 plazas de formación para radiodiagnóstico y se han cubierto todas, pero no son suficientes ya que la radiología es un servicio transversal que interacciona con todas las especialidades. Hay un desajuste entre el aumento exponencial de la demanda de pruebas radiológicas e imagen médica y el número de plazas ofertadas.

Las plazas hay que crearlas con dotación económica y requieren años de formación, no es fácil crearlas de un año para otro. A día de hoy, consideramos que siguen siendo insuficientes. También hay escasez de técnicos formados en técnicas más avanzadas como la resonancia magnética. La situación es inmejorable en cuanto a que hay trabajo para todos los especialistas en radiodiagnóstico, pero la carga de trabajo es notable dado que no somos suficientes.

«La situación es inmejorable en cuanto a que hay trabajo para todos los especialistas en radiodiagnóstico, pero la carga de trabajo es notable dado que no somos suficientes»

¿Considera adecuada la formación de los radiólogos o hace falta una actualización continua de los conocimientos para adaptarse a las nuevas tecnologías?
La formación que tenemos actualmente es adecuada en cuanto a contenidos y a la manera en la que se forman los especialistas por la vía MIR. Por el gran avance de nuestra especialidad debido al desarrollo tecnológico consideramos que esta formación no es suficiente y debería aumentar en un año. La complejidad de las técnicas radiológicas va en aumento y la relación con otros especialistas que también trabajan con imagen como los médicos nucleares también es cada vez mayor.

«Por el gran avance de nuestra especialidad debido al desarrollo tecnológico consideramos que esta formación no es suficiente y debería aumentar en un año»

Consideramos que cuatro años no son suficientes para abarcar todo el conocimiento que ofrece hoy en día la especialidad. Por lo tanto, a día de hoy la formación debe continuar después de obtener el título en cuanto a subespecializarse. Hoy en día se trabaja en subespecialización órganos-sistemas, aunque sigue habiendo radiólogos generales, la tendencia en todo el mundo es trabajar por áreas de conocimiento: mama, neurología, radiología de abdomen, torácica o vascular intervencionista. La subespecialización debe alcanzarse después de obtener el título de especialista.

¿Cuál debe ser relación del radiólogo con otros especialistas?
La radiología y los servicios de diagnóstico por imagen somos un servicio transversal. Nos relacionamos con todas las especialidades del hospital y tenemos un papel fundamental en muchas de ellas al trabajar por procesos. Por ejemplo, en cáncer de mama, el radiólogo tiene un papel extremadamente importante al estar en el centro del proceso diagnóstico. En otros procesos, como por ejemplo la cirrosis hepática, el cáncer de colon, el cáncer de pulmón o la radiología musculoesquelética el radiólogo también tiene un papel muy significativo. Hoy en día, los diagnósticos y la toma de decisión respecto a los tratamientos se realiza en un alto porcentaje en base a pruebas de imagen.

Nuestro papel es esencial, pero todavía se puede mejorar. Participamos en la rutina hospitalaria en todos los comités multidisciplinares y las sesiones clínicas, pero en otras especialidades, existe una oferta formativa de webinars y cursos online que abordan temas radiológicos sin contar con los radiólogos. Por ejemplo, hacer una mesa de trabajo sobre cáncer de pulmón y no invitar a un radiólogo torácico no tiene mucho sentido.

«Nos relacionamos con todas las especialidades del hospital y tenemos un papel fundamental en muchas de ellas al trabajar por procesos»

¿De qué forma ha afectado la pandemia a la especialidad de radiodiagnóstico?
La pandemia impactó a la especialidad en los picos agudos como en el resto de las especialidades. Hubo que adaptarse a una enfermedad infecciosa para la que no estábamos preparados ni tampoco sabíamos muy bien cuál era su proceso. También afectó porque al tener que derivar todos los recursos a los pacientes afectados por el Covid tuvimos que recortar en otras patologías, aumentando la lista de espera de resonancias de otros pacientes.

En concreto, intentamos que no afectara a los pacientes oncológicos para que no perdieran sus citas y controles, al tratarse de patologías más severas y con mayor carga de asistencia. Aun así, los medios de los que disponemos son limitados y les afectó. Con la buena voluntad de las gerencias de los hospitales, los directores de áreas y los profesionales se han ido haciendo turnos para intentar poner al día a todos estos pacientes.

¿Es necesaria una mayor humanización en radiología?
Hay que aumentar la humanización en toda la medicina y en todos los procesos asistenciales. La sobrecarga de trabajo puede mermar la humanización, ya que los profesionales somos seres humanos sujetos a variabilidad emocional. En radiología, al no ser tan visibles los profesionales y no tener tanto contacto con los pacientes salvo en determinados campos (ecografía o radiología vascular intervencionista), valdría la pena aumentar la humanización y poder explicar a los pacientes las pruebas que se les van a hacer, estar disponibles solucionar dudas y hacerle una entrevista previa a un TAC, una resonancia o una mamografía. La humanización siempre hay que aumentarla y va en beneficio tanto de los profesionales sanitarios como de los pacientes.

«Hay que aumentar la humanización en toda la medicina y en todos los procesos asistenciales»

¿Qué importancia tiene la inteligencia artificial en la práctica diaria del radiólogo?
En este momento se está comenzando a aplicar diferentes desarrollos tecnológicos basados en inteligencia artificial a la práctica de la radiología. Ahora, en lo que más nos ayuda es en la detección de anomalías. A día de hoy, estos resultados tienen que ser validados por el radiólogo. La inteligencia artificial en un futuro a corto y medio plazo tiene que ir de la mano de los radiólogos. Hoy en día, la mayoría de hospitales trabajamos con otros profesionales como los ingenieros biomédicos, que son los que desarrollan estas técnicas.

La inteligencia artificial es una herramienta de una utilidad inmensa para la práctica diaria en radiología. Es un proceso que está comenzando y poco a poco va a ir adquiriendo mayor importancia. Actualmente, tiene mayor relevancia en la parte de investigación, pero esperamos que en un breve periodo de tiempo la inteligencia artificial se vaya integrando en la práctica diaria.

«La inteligencia artificial es una herramienta de una utilidad inmensa para la práctica diaria en radiología. En lo que más nos ayuda ahora es en la detección de anomalías»

En concreto, una nueva técnica de inteligencia artificial es la radiogenómica, ¿qué beneficios ofrece?
La radiogenómica es una parte de la radiómica que se basa en el análisis de las imágenes obtenidas. Por medio de estas técnicas de inteligencia artificial se pueden hacer análisis intrínsecos y correlacionarlos con determinadas alteraciones genéticas y moleculares que se producen a nivel celular, sobre todo en los procesos oncológicos. En breve, estas técnicas se incorporarán a la práctica diaria de forma rutinaria.

La principal utilidad de la radiogenómica es que solo con realizar una técnica de imagen podemos darle al oncólogo la información de que un paciente tiene una determinada anomalía y está relacionada con una alteración genética concreta. Por lo tanto, con estas técnicas avanzadas se va a poder aplicar el tratamiento más adecuado para cada paciente, ahorrando tiempo y dinero. El objetivo de la radiogenómica es hacer una medicina personalizada que vaya a al problema particular de cada paciente y de cada tumor. Esto siempre va a ser beneficioso para los pacientes.

«El objetivo de la radiogenómica es hacer una medicina personalizada que vaya a al problema particular de cada paciente y de cada tumor»

¿Qué ventaja aportan las nuevas técnicas radiológicas mínimamente invasivas?
Las técnicas de radiología vascular intervencionista permiten un abordaje de los tumores percutáneo, sin necesidad de cirugía, y realizado de forma ambulatoria o semiambulatoria. Esto genera varias ventajas como disminución del dolor, menos complicaciones y menor estancia hospitalaria.

Por otro lado, realizar un TAC espectral canalizando una vía para poner contrastes y luego un escáner con determinado nivel de radiación también es una técnica mínimamente invasiva. Ayudados por la industria, cada vez se está desarrollando la tecnología de manera más rápida y óptima para el paciente, reduciendo la carga de radiación, lo que supone una ventaja para el paciente.

Actualmente, estamos en pleno proceso de renovación tecnológica con el Plan Inveat con cargo a los fondos europeos para la renovación de los parques tecnológicos. Los radiólogos tenemos mayor capacidad de adaptación que ninguna otra especialidad. Todas los avances son mejoras para los pacientes, que van a recibir menos radiación. El tiempo de adquisición de las técnicas cada vez es más corto, y los procesos son cada vez más automáticos, por lo que ahorran tiempo y benefician a pacientes y profesionales.

Noticias complementarias