Dos estudios muestran que las nuevas subvariantes de Ómicron evaden mejor las terapias y los anticuerpos de las vacunas

subvariante-Ómicron

..Redacción.
Dos estudios demuestran que las nuevas subvariantes de Ómicron, BQ.1, BQ.1.1 Y BA.2.75.2 evaden mejor las terapias y los anticuerpos de las vacunas. En concreto, una nueva investigación de la Universidad Estatal de Ohio muestra que estas subvariantes esquivan los anticuerpos neutralizantes generados por la vacuna contra el Covid-19 y la infección que las versiones anteriores de Ómicron.

En su trabajo, publicado en la revista científica Cell Host & Microbe, los investigadores analizaron los anticuerpos neutralizantes en muestras de suero sanguíneo de profesionales de la salud vacunados y de los que se habían vacunado o infectado recientemente contra varias subvariantes en circulación. Tres subvariantes de Ómicron destacaron por su resistencia a la respuesta inmunitaria de los anticuerpos: BQ.1, BQ.1.1 y BA.2.75.2.

Las subvariantes BQ.1, BQ.1.1 y BA.2.75.2. destacan por su resistencia a la respuesta inmunitaria de los anticuerpos

«Las subvariantes BQ.1 y BQ.1.1 son mucho mejores a la hora de evadir la respuesta de anticuerpos mediada por el refuerzo. Así, los títulos de anticuerpos neutralizantes son claramente mucho más bajos», ha comentado Shan-Lu Liu, autor principal del estudio. Los resultados mostraron una disminución de aproximadamente 20 veces en los anticuerpos generados por la vacuna y la dosis de refuerzo que podían neutralizar el BQ.1 y el BQ.1.1 en comparación con los anticuerpos neutralizantes contra el virus original del SARS-CoV-2.

Del mismo modo, los niveles de anticuerpos neutralizantes generados por la infección durante la ola de BA.1 fueron significativamente menores contra las subvariantes BQ que contra el virus original. Además, los títulos de anticuerpos contra las subvariantes BQ generados por la infección durante BA.4/5 no alcanzaron el nivel de detección. «Los resultados sugieren que no se puede contar con la infección natural para protegerse contra las subvariantes que circulan actualmente», ha resaltado Liu.

Las mutaciones en la proteína espiga de las diferentes variantes del SARS-CoV-2 confieren resistencia a las terapias individuales con anticuerpos

La subvariante de Ómicron BQ.1.1, resistente a todas las terapias
El segundo estudio, estudio realizado por investigadores del Centro Alemán de Primates – Instituto Leibniz para la Investigación de Primates y la Universidad Friedrich-Alexander, ha demostrado que la subvariante de Ómicron BQ.1.1, en aumento en todo el mundo, es resistente a todas las terapias de anticuerpos aprobadas actualmente. Como resultado de una infección o de una vacunación contra el Covid-19, se desencadena una respuesta inmunitaria que conlleva la formación de anticuerpos neutralizantes que ayudan a proteger contra la (re)infección con el SRAS-CoV-2 o contra un curso grave de la enfermedad.

Los anticuerpos neutralizantes protegen al unirse a la proteína viral de la espiga, que impide que el virus entre en las células. Sin embargo, debido a mutaciones en la proteína pico, algunas variantes del SARS-CoV-2, en particular la variante Ómicron, evaden los anticuerpos neutralizantes y causan infecciones sintomáticas incluso en personas vacunadas o convalecientes. Esto se denomina evasión inmunitaria y amenaza a los grupos de alto riesgo, como los ancianos y las personas con el sistema inmunitario debilitado. A menudo no consiguen desarrollar una respuesta inmunitaria suficiente para protegerse de la enfermedad grave, incluso después de una vacunación completa.

Según los investigadores, es importante vigilar regularmente si los anticuerpos terapéuticos siguen siendo eficaces contra las variantes virales que circulan actualmente

Para proteger a los pacientes de alto riesgo, se administran anticuerpos producidos biotecnológicamente como medida preventiva o como terapia temprana al confirmarse la infección por el SARS-CoV-2. Las mutaciones en la proteína espiga de las diferentes variantes del SARS-CoV-2 confieren resistencia a las terapias individuales con anticuerpos. Por lo tanto, es importante vigilar regularmente si los anticuerpos terapéuticos siguen siendo eficaces contra las variantes virales que circulan actualmente.

Este trabajo se ha publicado en la revista científica The Lancet Infectious Diseases. Así, ha investigado la eficacia de las terapias de anticuerpos aprobadas para inhibir las subvariantes ómicron actualmente en circulación. Los investigadores descubrieron que la subvariante de Ómicron BQ.1.1, que está aumentando en todo el mundo, es resistente a todas las terapias de anticuerpos disponibles.

«Para nuestros estudios probamos doce anticuerpos individuales y cuatro cócteles de anticuerpos. De ellos, seis están aprobados para uso clínico en Europa», ha comentado Prerna Arora, autora principal del estudio.

Los investigadores descubrieron que ni los anticuerpos individuales ni los cócteles de anticuerpos  podía neutralizar la subvariante BQ.1.1 de Ómicron

Los investigadores descubrieron que la subvariante BQ.1.1 de Ómicron no podía neutralizarse ni por los anticuerpos individuales ni por los cócteles de anticuerpos. En cambio, la subvariante Ómicron BA.5 seguía siendo neutralizada por un anticuerpo aprobado y dos cócteles de anticuerpos aprobados.

«Teniendo en cuenta los pacientes de alto riesgo, nos preocupa mucho que la subvariante Ómicron BQ.1.1 sea resistente a todas las terapias de anticuerpos aprobadas. Especialmente en las regiones en las que BQ.1.1 está muy extendida, los médicos no deberían confiar únicamente en las terapias con anticuerpos cuando traten a pacientes infectados de alto riesgo, sino que también deberían considerar la administración de otros fármacos como paxlovid o molnupiravir», ha detallado el director del estudio, Markus Hoffmann.

Este hallazgo pone de relieve la importancia de desarrollar nuevas terapias de anticuerpos contra Covid-19. «El desarrollo cada vez mayor de la resistencia a los anticuerpos de las variantes del SARS-CoV-2 exige el desarrollo de nuevas terapias. Lo ideal es que se dirijan a regiones de la proteína de la espiga que tengan poco potencial para las mutaciones de escape», ha concluido Stefan Pöhlmann, jefe de la Unidad de Biología de la Infección del Centro Alemán de Primates – Instituto Leibniz para la Investigación de Primates.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en