Inicio ASP El CNB-CSIC identifica dos proteínas clave en la regulación de la infección...

El CNB-CSIC identifica dos proteínas clave en la regulación de la infección del hongo que causa la candidiasis

Compartir

..Redacción.

Investigadores del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB-CSIC) han identificado dos proteínas, p38 y p38, que desempeñan un papel relevante en la regulación de la infección por el hongo ‘Candida albicans’, responsable de la candidiasis.

Como informa en un comunicado el CNB-CSIC, el trabajo, del que se ha hecho eco EMBO Molecular Medicine, demuestra que la deficiencia de estas proteínas -p38 y p38- en un modelo animal, intervienen a dos niveles diferentes para contener la infección.

Por un lado la ausencia de ambas proteínas potencia la capacidad antifúngica de las células del sistema inmune innato del paciente y, al mismo tiempo disminuye la inflamación aguda que puede producir un daño severo en los órganos del individuo afectado.

Al administrar fármacos inhibidores de p38 y p38 a roedores con candidiasis, la presencia del hongo ‘Cándida albicans’ se redujo

Como explica la investigadora del CNB-SCIC y directora de este trabajo, Ana Cuenda, “al administrar fármacos inhibidores de p38 y p38 a roedores con candidiasis, observamos que la presencia del hongo se reduce. Esto sugiere que ambas proteínas pueden ser dianas interesantes para diseñar nuevas y más efectivas estrategias contra la infección por ‘Candida albicans’ en humanos”.

El hongo ‘Candida albicans’ puede causar una amplia variedad de infecciones, incluyendo la de la boca, lengua, vagina y el esófago, pero la candidiasis a menudo es invasiva, afectando a tejidos profundos. Entre las más graves está la infección de la sangre (fungemia), un problema importante para pacientes hospitalizados que sean vulnerables. Por ello, no se exagera al afirmar que para el organismo las infecciones fúngicas deben ser consideradas como una amenaza de primer orden, sin embargo, la realidad es que su impacto en la salud humana no está tan reconocido como sucede con otras patologías, ya que se estima que la candidiasis sistémica afecta cada año a más de medio millón de individuos, siendo especialmente grave en personas inmunodeprimidas, con enfermedades autoinmunes o VIH, como también en pacientes bajo tratamiento con quimioterapia o recuperándose de un trasplante; la mortalidad por candidiasis sistémica en estos grupos asciende a un 40%.

En los últimos años se han incrementado las infecciones por candidiasis

Los tratamientos existentes son insuficientes y las resistencias a los fármacos antifúngicos están aumentando en todo el mundo. En los últimos años se han incrementado las infecciones por cándida, así como las recaídas después del tratamiento”, por ello la relevancia del trabajo del CNB-CSIC, ya que “profundizar en el estudio del papel de p38 y p38 puede ofrecer nuevas estrategias terapéuticas para combatir la candidiasis”, concluye Cuenda.