Inicio ASP Carlos Mur: “El gran drama que viven muchos hospitales es que no...

Carlos Mur: “El gran drama que viven muchos hospitales es que no pueden retener el talento de los médicos MIR”

Compartir

..Cristina Cebrián.
Tras seis años de carrera, un examen tipo oposición y cuatro años más de especialización, los médicos MIR se enfrentan a un reto aún mayor si cabe: su futuro laboral. ¿Cómo se prepara el médico para buscar un puesto de trabajo? ¿Cuáles son las salidas más rentables y menos precarias? Éstas y otras cuestiones se abordaron durante un nuevo coloquio organizado por iSanidad en el que participaron Carlos Mur, gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada en Madrid y Daniel Sánchez, vicepresidente de Asuntos Externos del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM).

Estamos ante una de las formaciones especializadas que más se prologa en el tiempo, en torno a los 12 años, y esto es algo que, para Daniel Sánchez, supone “una idiosincrasia que hace que no salgamos de la carrera directamente al mercado laboral sino a una segunda etapa de formación”. De hecho, hay determinadas habilidades que se potencian en otras carreras universitarias, mientras que en Medicina no ocurre así, ya que según comenta Sánchez “se tiene una imagen de la carrera equivocada, de que tenemos un trabajo asegurado y sueldo fijo, pero esto es mentira”.

Carlos Mur: “No hay ningún tipo de taller o curso destinado específicamente para tener un acceso al mercado laboral como quizás ocurra en otras disciplinas”

En este sentido, Carlos Mur añade que en esta cuantía de tiempo hay que sumar algunos años más por el examen MIR, que varía en función de la especialidad que se quiera cursar o de la ciudad elegida. Además, en su opinión, todavía hay carencias de formación concreta en el Grado de Medicina, como los aspectos administrativos o legales, los relacionados con la gestión sanitaria o con la bioética, etc. “Es verdad que no hay ningún tipo de taller o curso destinado específicamente para tener un acceso al mercado laboral como quizás ocurra en otras disciplinas”, comenta el gerente y añade que la mayoría de las salidas laborales una vez terminada la residencia se basan en “marchar algún tiempo al extranjero para formarnos específicamente en alguna área, o bien seguir trabajando en el hospital donde te has formado como residente, o bien buscas meter poco a poco la cabeza en el sistema público, mediante sustituciones, bajas maternales… y poco a poco ir avanzando en contratos, o bien acceder a otros entornos como la sanidad privada”.

Mur propone llevar a cabo un análisis preliminar que determine el número de profesionales que se necesitan en el sistema sanitario para correlacionarlo con el número de plazas MIR que se oferten por las distintas especialidades

El problema de este tipo de salidas laborales en Medicina es que “al final no son trabajos que tengan una continuidad, se empalman muchos contratos en unas condiciones laborales bastante precarias y no es cuestión de cómo te buscas la vida sino de que existen muy pocas posibilidades de fijar profesionales dentro del sistema, porque hay mucha temporalidad”, afirma el representante del CEEM.

Bajo la experiencia como gerente del Hospital de Fuenlabrada, en el que se forman decenas de residentes, para Carlos Mur “el gran drama que viven muchos hospitales es que no pueden retener todo el talento que han formado y del que han contribuido a desarrollar como hospital”. Para mejorar esta situación, Mur propone llevar a cabo un análisis preliminar que determine el número de profesionales que se necesitan en el sistema sanitario para “correlacionarlo con el número de plazas MIR que se oferten por las distintas especialidades”.

Registro Estatal de Profesionales Sanitarios
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad anunció recientemente su propósito de crear un Registro Estatal de Profesionales Sanitarios (REPS), para conocer el número exacto de profesionales sanitarios que se encuentran trabajando en los servicios del Sistema nacional de Salud. Según el Ministerio, plantean su puesta en marcha y acceso a partir del 23 de diciembre de este mismo año.

Sin embargo, no parece que esta fecha se vaya a cumplir estos retrasos en la puesta en funcionamiento del registro hacen que no se adapte a la realidad tan cambiante en la que vivimos. “En los próximos cinco años va a haber una jubilación de un número enorme de profesionales de la medicina en España y la tasa de reposición, concepto muy importante a la hora de valorar la convocatoria de ofertas públicas de empleo, va a variar enormemente en algunas Comunidades Autónomas y hay algunas especialidades donde no hay posibilidad de cubrir todas las jubilaciones que se van a producir, mientras que en otras especialidades hay casi un exceso de especialistas formados”, comenta Carlos Mur.

Daniel Sánchez: “Hay gente que no obtiene plaza y tienen que repetir el examen; por otro lado, está la gente que acaba una especialidad y se encuentra ante una perspectiva de precariedad laboral, temporalidad, de no poder realizar su proyecto de vida y prefieren volver a preparar el examen MIR”

En la misma línea, Daniel Sánchez se muestra escéptico con la idea de repetir el examen MIR para formarse en una nueva especialidad que permita al médico continuar así en el mercado laboral durante el desempeño de la residencia. Sánchez explica que la re especialización trae consigo dos problemas fundamentales. “El primero de ellos es que hay gente que no obtiene plaza y tienen que repetir el examen; por otro lado, está la gente que acaba una especialidad y se encuentra ante una perspectiva de precariedad laboral, temporalidad, de no poder realizar su proyecto de vida y prefieren volver a preparar el examen MIR, con la base de conocimientos que ya tienen, para ver si así consiguen otros cuatro años de una mínima estabilidad”, explica Sánchez. Por lo tanto, ante estas alternativas, desde el CEEM se muestran preocupados, no por la re especialización, sino porque “se están ocupando plazas de gente que podría llegar a entrar al sistema”.

Alternativas al examen MIR
En nuestro país, el sistema MIR es un tipo de sistema de acceso al mercado laboral tras la carrera de Medicina que deja pocas alternativas. Sin embargo, el psiquiatra y gerente del Hospital de Fuenlabrada deja claro que sí hay alternativas al MIR, aunque sean pocas. “Está el cuerpo de Instituciones Penitenciarias, las residencias geriátricas y sociosanitarias, la investigación e, indudablemente, la salida al extranjero”, repasa Mur.

Sí hay alternativas al MIR, aunque sean pocas. Está el cuerpo de Instituciones Penitenciarias, las residencias geriátricas y sociosanitarias, la investigación e, indudablemente, la salida al extranjero

Con respecto a la alternativa de la investigación frente a la práctica clínica, el vicepresidente de Asuntos Externos del CEEM opina que “la investigación en este país está bastante fastidiada por la falta de fondos” y también considera desde su experiencia dentro del CEEM que “la mayor parte de los estudiantes de medicina, cada vez están más interesados por la investigación, bien sea investigación de la práctica clínica o de la investigación básica”.

Sanidad Militar
A la hora de hablar de salidas laborales más “atípicas” o alejadas del examen MIR, Sánchez recuerda que también existe la sanidad Militar, aunque no lo considera como una salida laboral al uso ya que “si se han convocado 6.514 plazas MIR en la última convocatoria, para Sanidad Militar había 44 plazas”. Por lo tanto, recuerda que incluso dentro del sistema MIR también es complicado acceder a ciertas especialidades con unas condiciones mínimas de estabilidad laboral.

Por último, Mur se muestra sorprendido ante la idea de que la medicina es una profesión “que da dinero”, ya que él es responsable de firmar unas 400 nóminas de médicos todos los meses y afirma que “esta idea no es así en absoluto, sobre todo si establecemos la comparativa relativa a los salarios de los médicos en países de nuestro entorno y donde probablemente el sistema de fijo más variable también en los hospitales del sistema público permite reconocer la formación, el valor que se aporta a la organización o el talento que se retiene”, concluye el gerente.