Inicio ASP OMS: La mayoría de países con programas de salud mental no los...

OMS: La mayoría de países con programas de salud mental no los apoyan con recursos humanos y financieros necesarios

Compartir

..Redacción.
La falta de inversión en personal y programas adecuados para tratar a los enfermos mentales supone para los países un enorme coste económico y consecuencias que repercuten directamente en la calidad de los pacientes. Ante situación, esta semana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a revertirla.

La agencia sanitaria de Naciones Unidas presentó el Atlas de la Salud Mental, ya el quinto de su género, y en el que se hace una evaluación de cómo los países deberían abordar el creciente problema de las enfermedades mentales.

En palabras de la directora de programas del departamento de Salud Mental de la OMS, Tarum Dua, “la mayoría de los países que tienen programas de salud mental no los apoyan con los recursos humanos y financieros necesarios”.

En el mundo una de cada 10 personas necesitará en algún momento de su vida tratamiento para una dolencia mental

Las cifras son ciertamente preocupantes tanto a medio como a largo plazo, y es que se estima que en el mundo  una de cada 10 personas necesitará en algún momento de su vida tratamiento para una dolencia mental, y que una de cada cuatro -el 25 % de la población- padecerá a lo largo de su vida un desorden mental. A pesar de estos datos, el problema no se está tratando con la suficiente urgencia, según Dua.

En los países en desarrollo, la proporción de trabajadores de la salud puede llegar a ser de 2 por cada 100.000 habitantes, mientras que en los países desarrollados se incrementa a 70 por 100.000 habitantes. Por otra parte, el gasto en dolencias mentales en los países de ingresos bajos y medios ronda 1 dólar per cápita, mientras que en los países ricos asciende a 80 dólares.

En salud mental “quien invierte un 1% del gasto sanitario debería invertir un 5%, quien invierte un 5% debería invertir un 10%, el gasto debe aumentar globalmente”

Pero en todos los casos es insuficiente. Quien invierte un 1% del gasto sanitario debería invertir un 5%, quien invierte un 5% debería invertir un 10%, el gasto debe aumentar globalmente”, lamenta la directora de programas del departamento de Salud Mental de la OMS que, añade que “la mayoría” del gasto es invertido en hospitales mentales, “una medida” que va en contra de la política de integrar a los enfermos en la comunidad o en centros sanitarios regulares.

Menos de la mitad de los 139 países que han establecido programas nacionales de salud mental cumplen con las directrices establecidas por la OMS de socializar a los pacientes con dolencias mentales en lugar de “encerrarlos” en instituciones especializadas.

El informe de la OMS incide además en el hecho de que aumentar el gasto en salud mental no es un dispendio, sino todo lo contrario, una inversión, y es que que se ha calculado que por cada dólar invertido en tratar enfermedades mentales comunes como la depresión y la ansiedad se obtiene un retorno de 4 dólares en la habilidad para trabajar.

No hacerlo tiene un efecto devastador. Según un estudio realizado en 36 países del mundo con niveles socioeconómicos variados, la falta de reconocimiento y de tratamiento a las enfermedades mentales comunes puede llegar a derivar en una pérdida de hasta un 1 billón de dólares cada año.

La depresión y la ansiedad son las enfermedades mentales que más afectan a la población española

En noviembre de 2016, en el marco del XIX Congreso Nacional de Psiquiatría que se celebró en Palma de Mallorca, se dio un dato más que preocupante para España, y es que el 25% de la población de nuestro país a lo largo de su vida al menos una enfermedad mental. Siendo las enfermedades mentales “que más afectan a la población española”, por este orden, “la depresión y la ansiedad, tras las cuales aparecen otros trastornos graves como son la esquizofrenia, el trastorno bipolar o el trastorno obsesivo-compulsivo”, alertaba el por entonces presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), Miguel Bernardo.

Artículos relacionados