Inicio ASP La falta de sueño y un desayuno insuficiente favorecen la obesidad infantil...

La falta de sueño y un desayuno insuficiente favorecen la obesidad infantil en España

..Cristina Cebrián.
Que España sea uno de los países donde más se valora la dieta mediterránea no implica que la población la lleve a cabo de una forma adecuada. De hecho, según los resultados del estudio ENPE de 2016, la prevalencia de sobrepeso estimada en adultos en nuestro país es del 39,3% y la de obesidad general es del 21,6%. Con respecto a la obesidad infantil, la prevalencia alcanza el 18,1%, según los datos del estudio Aladino, editado por el Ministerio de Sanidad en 2015. En este estudio se analizó a 10.899 niños de entre 6 y 9 años, cuya prevalencia de sobrepeso fue del 23,2%.

Una inadecuada nutrición puede provocar trastornos alimentarios como la obesidad

Los altos niveles de obesidad infantil preocupan y mucho a los expertos, tanto en la especialidad de Pediatría como en Nutrición. En el marco del XVII Congreso de la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ) y de la X Jornada de la Associació Catalana de Ciències de l’Alimentació, la doctora Ascensión Marcos, vicepresidenta del Comité Científico del XVII Congreso de la SEÑ y profesora de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), señala que, aunque nuestro país tiene la dieta mediterránea, “ésta no se sigue como se debería y los mensajes sobre una dieta saludable son muy controvertidos y, en la mayoría de los casos inciertos, con lo cual se desinforma al consumidor en materia alimentaria”. Por lo tanto, una inadecuada nutrición, añade la especialista, puede provocar trastornos alimentarios como la obesidad.

Dr. Moreno: “Observamos todavía una muy elevada frecuencia de obesidad infantil”

Desde la SEÑ, su presidente Luis Moreno comenta que la obesidad infantil es, sin duda, “un problema de salud pública, el más importante que afecta a esta población desde el punto de vista del estilo de vida y de la nutrición”. Aunque la obesidad en España ha estado en un continuo aumento durante las últimas décadas, ahora parece que se ha estabilizado, “incluso con una ligera tendencia a disminuir”, señala el Dr. Moreno, aunque advierte que esto hay que verlo con precaución, “porque en todo caso observamos todavía una muy elevada frecuencia de obesidad infantil”.

Factores de riesgo de la obesidad infantil
Para el Dr. Moreno existen dos aspectos fundamentales que provocan la obesidad infantil. El primero de ellos, el desayuno que realizan los jóvenes. “No tenemos mucha información, pero sí nos consta que hay niños que no desayunan y, además, suele haber déficit en el aporte de alimentos”. Para paliar este mal hábito, el doctor recomienda que, entre el desayuno que se tome en casa y el almuerzo de la escuela, los niños ingieran tres grupos de alimentos, lácteos o sus derivados, cereales y una pieza de fruta.

“Los niños deberían acostarse temprano para tener las horas de sueño indicadas y poder empezar el día en buenas condiciones, empezando con un buen desayuno”

El segundo factor de riesgo de la obesidad infantil que destaca el presidente de la Sociedad Española de Nutrición es la falta de horas de sueño. “Los niños se cuelen acostar tarde, con lo cual tienen menos tiempo por la mañana y eso dificulta que puedan desayunar con tranquilidad. En la medida de lo posible, los niños deberían acostarse temprano para tener las horas de sueño indicadas y poder empezar el día en buenas condiciones, empezando con un buen desayuno”, comenta el Dr. Moreno.

Inmunonutrición como línea de investigación
La interacción entre la nutrición y nuestro sistema de defensa, llamada Inmunonutrición, es una materia emergente “que nos permite trabajar en estudios basados fundamentalmente en tres líneas de investigación: el estudio de los efectos de nutrientes, los compuestos bioactivos y los alimentos sobre el sistema inmunitario”, explica la Dra. Marcos.

La Inmunonutrición permite la evaluación mediante biomarcadores inmunológicos del estado nutricional en el que se encuentran las diversas poblaciones supuestamente sanas pero con riesgo de malnutrición 

Además, esta interacción permite la evaluación mediante biomarcadores inmunológicos del estado nutricional en el que se encuentran las diversas poblaciones supuestamente sanas pero con riesgo de malnutrición. También analiza la evolución de los pacientes con enfermedades relacionadas con la nutrición y el sistema inmune, entre las que se encuentran alergias alimentarias y demás atopias, trastornos alimentarios, obesidad, síndrome metabólico, diabetes, enfermedades cardiovasculares, distintos tipos de cáncer y patologías de características autoinmunes, como fibromialgia, esclerosis múltiple y enfermedad de Alzheimer.

Artículos relacionados