Inicio ASP La vacunología inversa permite diseñar vacunas efectivas frente a enfermedades como la...

La vacunología inversa permite diseñar vacunas efectivas frente a enfermedades como la meningitis o el VPH

Compartir

..Redacción.
La investigación no deja de progresar para lograr vacunas más eficaces, con componentes mejor tolerados y que amplíen su rango de protección gracias a técnicas novedosas como la vacunología inversa, y es que este fue sobre el que se habló en el marco de la jornada ‘Ciencia, tecnología y serendipia: fórmula magistral de las vacunas’, organizada por GSK en Santander.

La Dra. Silvia Cobaleda, del Departamento Médico de Vacunas de GSK, durante su ponencia, lllamada ‘¿Quo Vadis Vacunas?’ hizo un recorrido por el desarrollo de las vacunas en los últimos dos siglos. “Desde el año 2010 las nuevas plataformas tecnológicas nos están permitiendo diseñar vacunas frente a enfermedades para las que hasta ahora no éramos capaces de tener vacunas eficaces, gracias a, por ejemplo, la vacunología inversa, la biología sintética o la vacunología estructural”, destacó.

¿Qué es la vacunología inversa?

La vacunología inversa, en el diseño de vacunas basado en la identificación de componentes del patógeno que tienen mayor probabilidad de ser inmunógenos, ha supuesto un enfoque novedoso. Como indica la Dra. Cobaleda,  “esta metodología se ha aplicado en el desarrollo de la vacuna frente al meningococo B, Bexsero, indicada a partir de los dos meses de edad”´.

Mediante esta técnica se consiguió seleccionar cuatro antígenos que “han demostrado, tanto durante los ensayos clínicos como tras su utilización en la vida real, una amplia protección frente a la enfermedad meningocócica invasiva, que puede tener graves consecuencias”, añade.

Uno de los principales desafíos a los que se enfrentan las vacunas actuales es la inmunosenescencia

Asimismo, en esta jornada, intervino la Dra. Charo Cambronero también del Departamento Médico de Vacunas de GSK, quien durante su presentación ‘Retos para la Vacunología Moderna’, habló de los desafíos a los que se enfrentan las vacunas actuales, destacando como uno de los principales la inmunosenescencia. Al respecto detalló que “se trata del deterioro fisiológico que sufre nuestro sistema inmune debido al envejecimiento. Algunas de las consecuencias de esta alteración son, entre otras, un mayor riesgo y severidad de las infecciones, un aumento del cáncer y enfermedades autoinmunes y una menor respuesta a la vacunación”.

Otros retos son la vacunación de población con alteraciones del sistema inmune o con enfermedades crónicas que pueden afectar también a la respuesta inmune, así como el diseño de vacunas frente a patógenos de gran complejidad como son el VIH, VPH, virus varicela zoster. A su juicio, “estas situaciones hacen necesarias nuevas aproximaciones en el diseño de vacunas para mejorar la protección mediante la adecuada activación del sistema inmune”.

Artículos relacionados