Inicio ASP Fernández-Bosch: “Si se derivaran pronto los pacientes a las unidades de dolor,...

Fernández-Bosch: “Si se derivaran pronto los pacientes a las unidades de dolor, se ahorraría”

Compartir

..Juan Pablo Ramírez
La concienciación sobre el dolor es cada día más amplia. Las unidades de dolor, dotadas de sofisticados equipamientos tecnológicos, en la mayoría de los hospitales del Sistema Nacional de Salud han permitido abordar de una manera más efectiva y segura a estos pacientes. Gemma Fernández Bosch, presidenta de la Asociación de Pacientes contra el Dolor Sine Dolore, destaca la importancia de estas unidades que consiguen no solo mejorar la calidad de vida de las personas afectadas, sino que también permitirían ahorrar si los pacientes se derivaran pronto.

Atención primaria u hospital, ¿dónde se debe abordar el dolor?
Creemos que debe abordarlo el especialista de hospital porque está formado para esto y tiene más conocimientos sobre dolor. Evidentemente atención primaria atiende los primeros síntomas, pero cuando han pasado más de tres semanas si se deriva rápidamente a una unidad quizás se podría ayudar mucho más. Cuando una persona llega a una unidad de dolor, lleva muchos meses yendo de médico en médico y sin solucionarle el problema. Al llegar a un unidad siempre es un poco más difícil porque el dolor ya se ha cronificado.

¿Está llegando tarde el paciente a las unidades de dolor?
Sí. Normalmente llega cansado de ir médico en médico. Llega con un dolor cronificado e invalidante. No es solo en un foco, en un brazo, por ejemplo, sino en todo el cuerpo. Ese dolor provoca que el paciente no descanse por las noches y todos sabemos lo importante que es. Los pacientes incluso entran en depresión porque ven que no se cura el dolor.

El paciente suele llegar a las unidades de dolor con un dolor cronificado e invalidante

¿Cuál es la incidencia del dolor?
Según la Organización Mundial de la Salud, el 20% de la población mundial sufre de dolor crónico. Es una cifra muy elevada. La incidencia en España es muy parecida. Por ejemplo, si preguntamos a cuatro o cinco familias, seguro que todas ellas tienen un miembro que sufre dolor o en un momento determinado ha sufrido un dolor que afortunadamente ha desaparecido un poco pero a veces vuelve.

¿Qué están aportando las unidades dolor a estos pacientes?
Cada unidad de dolor de hospital tiene su filosofía y su manera de actuar. La asociación lucha por mejorar la calidad de vida de los pacientes, que tengan con esa misma enfermedad una mejor calidad de vida. Sabemos que el dolor crónico no se cura porque está cronificado. Pero un paciente puede llevar una vida si sufrir, que pueda tener picos de dolor, pero que no sea invalidante. Vivir con dolor es insoportable y no solo para el paciente. Al final repercute en los familiares y personas cercanas o en el trabajo. Desde las unidades se trata de facilitar una medicación adecuada para que tenga los mínimos efectos secundarios y que sea beneficioso para el paciente.

Según la Organización Mundial de la Salud, el 20% de la población mundial sufre de dolor crónico

¿Existe suficiente implantación de las unidades de dolor en el Sistema Nacional de Salud?
Desde mi punto de vista, creo que hay que apostando. Hay gente que no tiene acceso aún. Nosotros nos han llamado muchos pacientes de diferentes comunidades autónomas que tienen un dolor invalidante y que no saben que hacer. Les tenemos que explicar que deben acudir a su médico para que le derive a la unidad. Una persona no puede decidir por sí misma para ir a la unidad. El médico de cabecera debe mandarlo a un especialista de la unidad del dolor.

Son unidades que cuentan con un importante equipamiento tecnológico y suponen una gran inversión, ¿puede ser un freno para su implantación?
Creo que se derivaran los pacientes con anterioridad conseguiríamos ahorrar. Mientras que ocupan consultas de otros especialistas, ya sea el traumatólogo, el neurólogo…, no llegan a la unidad. Si a la mínima los derivaran allí, no se consumirían otros recursos. Cada comunidad lo tiene organizado de una manera. Nosotros creemos en el papel de estas unidades y tenemos la prueba en todos los pacientes que van a la unidad encuentran una mejoría. Las unidades de dolor están establecidas en la mayoría de los hospitales.

Desde las unidades se trata de facilitar una medicación adecuada para que tenga los mínimos efectos secundarios y que sea beneficioso para el paciente

El dolor ha comenzado a abordarse como una patología concreta, ¿cómo han ayudado estas unidades en este cambio de concepto?
Creo que la concienciación de que existe un dolor crónico, que lo padece muchísima gente  nosotros y que existen médicos especializados, en el momento en que se habla y que las farmacéuticas inviertan en nuevos medicamentos y que se investigue, todo esto ayuda. Hace unos años no se hablaba de dolor. Es un problema y como más se conciencia más efectivo es. Desde hace tres años convertimos Menorca en un parque temático contra el dolor y por la calidad de vida. Sine Dolore World Park es un parque en el que no solo está involucrado gente con dolor, sino también los ayuntamientos, empresas privadas, diferentes estamentos, etc., y todos con el fin de hacer visible lo invisible, que es el dolor. Como Menorca es una isla turística lo organizamos cuando comienza la temporada el 1 de mayo. El primer año fueron tres días y luego fue una semana.

Desde hace tres años convertimos Menorca en un parque temático contra el dolor y por la calidad de vida

Me comentaba que la industria está investigando en nuevos medicamentos, ¿se están cubriendo las necesidades de los pacientes?
Los pacientes suelen estar contentos con la medicación que se les receta. Existen medicamentos más específicos. Es muy importante. El dolor está en todas las disciplinas, incluso en pediatría. No se habla, pero existe. En oncología, en traumatología, en cirugía… En todos los campos existe un momento en el que hay dolor. El hecho de que las farmacéuticas sigan invirtiendo en perfeccionar sus medicamentos, que tengan menos efectos secundarios y que actúen con más rapidez es muy rapidez. Es de agradecer que inviertan y que sigan invirtiendo. Gracias al conocimiento y a la concienciación de la gente se actúa más y s eve de otra manera.

¿Qué actividades se organizan durante el Sine Dolore World Park?
Todas las actividades tienen el fin de concienciar a la gente. Hay carreras de caballos, se hacen conciertos, exposiciones, la gala Sine Dolore con artistas locales de gran nombre que actúan gratuitamente… Sirve para aliviar a esa gente que durante unas doritas se olvide de que siente dolor emocionándose con la música.

¿Qué retos se plantean desde la asociación?
Hemos apostado por convertir Menorca en un parque temático contra el dolor y por la calidad de vida. Es nuestro gran reto. Este 2018 ha sido la cuarta edición y ya estamos preparando la quinta. Ya es una cita anual fija. Durante estos días se organizan unas charlas con médicos llegados de todo el país. Dan charlas de 15 minutos en un lenguaje llano que cualquier paciente pueda entender. El paciente puede interactuar y preguntar al médico. Se hace en ocho ayuntamientos simultáneamente. Las charlas se graban y están a disposición de los pacientes en nuestra web y en las redes sociales. Es muy importante que la información llegue.

Artículos relacionados: