Inicio ASP Carlos León: La ley no recoge la sobrecarga asistencial como atenuante ante...

Carlos León: La ley no recoge la sobrecarga asistencial como atenuante ante una mala praxis

Compartir

..Cristina Cebrián.
La sobrecarga asistencial no exime de una mala praxis. Así lo afirman Carlos León, director jurídico de DS Legal y Virginia González, pediatra en Quirónsalud y perito médico, invitados a un nuevo coloquio organizado por iSanidad. Lo ideal sería, para estos expertos, que cuanta mayor actividad tenga el médico, menor responsabilidad se le atribuya. Sin embargo, en los tribunales esto no es así.

Cuando se valora la actividad de la actuación médica se debe hacer en un momento concreto, con unos conocimientos y una situación concreta

Ni siquiera en la ley está recogido como un atenuante legal. De hecho, desde la concepción de lo que se llama el “lex artis”, es decir cuando se valora la actividad de la actuación médica se debe hacer en un momento concreto, con unos conocimientos y una situación concreta”, afirma León. Desde DS Legal y como parte defensora, proceden a articular una prueba “en la que podamos poner cuál era la realidad del médico en esa situación. Para ello, en esa valoración de prueba, tenemos que hacer que el juez entienda esa situación y que ésta ha sido realmente la que provoca la mala praxis y a lo mejor por eso se le pudiera tener como atenuante”, explica el director jurídico.

C.León: “En esa valoración de prueba tenemos que hacer que el juez entienda esa situación y que ésta ha sido realmente la que provoca la mala praxis”

Sin embargo, la realidad es que en la práctica no suele ocurrir así puesto que, cuando se valora un caso, tanto el médico forense, como el médico perito de la parte contraria, como el posible perito judicial, “valoran el caso como si fuese único muy cerrado y en la tranquilidad de su casa, con toda la bibliografía y todos los medios disponibles”, señala León y añade que normalmente no se tienen en cuenta una serie de factores que pueden ser determinantes para la resolución del caso, como por ejemplo “si el sistema en el que se está trabajando es público o privado, si los medios que se tienen son adecuados, si la actuación es de urgencia o es en consulta, o cuál es la cantidad de pacientes que se habían visto ese día y de qué medios se disponía”.

Dra. González: “Es evidente que nuestra concentración va disminuyendo a medida que vemos más pacientes. Por lo que no es lo mismo el paciente número 10 que el paciente 50”

En este sentido y desde la práctica clínica, la Dra. González asegura que cada paciente es diferente y se deben seguir unas pautas concretas. “Debemos preguntar por sus antecedentes personales y familiares, así como por su tratamiento y enfermedades previas. En cada uno de esos pacientes debemos valorar todas estas patologías, para llegar a un diagnóstico y ponerle un tratamiento adecuado”, comenta.

No hay que olvidar que la labor clínica implica máxima concentración para evitar una mala práxis. Algo difícil de mantener si se tiene en cuenta el número de pacientes que trata cada profesional médico. “Es evidente que nuestra concentración va disminuyendo a medida que vemos más pacientes, a veces llegan hasta 50 o 70. Por lo que no es lo mismo el paciente número 10 que el paciente 50, lógicamente tu capacidad de concentración está mermada por ese cansancio”, concluye la pediatra.

Artículos relacionados