Inicio ASP Dr. Ángel Martínez, especialista en dolor crónico: Gracias a los avances tecnológicos...

Dr. Ángel Martínez, especialista en dolor crónico: Gracias a los avances tecnológicos hemos optimizado el procedimiento terapéutico

Compartir

..Elena Santa María
El Dr. Angel Martínez es especialista en Anestesiologia y Reanimación en Hospital de Valme y vocal de la Junta Directiva de la Asociación Andaluza de Dolor. Como experto en Ecografia ha desarrollado una técnica que le localizar y tratar el dolor al mismo tiempo mediante una ecografía. Ver el dolor en tiempo real permite tratar el problema sin afectar a otras estructuras.

¿En qué consiste la técnica de tratamiento de dolor que llevan a cabo en el hospital de El Tomillar?
Es una técnica de punción eco-guiada para el tratamiento de procesos de dolor crónico. Se trata de un procedimiento terapéutico dirigido mediante ecografía, en el que la ecografía nos permite visualizar las estructuras anatómicas en tiempo real e identificar la estructura diana que deseamos tratar: puede ser un nervio, puede ser un músculo, una articulación, o cualquier otra. A partir de ahí es posible introducir una aguja en dicha estructura, cuyo avance podemos visualizar en tiempo real, de la misma forma que podemos ver la difusión de la medicación que administramos para el tratamiento del dolor.

¿Qué beneficios tiene esta técnica?
Los beneficios de las técnicas eco-guiadas son varios con respecto a las técnicas clásicas, que se realizaban a ciegas y basándose en referencia anatómica de superficie. Por un lado, la ecografía nos permite ver la estructura diana que queremos tratar, lo cual aumenta el éxito terapéutico y disminuye la tasa de fallos, acortando el tiempo que tarda la medicación analgésica en hacer efecto, y también acortando el tiempo de ejecución del procedimiento terapéutico. De igual manera, las técnicas eco-guiadas nos permiten ver otra serie de estructuras que no deseamos pinchar con la aguja cuando la introducimos hacia la estructura diana, ya que de hacerlo provocaríamos algunas complicaciones, por tanto podemos disminuir de forma significativa la incidencia de complicaciones, aumentando de esta forma la seguridad de nuestros pacientes. Por ejemplo, podemos evitar de esta manera la punción de una estructura vascular, tanto de una arteria como de una vena. Además, la punción eco-guiada nos permite realizar lo que denominamos procedimientos de acto único, es decir, que en el mismo acto en el que valoramos a un mismo paciente en una consulta, le hacemos un diagnóstico de un proceso de dolor crónico concreto y le podemos realizar un tratamiento para el control de ese dolor, lo cual sin duda incrementa nuestra capacidad de resolución de los casos.

La técnica eco-guiada aumenta el éxito terapéutico, disminuye la tasa de fallos y permite realizar procedimientos de acto único

Es una técnica que lleva implementada diez años. ¿En qué han ayudado los avances tecnológicos a dicha técnica durante este tiempo?
Sin duda los avances tecnológicos han ayudado al desarrollo de esta técnica. De hecho, los avances tecnológicos han ayudado a la implantación de muchas técnicas en general, y en particular al desarrollo de la ecografía. Actualmente los ecógrafos modernos nos permiten visualizar unas imágenes de una calidad extraordinaria, que hace unos años no disponíamos. Además el desarrollo tecnológico ha permitido introducir en los equipos diversas herramientas que son muy útiles a la hora de la ejecución de la técnica, por ejemplo el software de mejora de visión de la aguja, que permite una mejor visualización de la aguja con la que estamos realizando la punción, el doppler color, el power doppler, son funciones que tienen los ecógrafos modernos que sin duda optimizan el procedimiento terapéutico.

El desarrollo tecnológico ha permitido introducir en los equipos diversas herramientas que son muy útiles a la hora de la ejecución de la técnica

¿Es exportable esta técnica a otras unidades en otros hospitales?
Indudablemente. Por supuesto que las técnicas de punción eco-guiadas se pueden realizar en cualquier unidad de dolor que trate procesos de dolor crónico, el único requisito indispensable es que dicha unidad disponga de un ecógrafo y de un espacio físico, como puede ser una consulta o una sala de técnicas, que además no debe ser un espacio demasiado amplio. Esto además es una ventaja frente a las técnicas realizadas con radioscopia, que necesitas un espacio mucho mayor por los tamaños de los equipos que son necesarios para realizarla. Actualmente cualquier unidad de dolor crónico debe tener entre sus herramientas de trabajo un ecógrafo para el tratamiento de los procesos de dolor crónico.

Artículos relacionados: