Inicio ASP El porvenir de la calidad oncológica en España. Carlos Camps

El porvenir de la calidad oncológica en España. Carlos Camps

calidad-oncologica

..Dr. Carlos Camps. Director de proyectos científicos de la Fundación ECO.
En cáncer 10 años no son nada. O lo son todo. Para una persona a quien le diagnostican un tumor, es toda una vida. Para un oncólogo, es la curación de su paciente. Para un investigador básico es solo la punta del iceberg de lo que puede estar por venir. En 2009 tres científicos estadounidenses se alzaron con el premio Nobel de Medicina por descubrir dos piezas claves del envejecimiento y el cáncer: los telómeros y la telomerasa, una proteína que ayuda a que las células cancerígenas puedan reproducirse continuamente e invadir nuevos tejidos. Estos descubrimientos saltaban de la investigación básica a los papeles de todo el mundo y ponían el foco en un descubrimiento que ha resultado fundamental para estudiar la inmortalidad celular de los tumores.

Ese mismo año, al otro lado del charco y por primera vez en nuestro país, un grupo de amigos, colegas y expertos en Oncología españoles dábamos un paso al frente y decidíamos formar una red de expertos que analizara globalmente la especialidad y debatiera pautas para su mejora. Sin aspavientos, pero con pretensiones. Sin aires de grandeza, pero con determinación. Sin creer que resolveríamos la ecuación, pero convencidos de que era necesario una fuerte apuesta por la mejora de la calidad de la Oncología en nuestro país.

En 2009, un grupo de amigos, colegas y expertos en Oncología españoles dábamos un paso al frente y decidíamos formar una red de expertos convencidos de que era necesario una apuesta por la mejora de la calidad oncológica en nuestro país

Nacía así la Fundación ECO para mejorar la atención clínica en términos de satisfacción del paciente, analizar la especialidad y debatir pautas para su mejora.  Lo que ha sido un “corto plazo” para los premios Nobel (diez años después lamentablemente no hemos podido, todavía, frenar la metástasis ni lograr que esas células malignas dejen de reproducirse), ha sido un “medio plazo” para nosotros, en el que hemos avanzado mucho, hemos alcanzado logros y hemos mejorado en términos de calidad y excelencia, pero en el que aún queda retos por delante.

Para liderar el cambio, queríamos convertir la Fundación ECO en una plataforma orientada a conseguir la excelencia y la calidad en la Oncología, buscando y desarrollando soluciones y herramientas que permitieran conseguir este fin. Y, modestamente, creo que hemos ido por buen camino. La evolución de la especialidad durante la última década ha sido espectacular, ya que ha experimentado un importante desarrollo tecnológico y mayores inversiones en investigación. Sin embargo, había restado protagonismo a quien era el verdadero epicentro: el paciente.

Hemos alcanzado logros y hemos mejorado en términos de calidad y excelencia, pero en el que aún queda retos por delante

Era necesario implantar, desde dentro, en el propio ámbito médico, la cultura del autodiagnóstico y la mejora. Así, hemos fomentado la calidad en tres ámbitos: la asistencia al paciente, tanto recibida como percibida, la formación especializada y el impulso de la investigación.  Y estamos orgullosos de haber conseguido en estos diez años que España esté a la cabeza, tras los Estados Unidos, en cuanto a número de centros donde se dispensa una asistencia oncológica de excelencia a nivel internacional, con cuatro servicios acreditados con los estándares más exigentes del mundo.

“Todo paciente tiene derecho a una atención oncológica multidisciplinar, humanizada y de calidad. Lograr que este derecho sea una máxima en cualquier hospital español es el compromiso de ECO”, afirmábamos hace diez años, cuando presentamos la Fundación a la sociedad. Sabemos que la lucha contra el cáncer es un camino largo. Sabemos, y así lo ponemos de manifiesto cada vez que tenemos ocasión, que necesita una estrategia y una financiación específica. Sabemos que la incidencia va en aumento, con más de 200.000 casos diagnosticados cada año, pero también sabemos que estamos cronificando la enfermedad, que contamos con métodos diagnósticos más certeros, con tratamientos más dirigidos y sobre todo que contamos con profesionales comprometidos, que trabajan, investigan, estudian y viven por la Oncología. Ese es nuestro valor y es por él por el que la Fundación ECO va a seguir apostando.

Enlaces de interés: