Inicio ASP La sanidad, una cuestión de Estado

La sanidad, una cuestión de Estado

sanidad-cuestion-de-estado

..Juan  Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
“Gobernar es pactar; pactar no es ceder”. Un siglo después, la reflexión del sociólogo francés Gustave Le Bon está más vigente que nunca hoy en España. En la pasada legislatura asistimos a la formación de dos grandes bloques políticos. Esta división se ha agudizado en las elecciones generales celebradas ayer. Con los resultados en la mano el bloque de PSOE y Unidas Podemos gobernará el país los próximos cuatro años pero necesitará de toda su capacidad de negociación. Una de las principales víctimas del clima de tensión ha sido nuestro sistema sanitario. Por supuesto que los partidos tendrán que debatir pero sin olvidar que la sanidad es una cuestión de Estado.

La campaña electoral ha dejado pocas noticias positivas en la campaña electoral. Por un lado, los cuatro grandes candidatos apenas trataron los grandes problemas sanitarios. Por otro, en sus programas electorales olvidan cuestiones trascendentales. El coordinador general de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España, el Dr. Javier García-Samaniego, lamentaba estas últimas semanas que ningún partido haya incluido en su programa un compromiso para eliminar la hepatitis C. Con los nuevos antivirales el objetivo es posible pero hace falta establecer un plan de cribado en todo el territorio. En las circunstancias actuales una omisión tan flagrante resulta desalentadora.

Por supuesto que los partidos tendrán que debatir pero sin olvidar que la sanidad es una cuestión de Estado

Los pacientes de cáncer se quejaban estos días de que apenas hay referencia a esta enfermedad en los programas electorales de los partidos. También es un olvido grave. Se trata de la mayor causa de mortalidad en España junto a las enfermedades vasculares. Se da la circunstancia además que los oncólogos han empezado a ganar la batalla. Un 53% de los pacientes con cáncer están curados o son largos supervivientes. Coincide además que esta legislatura se ha producido en el Senado sobre medicina genómica en el que oncólogos y hematólogos han jugado un papel clave. Este consenso en la cámara alta puede ser un primer paso para alcanzar el Pacto por la Sanidad. Por estos motivos resulta también decepcionante la escasa referencia al cáncer.

Son solo dos ejemplos del escaso espacio que la sanidad ocupa en el debate político. Esto tiene que cambiar en esta legislatura, independientemente de los pactos que se produzcan. Los mensajes de los líderes de los cinco grandes partidos ponen de relieve la distancia entre los dos frentes. El Sistema Nacional de Salud debe estar por encima de esta división. Sería muy mala noticia que el nuevo Gobierno no trabajara para mejorar la calidad de vida de los pacientes y de la ciudadanía en general.

Noticias complementarias: