Inicio ASP El diagnóstico precoz de la espondiloartritis axial no radiográfica evitaría el agravamiento...

El diagnóstico precoz de la espondiloartritis axial no radiográfica evitaría el agravamiento de la enfermedad

diagnóstico-precoz-espondiloartritis-axial

..Redacción.
Un diagnóstico precoz de la espondiloartritis axial (EspAax) evitaría el agravamiento de la enfermedad, el aumento del daño estructural y la perdida de movilidad. Esta realidad hace prioritaria la detección temprana de la enfermedad. “Es inaceptable que la media de tiempo entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico sea de 5 a 10 años”, destacó el Dr. Alexandre Sepriano, reumatólogo del Departamento de Reumatología del Centro Médico de la Universidad de Leiden en Países Bajos. El especialista lanzó esta reflexión el 45 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología (SER). En concreto, se produjo en la mesa El espectro de la espondiloartritis axial, ¿una sola enfermedad?, organizada con la colaboración de Novartis.

Por ello, la concienciación en las formas más tempranas de la enfermedad y estrategias eficaces para derivar a los pacientes a reumatología son “esfuerzos fundamentales para reducir esa brecha temporal”, añadió el Dr. Alexandre Sepriano.

Un diagnóstico precoz de la espondiloartritis axial limitaría el aumento del daño estructural y la perdida de movilidad

El Dr. Sepriano ha señalado que la EspAax se trata de “una enfermedad compleja con múltiples manifestaciones, no solo reumáticas”, motivo por el que ha recalcado la necesidad de “un enfoque multidisciplinar para conseguir la mejor atención a los pacientes”. Para ello, “los médicos de cabecera juegan un papel fundamental. A menudo, son ellos el primer contacto del paciente con el sistema sanitario”.

Retos y avances en el abordaje de la EspAax
El espectro de la EspAax es extenso. Esta enfermedad, que afecta al menos a medio millón de pacientes en España, tiene un carácter crónico y afecta fundamentalmente a la columna vertebral y a las articulaciones sacroilíacas, las cuales tienden a soldarse entre sí, provocando una limitación de la movilidad.  Por este motivo, para hacer frente a la enfermedad “es muy importante mantenerse activo para mejorar la función física y la movilidad”, ha afirmado el Dr. Sepriano.

Dr. Sepriano: “Es una enfermedad compleja con múltiples manifestaciones, no solo reumáticas”

Sobre los retos a los que se enfrentan los pacientes, el Dr. Sepriano ha señalado la adherencia al tratamiento como el principal de ellos. También ha añadido la discapacidad laboral. En esta línea, “muchos pacientes con enfermedades reumáticas y musculosqueléticas se encuentran en sus años activos de trabajo. Sin embargo, padecen una enfermedad ‘invisible’, a pesar de que sufren sus consecuencias intensamente. Por ello, la discapacidad laboral se presenta como un problema acuciante para los pacientes. Debería ser considerada tanto por los médicos como por los empleadores”.

Detección temprana de la EspAax
A pesar de la existencia de criterios de clasificación para estos pacientes, el diagnóstico debe basarse en aspectos clínicos. Así lo ha advertido el experto: “Se debe tener cuidado y no abusar de los criterios de clasificación en la práctica diaria para hacer diagnósticos puesto que puede generar consecuencias perjudiciales como, por ejemplo, el sobrediagnóstico o sobretratamiento”. En lugar de esto, el doctor ha considerado que “los criterios deben utilizarse solo después de hacer un diagnóstico clínico para ayudar a los investigadores a incluir un grupo homogéneo de pacientes que puedan entonces compararse más fácilmente a otros estudios”.

Esta enfermedad afecta al menos a medio millón de pacientes en España

En cuanto a los pacientes con espondiloartritis axial no radiográfica (EspAax-nr), es decir, aquellos que no tienen evidencia de daño definitivo en las radiografías de las articulaciones sacroilíacas, el Dr. Sepriano ha señalado que “su detección ha motivado a los expertos a desarrollar los criterios de clasificación ASAS para EspAax”. En este sentido, el doctor ha explicado que “para clasificarlos, los pacientes necesitan tener o bien evidencia de inflamación activa en la resonancia magnética de la articulación sacroilíaca, además de por lo menos una característica de la espondiloartritis (EspA) como, por ejemplo, presentar artritis periférica, mostrar positivo el gen HLA-B27 o la proteína C reactiva (PCR) alta, y tener al menos dos características de EspA”.

Noticias complementarias: