Inicio ASP Una condena ejemplar: tres meses de cárcel por no dar antibióticos a...

Una condena ejemplar: tres meses de cárcel por no dar antibióticos a su hijo que acabó muriendo

cárcel-antibióticos

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
Un tribunal italiano ha condenado a tres meses de cárcel a unos padres que se negaron a darle antibióticos a su hijo. El niño padecía una otitis. Después de semanas de tratamiento con homeopatía, la infección le acabó provocando una encefalitis y posteriormente la muerte. Es una sentencia ejemplar. En Italia andan especialmente sensibles con estos temas por la repercusión que ha ganado el colectivo antivacunas.

No es exactamente lo mismo, pero existen paralelismos entre el colectivo antivacunas y aquellos que optan por esa medicina a la que denominan ‘alternativa’. En los últimos años se han producido en este país brotes de sarampión, una enfermedad prácticamente eliminada de Europa. En Francia ha ocurrido algo similar. Los poderes legislativo y judicial en ambos países se han puesto manos a la obra. Ha llegado incluso al punto de exigir a los padres que deben vacunar a sus hijos para poder inscribirlos en la guardería o en la escuela.

Un tribunal italiano ha condenado a tres meses de cárcel a unos padres que se negaron a darle antibióticos a su hijo con una otitis

La situación de nuestros vecinos nos ha obligado a ponernos en guardia. Hace unos meses, una jueza de Barcelona daba la razón una guardería municipal de San Pol de Mar que se se negaba a matricular a un niño sin matricular. La jueza advertía a la madre de que el derecho de su hijo a ingresar en la escuela-cuna no era superior al derecho a la salud del resto de los niños.

Son medidas que pueden parecer drásticas pero que tratan de salvaguardar el derecho a la salud de la población. Es cierto que la situación de nuestro país no es ni remotamente parecida a la de Francia e Italia. Nuestra cobertura de vacunación infantil supera el 95% en la actualidad. Con estas cifras, los vacunólogos prefieren evitar las imposiciones. Apuestan más por una labor de formación a las familias.

Esta tarea deben compartirla la administración y los profesionales sanitarios. Estos últimos necesitan tiempo. Es lógico que los padres en determinadas cuestiones puedan tener dudas, sobre todo en una sociedad como la actual donde los bulos circulan a una velocidad de vértigo. El médico y la enfermera deben tener tranquilidad para sentarse con los padres para poderle explicar los beneficios de la vacunación y los riesgos de no hacerlo. En este contexto de ‘medicina alternativa’, el presidente de la Asociación Española de Vacunología, el Dr. Amós García-Rojas lo explica muy bien: “No hay nada más alternativo ni más progresista que la ciencia”.

Noticias complementarias: