Inicio ASP Según la OMS el 75% de epilépticos no recibe tratamiento en países...

Según la OMS el 75% de epilépticos no recibe tratamiento en países de ingresos bajos

países-ingresos-bajos

..Redacción.
No recibir tratamiento para la epilepsia aumenta el riesgo de muerte prematura. En países de ingresos bajos, hasta el 75% de las personas con epilepsia no recibe ningún tipo de tratamiento. Son datos del estudio ‘Epilepsia: un imperativo de salud pública’, publicado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Liga Internacional contra la Epilepsia y la Oficina Internacional para la Epilepsia.

El déficit terapéutico de la epilepsia es inaceptablemente alto, cuando sabemos que el 70% de las personas que la padecen podrían dejar de tener crisis si tuvieran acceso a medicamentos cuyo costo anual no supera los 5 dólares y se pueden administrar a través de los sistemas de atención primaria”, señala el Dr. Tarun Dua, del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.

No recibir tratamiento para la epilepsia aumenta el riesgo de muerte prematura

El riesgo de muerte prematura en personas con epilepsia es hasta tres veces mayor que en la población general. Además, es significativamente mayor en los países de ingresos bajos y medianos que en los de ingresos altos. Esta mayor mortalidad prematura probablemente esté relacionada con la falta de acceso a la atención sanitaria. Proporcionando atención se evitarían las crisis de larga duración y favorecería la recuperación entre crisis. También, se podrían prevenir consecuencias como el ahogamiento, los traumatismos craneoencefálicos y las quemaduras.

Aproximadamente la mitad de los adultos con epilepsia tienen al menos otro problema de salud. El 23% de los adultos con epilepsia sufrirán depresión clínica durante su vida y el 20% tendrá ansiedad. Estos trastornos psiquiátricos pueden empeorar las crisis y reducir la calidad de vida. El 30-40% de los niños con epilepsia tienen problemas de desarrollo y aprendizaje.

La mitad de los adultos con epilepsia tienen al menos otro problema de salud

El informe también muestra que cuando existe voluntad política, el diagnóstico y el tratamiento de la epilepsia pueden integrarse con éxito en los servicios de atención primaria. Los proyectos piloto introducidos en Ghana, Mozambique, Myanmar y Viet Nam en el marco del programa de la OMS para reducir el déficit terapéutico de la epilepsia han aumentado considerablemente el acceso, de modo que hay 6,5 millones más de personas que pueden acceder al tratamiento de esta enfermedad si lo necesitan.

Sabemos cómo reducir el déficit terapéutico de la epilepsia. Ahora hay que acelerar las acciones para introducir las medidas necesarias para marcar la diferencia”, afirmó el Dr. Samuel Wiebe, Presidente de la Liga Internacional contra la Epilepsia. “Garantizar el acceso ininterrumpido a los medicamentos anticomiciales es una de las principales prioridades, al igual que la capacitación de los profesionales de la salud no especializados que trabajan en los centros de atención primaria”.

Garantizar el acceso ininterrumpido a los medicamentos anticomiciales es una de las principales prioridades

El 25% de los casos de epilepsia son prevenibles
Entre las causas de la epilepsia destacan las lesiones perinatales, los traumatismos craneoencefálicos, las infecciones cerebrales (como la meningitis o la encefalitis) y los accidentes cerebrovasculares. Se estima que el 25% de los casos son prevenibles.

Hay intervenciones preventivas eficaces que se pueden integrar en respuestas de salud pública más generales en el ámbito de la salud materna y neonatal, el control de las enfermedades transmisibles, la prevención de las lesiones y la salud cardiovascular. La detección de las complicaciones del embarazo y la atención al parto por personal capacitado pueden ayudar a prevenir las lesiones perinatales, mientras que la inmunización contra la neumonía y la meningitis, los programas de lucha contra el paludismo en las zonas endémicas, las iniciativas para reducir las lesiones causadas por los accidentes de tráfico, la violencia y las caídas, y las intervenciones sanitarias y comunitarias para prevenir la hipertensión arterial, la diabetes, la obesidad y el tabaquismo pueden contribuir a reducir las tasas de epilepsia.

Noticias complementarias: