Inicio ASP ¿Y si sus señorías piensan en los pacientes?

¿Y si sus señorías piensan en los pacientes?

sus-señorías-pacientes

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad..
Entramos en una semana clave. Estamos a siete días del debate de investidura. Y por lo que ha trascendido en los medios de comunicación vivimos al borde de una segunda legislatura fallida. Tras cinco reuniones Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han sido incapaces de ponerse de acuerdo. Las conversaciones y declaraciones posteriores han dejado la sensación de que se ha producido un debate malsano sobre los asientos y las cuotas de poder. En ningún momento el ciudadano ha sido el centro de esas negociaciones. Y mucho menos aquellos grupos más vulnerables, entre los que se encuentran los pacientes. Así que sus señorías acudirán a votar el próximo 22 de julio sin un acuerdo en el bloque de la izquierda.

Si las negociaciones entre Sánchez e Iglesias han estado acotadas a los cargos, las conversaciones del candidato socialista y presidente del Gobierno en funciones con Pablo Casado y Albert Rivera tampoco auguran nada bueno. Ambos llegaron con el no por delante. Propusieron una serie de pactos de Estado y ninguno de ellos hacía referencia a la sanidad.

Vamos camino de estar un año más sin Ministerio de Sanidad y con unos presupuestos prorrogados por segundo año consecutivo. Ya va siendo hora de que sus señorías comiencen a pensar en los pacientes

Resulta extraño que nuestros políticos pasen por alto un área de la que depende la salud de su ciudadanía y que consume prácticamente el 40% de los recursos de las comunidades autónomas. Llama más la atención en un contexto en que la sanidad se ha convertido en la quinta preocupación de los españoles, según el CIS.

Son muchas las tareas que tiene el nuevo Gobierno por delante: el acceso a la innovación en condiciones de equidad, la situación laboral de los profesionales sanitarios, una estrategia de eliminación de la hepatitis C, el nuevo sistema de financiación, nuevas fórmulas de colaboración público-privada, el cumplimiento de los objetivos del OMS en VIH, la estrategia de medicina de precisión, la implantación del big data… Son solo algunos de los retos que se avecinan. Pero vamos camino de estar un año más con un Ministerio de Sanidad atado de pies y manos y unos presupuestos prorrogados por segundo curso consecutivo. Ya va siendo hora de que sus señorías comiencen a pensar en los pacientes.