Inicio ASP Carmen Ferrer: “La enfermera debe liderar el equipo multidisciplinar de atención domiciliaria...

Carmen Ferrer: “La enfermera debe liderar el equipo multidisciplinar de atención domiciliaria a crónicos”

atención-a-crónicos

..Cristina Cebrián.
La estrategia de atención a crónicos sigue siendo un reto importante para el sistema sanitario. De hecho, el informe Península Ibérica en Cifras, del Instituto Nacional de Estadística, refleja que el 30,9% de los españoles tiene alguna enfermedad crónica.

En este contexto, el papel de la Enfermería no solo es fundamental sino que, además, debe liderar la atención domiciliaria. Es la opinión de la enfermera Carmen Ferrer, coordinadora científica de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud (SNS). También es jefa de Atención al Paciente del Hospital Cruz Roja de Madrid; y directora del master de Humanización de la Universidad Europea de Madrid.

En el marco de la campaña Nursing Now y en colaboración con EnferConsultty, iSanidad entrevista a Carmen Ferrer. El objetivo es conocer más sobre el rol de las enfermeras en el abordaje de la atención a crónicos.

Por primera vez una enfermera está como coordinadora científica de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el SNS

El aumento de las enfermedades crónicas y el envejecimiento poblacional es uno de los actuales retos sanitarios. ¿Cómo se está abordando desde el ámbito de la enfermería?
Se ha producido un hito ya que por primera vez una enfermera está como coordinadora científica de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud. En cuanto al envejecimiento, están cambiando los modelos de prestación de servicios ya que los ciudadanos necesitan otras cosas. También entra en juego el modelo de la autonomía. Es decir, las personas deben cuidar de sí mismas y hay que trabajar en la corresponsabilidad.

atención-a-crónicosAdemás del autocuidado, hay que plantearle al ciudadano que sus acciones tienen consecuencias. Por tanto, se trabaja en la capacitación, en estrategias de empoderamiento para que el ciudadano participe en la toma de decisiones con los profesionales.

Aquí, la enfermera tiene un nuevo rol como entrenador en autocuidado y en salud. ¿Por qué hablamos de entrenador y no de educación para la salud? Porque lo vamos a hacer personalizado, según la circunstancia concreta de cada persona. Así, es la enfermera la que le ayudará a entrenarle en mejorar sus capacidades para responder a su enfermedad, ya que las enfermedades crónicas son para siempre.

La enfermera debe ser el profesional que lidere la atención domiciliaria a crónicos ya que tiene esta idea de presencia cuidadora

En general, se realizan estrategias de calidad de vida, de cuidado de uno mismo o de alguien próximo. Este es un rol muy interesante que yo he introducido en la estrategia porque creo que lo pueden hacer las enfermeras desde su modelo del autocuidado. Por otro lado, está la atención domiciliaria. Aquí la enfermera debe ser el profesional que lidere la atención domiciliaria. Tiene esta idea de presencia cuidadora y en domicilio las enfermeras tienen muchísimo que hacer.

También realizamos estrategias que tienen que ver con escuelas de salud. Trabajamos en alfabetización en salud y autogestión de las enfermedades crónicas. Es importante para que las personas aprendan sobre adherencia terapéutica o cómo trabajar el cumplimiento terapéutico, tan importante en la cronicidad. Y no solamente referente a los fármacos, sino también con respecto al ejercicio, la dieta correcta y las actividades de prevención. Además, hay que ver cómo podemos utilizar los recursos de una forma eficiente para los propios pacientes.

Dentro del sistema, para pasar de un recurso a otro, lo normal es que las enfermeras sean las líderes

enfermera-práctica-avanzadaPor último, seríamos un poco la pasarela entre los hospitales de agudos y los hospitales de media estancia. Porque las personas tienen el nivel de dependencia de cuidados. Dentro del sistema, para pasar de un recurso a otro, lo normal es que las enfermeras sean las líderes. Por ejemplo, hablamos de las enfermeras de enlace, de continuidad asistencial y las enfermeras gestoras de casos. Sobre estas, hay buenas experiencias en Andalucía, Cataluña y Navarra, que han demostrado ser coste-efectivas y que son muy buenas para los ciudadanos. 

¿Cómo se puede mejorar la coordinación entre médicos y enfermeras en el abordaje de pacientes crónicos?
Procedemos de una tradición del “tú mandas y yo ejecuto”. Pero estamos bien que los médicos están haciendo una reflexión sobre cómo cambiar su papel. Las enfermeras de hoy en día son profesionales que son doctores, enfermeras especialistas, etc. Tienen un conocimiento que aportan al equipo y esta es la visión que tendremos que superar entre todos.

Hay un conocimiento que es el médico y que es diferente al conocimiento de la enfermera. Son conocimientos que suman y que si se coordinan está fenomenal. También es muy interesante el conocimiento que pueden aportar los ingenieros y arquitectos. Porque, al hablar de trabajo en equipo y estrategias en salud, no hablamos solo del trabajo de los sanitarios, sino que es un trabajo en equipo de verdad y con respeto.

Hay que generar estrategias de troncalidad en la universidad. No tiene ningún sentido que las enfermeras aprendan un tipo de anatomía y los médicos otro

Lo que ocurre es que tenemos que superar esta idea de la visibilidad de lo que hacen las enfermeras, algo muy interesante para los ciudadanos. De esta forma, las enfermeras deben liderar la parte que les compete. Esto es bueno para todos y superar esta idea se consigue hablando y trabajando juntos. Además de formar conjuntamente a residentes de medicina y de enfermería.

atención-a-crónicosTambién hay que generar estrategias de troncalidad en la universidad. Es decir, compartir conocimientos en el aula, por ejemplo en el área de anatomía, que es un conocimiento común. No tiene ningún sentido que las enfermeras aprendan un tipo de anatomía y los médicos otro.

Los médicos deben aprender que una enfermera también puede liderar. Yo he sido gerente de hospital y los médicos han tenido que aceptarlo. Este es un trabajo donde se trata de dialogar, de abrir la mente y de dejar de lado lo “antiguo”.

En cuanto a las Enfermeras de Práctica Avanzada (EPA), ¿qué papel tienen en la atención a crónicos y en el cuidado de la salud?
Hay que tener mucho cuidado con la atomización del conocimiento. Los médicos, por ejemplo, se han atomizado mucho y ahora habría que reivindicar también la presencia de los médicos generalistas.

La enfermería de práctica avanzada está ahí y en algunos casos hace falta pero no en todos

En cuanto a las EPA, son enfermeras con un conocimiento específico y profundo. Por ejemplo, las enfermeras especialistas en el anciano, son enfermeras de competencia avanzada. Esto significa que conocen bien una situación y aportan un conocimiento para tratar mejor a los ancianos con especial fragilidad, en momentos muy concretos de su vida. Por tanto, estas enfermeras pueden liderar unidades relacionadas con la atención a los mayores.

En este sentido, podría decirse que para eso están los geriatras. Pero ellos son médicos y atienden otras cosas diferentes a las enfermeras. Las EPA tienen un conocimiento transversal o común y las enfermeras son quienes lo van a liderar. Profundizan en un aspecto concreto, necesario y profundo. Esto es necesario tanto para el sistema como para los equipos y para los ciudadanos. Lo primero siempre es la necesidad del ciudadano. Porque ellos son quienes pagan a los profesionales y, por tanto, los profesionales devuelven a los ciudadanos un conocimiento.

La práctica avanzada está ahí y en algunos casos hace falta pero no en todos. Al igual que ocurre en la medicina, pero no sobran especialidades. Yo estoy a favor siempre y cuando se asimile a la especialidad.

El profesional sanitario más próximo a la humanización son las enfermeras, pero no quiere decir que haya gente que haga malas prácticas

humanización-enfermera

Se habla mucho de humanización en sanidad. Para las enfermeras, ¿esto viene de serie o hace falta más formación en este sentido?
Para los profesionales sanitarios en general debería de venir de serie. Nosotros, en nuestro metaparadigma hablamos de la persona, del cuidado, de su entorno y de la salud. Por tanto, la humanización está en el ADN de las enfermeras. Sin embargo, son los modelos organizativos los que tienen que cambiar. Cómo nos organizamos y cómo prestamos los servicios es lo que a veces genera la sensación de no humanización.

El máster de la UEM que dirijo quiero que esté dirigido a cualquier disciplina. Da igual que seas farmacéutico, médico, periodista o antropólogo. Cada uno tiene su ADN y yo te voy a dar herramientas relacionadas con la práctica de la humanización. Se trata de poner en valor que las personas necesitan un espacio propio, por ejemplo, en el final de la vida.

Tenemos que cambiar la organización, por ejemplo, asignando enfermeras más cerca de los pacientes

La humanización es responder a lo que el otro necesita. Por supuesto que las enfermeras tienen esto en su ADN, porque el cuidado es una estrategia humana. De hecho, diría que es el profesional que más próximo está a la humanización. Sin embargo, no quiere decir que haya gente que haga malas prácticas.

Lo más interesante es que tenemos que cambiar la organización. Por ejemplo, asignando enfermeras más cerca de los pacientes. También dándoles un tiempo para que ellas puedan entrenar a los ciudadanos y ayudarles en su empoderamiento. Debemos desarrollar estrategias para que las personas puedan perder el miedo a acudir a un centro sanitario. Esto no solo consiste en pintar a Bob Esponja en las paredes, sino también en hacer cosas y tener una actitud hacia los seres humanos.

En el máster de la UEM desarrollamos herramientas que tienen que ver con la norma, con la ética y, por supuesto, con lo relacional. Además, enseñamos a entender qué es la vulnerabilidad o qué le ocurre a un paciente de salud mental. También qué se entiende por cuidador o por medio comunitario. Todo ello en su conjunto aporta los conocimientos necesario para desarrollar proyectos de cambio.

Noticias complementarias