Inicio ASP Dra. Lydia López (SEN): “Es fundamental el papel del farmacéutico frente a...

Dra. Lydia López (SEN): “Es fundamental el papel del farmacéutico frente a las interacciones de fármacos en párkinson”

interacciones-fármacos-párkinson

..Juan Pablo Ramírez.
La Guía de actuación sobre la enfermedad de Parkinson reúne por primera vez a los profesionales de la farmacia comunitaria, los médicos de primaria y los neurólogos. Este documento elaborado por la Federación Española de Párkinson (FEP), la Sociedad Española de Neurología (SEN), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) se centra en la detección precoz y el abordaje de la enfermedad. La portavoz del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN, la Dra. Lydia López, destaca el papel del farmacéutico para evitar las interacciones de fármacos y la detección precoz del párkinson.

¿Por qué es tan importante la colaboración de tres colectivos profesionales como neurólogos, médicos de atención primaria y farmacéuticos comunitarios?
Es una enfermedad multidisciplinar y multisistémica, que no afecta solo al sistema nervioso central. Es fundamental contar con el médico de cabecera muy bien informado. Además son pacientes que están polimedicados. O tenemos al farmacéutico de nuestro lado o es difícil llevar esta enfermedad a buen puerto.

Son pacientes que están polimedicados. O tenemos al farmacéutico de nuestro lado o es difícil llevar esta enfermedad a buen puerto

Destacaba la función del farmacéutico, como una de las novedades que presenta esta guía, ¿cuál es su función en la detección precoz?
Un gran número de pacientes consulta primero a su farmacéutico o a la persona más cercana de confianza. El hecho de que ayude a detectar los primeros síntomas, igual que atención primaria es fundamental. Cada vez vamos a tener más fármacos para estas fases iniciales con el objetivo de que de alguna manera podamos intentar tratar sintomáticamente y frenar la progresión. Es fundamental que ellos conozcan bien la enfermedad, pero no solo en los pacientes de inicio sino también en los pacientes avanzados en los que la interacción de ciertos fármacos puede llegar a empeorar los síntomas del paciente. Lograr que conozcan su enfermedad es primordial.

¿Qué signos deben poner en alerta al farmacéutico?
En casos de inicio, pacientes que pueden acudir a la farmacia con síntomas motores o no motores que nos puedan llamar la atención. Un paciente que tenga un estreñimiento pertinaz, un trastorno del ánimo muy persistente, que tenga ciertos síntomas que estén valorando y que el paciente no haya acudido a su médico de paciente primaria. También debe estar atentos a pacientes con trastornos de la marcha, con un temblor unilateral… Son pacientes que van a muchos especialistas antes de acudir al neurólogo. Incluso pacientes con dolores, generalizados, articulares o con un hombro congelado. A veces piensan que son procesos reumatológicos. Comentar que se pueden relacionar con esta enfermedad también es importante.

Es fundamental que conozcan que las interacciones de ciertos fármacos pueden llegar a empeorar los síntomas del paciente con párkinson

En los pacientes avanzados, es importante que el farmacéutico conozca esos fármacos que potencien y empeoren la enfermedad de Parkinson, o incluso que la simulen. Es decir, que pueda parecer que tiene párkinson, pero en realidad es el efector secundario de una medicación. Que el farmacéutico lo conozca es muy importante. Puede evitar que el paciente dé muchas vueltas o tenga complicaciones significativas. Es crucial que conozcan las interacciones de los fármacos en pacientes que tengan la enfermedad. Con los nombres de los nuevos fármacos, los nombre de los genéricos, de fantasía, ahí el papel del farmacéutico de cabecera es fundamental para ayudarles.

¿Cómo debe ser la comunicación entre el farmacéutico y el médico de primaria ante esta primara sospecha?
Es sencillo, como cualquier relación tiene que basarse en la confianza. El médico confía en que el farmacéutico del paciente es el mejor profesional y el farmacéutico confía en que el médico de atención primaria es el mejor profesional. En esa relación de mutua confianza, cuando el farmacéutico le dice al paciente que debe acudir al médico de cabecera para contarle los síntomas, sabemos que es suficiente, que sea el paciente el que lo transmita. En estas fases de inicio, la enfermedad de Parkinson no cursa con demencia, con lo cual se le puede indicar. Creo que la relación directa es la más sencilla. La accesibilidad que tiene hoy en día el paciente con su médico de atención primaria es la mejor que hemos tenido nunca.

La relación entre el médico y el farmacéutico debe basarse en la confianza

¿Qué rol cumplen todos los agentes implicados en el seguimiento de estos pacientes?
Hablábamos de la importancia del farmacéutico para detectar las interacciones. Hay muchos fármacos que se compran sin receta, que el único que sabe si el paciente los toma o no es su farmacéutico. Es el único que puede poner sobre aviso al resto de los especialistas. Si el paciente está tomando algo para los vómitos o los vértigos y por lo que sea no está en su receta electrónica y ninguno de los especialistas, ni siquiera el médico de atención primaria, sabe que lo está tomando. Es fundamental el papel del farmacéutico, que de alguna manera sea el que le indique al paciente con párkinson si puede haber interacciones de fármacos. Respecto a los fármacos que parkinsonizan, también es fundamental que el farmacéutico lo sepa.

Respecto al médico de atención primaria es el que hace de gestor con todos los especialistas. Debe saber en cada momento dónde hay que derivar al paciente porque va de consulta en consulta. Tiene que ser un trabajo en red, integrado, en el que cada uno sepa cuál es su rol, y que todo sea con un norte muy claro, mejorar la calidad de vida en una enfermedad crónica como esta.

La accesibilidad que tiene hoy el paciente con su médico atención primaria es la mejor que hemos tenido nunca

¿Qué supone que estos tres profesionales trabajen de manera conjunta?
Es la primera vez que el farmacéutico, el médico de atención primaria y el especialista se ponen de acuerdo en una enfermedad en concreto. Se abordan puntos interesantes como por ejemplo la manera de hablar de la enfermedad, ser conocedor de lo que se puede esperar y lo que no. Crear unas metas e intentar que los pacientes tengan claro que una enfermedad que no se cura, no significa que sea una enfermedad que no se trate y que los tratamientos que existen en la actualidad pueden ayudar en muchos aspectos de la vida. Es la primera vez que hay una guía se unen las tres agentes más implicadas de forma directa en la enfermedad con el paciente.

Es muy raro que el farmacéutico llame el médico, ahora con la receta electrónica no hay tanto problema. Hace muchos años, trabaja en un ambulatorio y había una relación muy directa con la farmacia y a mí me encantaba. El volver a ganar esa relación no solamente esa relación con el médico de primaria y el farmacéutico es fundamental. Si se pudieran crear esas redes para que el especialista se sintiera más cercano al farmacéutico y viceversa y tuviera posibilidades de consultar.

¿Qué barreras existen para la creación de esas redes?
Directamente no hay comunicación. Yo tengo un sistema de informático mediante el cual el médico de atención primaria me puede hacer interconsultas virtuales. Me puede preguntar dudas sobre pacientes concretos o sobre un fármaco. Pero si el farmacéutico tiene una duda es imposible de hacer hoy. No existe una red que permita al farmacéutico preguntar a los especialistas. Esto que puede parecer una tontería es importante porque solucionaría problemas, incluso demoras a la hora de dar un fármaco-

Noticias complementarias: