Inicio ASP Médicos contra médicos mientras el sistema sanitario sigue degradándose

Médicos contra médicos mientras el sistema sanitario sigue degradándose

Médicos contra médicos

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
El nuevo período electoral supone un parón para los cambios y mejoras que el sistema sanitario necesita. Por otro lado, la situación de interinidad política genera tensiones entre los que quieren cambios y los que quieren mantener las cosas como están. Son paradojas que lastran el sistema porque no todos “reman en la misma dirección”. Es fácil encontrar rivalidades poco amigables del tipo administraciones contra administraciones, médicos contra médicos, enfermeras contra enfermeras… todo por un futuro en el que nadie se pone de acuerdo. Está claro que todos están interesados en “arrimar el ascua a su sardina” más que en dar un futuro al sistema.

El problema está alcanzando unas dimensiones desconocidas. El sistema se está deteriorando y nadie afronta la realidad. Los pacientes cada vez son más y reclaman más y mejores servicios, ya no solo exigen resultados y servicios, exigen ser el centro, humanización, seguridad del paciente, atención primaria, tiempo, dedicación… También el profesional exige sus cosas: formación, salario, carrera profesional, conciliación, futuro, seguridad… El sistema no tiene capacidad para atender todas las peticiones.

El entorno ha cambiado y ya hay pacientes agudos y pacientes crónicos, hay especialistas y superespecialistas, sanidad pública, concertada y privada… Todos quieren ser los protagonistas de hoy y nadie quiere afrontar el coste de los cambios necesarios para que el sistema sea sostenible el día de mañana. Solo escuchando a los profesionales se puede identificar lo que realmente sucede y estudiar cómo debe ser el sistema dentro de 10, 15 o 30 años.

El gremialismo está muerto. Hay que eliminar los enfrentamientos de pacientes, administraciones, gerentes, enfermeras o médicos contra médicos y el resto de los profesionales

Hay que eliminar los enfrentamientos de pacientes, administraciones, gerentes, enfermeras o médicos contra médicos. El gremialismo está muerto y solo el proyecto común de todos puede ayudar a superar el problema.

El modelo actual de la sanidad en España no va a ser eterno. Los cambios tienen que llegar, y no serán posibles si no se afrontan pronto. La pérdida de oportunidad es un coste que está al cabo de la calle en las conversaciones entre los profesionales. Algunos de ellos, muy bien valorados están cambiando de tarea o de actividad. Nada va a ser mejor en el futuro si no hay un proyecto común.

Enlaces de interés