Inicio ASP Identifican biomarcadores que predicen el riesgo cardiovascular tras sufrir neumonía

Identifican biomarcadores que predicen el riesgo cardiovascular tras sufrir neumonía

biomarcadores-riesgo-cardiovascular-neumonía

..Redacción.
Un estudio identifica biomarcadores que pueden predecir el riesgo de complicaciones cardiovasculares durante los primeros 30 días tras sufrir neumonía adquirida en la comunidad (NAC) y tras un seguimiento de un año. Este hallazgo permite optimizar su tratamiento personalizado y diseñar intervenciones para reducir ese riesgo.

La revista Chest ha publicado los resultados de este estudio multicéntrico de ámbito nacional. Se ha realizado dentro del programa de investigación integrado (PII) de infecciones respiratorias de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). La investigación ha sido financiada por la propia Separ y el Instituto de Salud Carlos III. Además, contó con investigadores neumólogos de cuatro hospitales españoles, especialistas en análisis clínicos y un cardiólogo.

Este hallazgo permite optimizar su tratamiento personalizado y diseñar intervenciones para reducir ese riesgo

El objetivo del estudio fue determinar la utilidad de biomarcadores inflamatorios y cardiovasculares para evaluar el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares en personas que han superado una neumonía, tanto a corto plazo como a lo largo de un año. Se han determinado estos biomarcadores ya que en el riesgo cardiovascular que supone la NAC están implicados mecanismos como la esestabilización del endotelio vascular, los desequilibrios entre factores proinflamatorios y antiinflamatorios y la aceleración de los procesos de arterioesclerosis.

El estudio realizado ha incluido a un total de 730 pacientes hospitalizados con neumonía a los que se ha seguido prospectivamente durante un año. El primer día, a los 4 o 5 días y en el día 30 tras el diagnóstico de NAC, se efectuó un análisis de biomarcadores como la proadrenomedulina, la proBNP o la endotelina, entre otros.

De los pacientes incluidos con NAC, un 13% desarrollaron algún tipo de enfermedad cardiovascular durante los primeros 30 días y un 9,2% más en el seguimiento a un año. En los pacientes que sufrieron algún evento cardiovascular de forma precoz se detectaron niveles más elevados de los distintos biomarcadores analizados en las primeras 24 horas del ingreso. Además, se observó que los niveles de biomarcadores el día 30 predijeron el riesgo de eventos cardiovasculares durante el primer año, tras realizar ajustes por edad y enfermedades cardiovasculares previas.

Los niveles de biomarcadores el día 30 predijeron el riesgo de eventos cardiovasculares durante el primer año

Los biomarcadores son útiles para identificar qué pacientes con NAC tienen alto riesgo de sufrir un evento cardiovascular tanto a corto como a largo plazo. Por lo tanto, podrían ayudar a optimizar el tratamiento personalizado de los pacientes y a diseñar estudios de futuras intervenciones para reducir el riesgo cardiovascular.

La coordinadora del Año SEPAR de las Infecciones Respiratorias y primera firmante del estudio en Chest, Dra. Rosario Menéndez, señala de “vital importancia identificar a aquellos pacientes en riesgo de desarrollar estos problemas”. Esta identificación permite “intervenir a tiempo y establecer un tratamiento personalizado. De esta forma, aquellos pacientes identificados mediante el uso de biomarcadores, “se podrán beneficiar de un tratamiento dirigido”.

La NAC tiene una incidencia de tres a cinco casos por 1.000 adultos por año. Además, es una de las enfermedades infecciosas más prevalentes que causa una alta morbilidad y mortalidad. Los pacientes que sobreviven a una NAC continúan teniendo, durante los diez años siguientes, un riesgo de complicaciones y mortalidad cardiovascular más alto comparado con pacientes de edades y comorbilidades similares. Las complicaciones cardiovasculares incluyen el infarto agudo de miocardio (IAM) o angina, las arritmias, el edema agudo de pulmón, o el ictus.

Noticias relacionadas: