Inicio ASP La microbiota intestinal de los niños con TEA, un rasgo diferencial

La microbiota intestinal de los niños con TEA, un rasgo diferencial

TEA-problemas-de-sueño

..Redacción.
Un centenar de familiares de niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) se han dado cita en una jornada científica y divulgativa, organizada por Laboratorio Kurasana, donde se ha puesto el foco en los inconvenientes que plantea la frecuente presencia de trastornos del sueño en esta población y las medidas higiénicas y terapéuticas a adoptar para mitigar y hacer frente a estos problemas. En esta primera jornada de puertas abiertas para familias, se ha celebrado en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid. Se apuesta por hacer un abordaje de 360º del TEA y de los problemas de sueño frecuentemente asociados con esta enfermedad.

La jornada apuesta por un abordaje de 360º del TEA y de los problemas de sueño asociados con esta enfermedad

Uno de los aspectos más novedosos y atractivos abordados en este encuentro es la implicación de la microbiota intestinal en el autismo. Actualmente, se cuentan con evidencias contundentes sobre la existencia de un eje intestino-cerebro. Además se conoce la implicación de la microbiota en el estado de ánimo; de hecho, se ha demostrado que los pacientes con depresión presentan un perfil de microbiota distinto que las personas con estado de ánimo normal. Los últimos estudios sugieren, incluso, que la microbiota influye directamente en el estado de ánimo.

Pero también se sabe que la microbiota intestinal de los niños con TEA es distinta, cobrando un especial protagonismo el fenómeno de disbiosis intestinal. Es decir, una alteración del equilibrio de la microbiota que se caracteriza por la pérdida de masa bacteriana beneficiosa.

Como informa la médico adjunto de Aparato Digestivo del Hospital Universitario La Paz (Madrid), la Dra. Silvia Gómez Senent  “en los niños con TEA predomina más el género bacteroidetes que en la población normal. También se observa en otros estudios una mayor presencia de bacterias tipo clostridium”. Todo este desequilibrio, argumenta esta experta, “favorece la presencia de síntomas digestivos en estos pacientes, así como de alteraciones del comportamiento y lenguaje”.

La microbiota intestinal de los niños con TEA es distinta, cobrando un especial protagonismo el fenomeno de disbiosis intestinal.

Pero también se considera posible la existencia de una asociación entre la peculiar microbiota intestinal de los niños con TEA y su mayor riesgo de experimentar trastornos del sueño. Aunque actualmente no hay estudios que demuestren que los trastornos del sueño en el TEA se deban a la existencia de una disbiosis intestinal. Su vinculación con el metabolismo de la serotonina podría sugerir una cierta relación.

 “Con la alimentación obtenemos triptófano, que está implicado en el metabolismo de la serotonina que, a su vez, regula el estado anímico y la producción de melatonina, que está implicada en el sueño”, detalla la Dra. Gómez Senent, quien subraya que “hasta el 90% de la serotonina se genera en el intestino, siendo la microbiota intestinal la principal parte implicada en este proceso”. Sin duda, afirma, “la disbiosis intestinal puede producir una alteración en el metabolismo de la serotonina”.

En el caso específico de los trastornos del sueño que padecen los niños con TEA, “y que llegan a estar presentes en más del 80% de ellos, se apuesta también por la instauración de medidas higiénico-dietéticas”, tal y como resalta el Dr. Víctor Soto Insuga, neuropediatra especializado en trastornos del sueño del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús (Madrid). Soto admite que las alteraciones del sueño están infradiagnosticadas en niños con TEA” y tienen un carácter conductual, y biológico en algunos casos.

Dr. Gómez: “El 90% de la serotonina se genera en el intestino, siendo la microbiota intestinal la principal parte implicada en este proceso”

Según destaca el Dr. Gonzalo Pin Arboledas, jefe de Servicio de la Unidad de Pediatría y de Sueño del Hospital Quirón Salud de Valencia, “en niños con TEA hay que extremar el cuidado de los hábitos de vida saludable; no solo se debe establecer un horario estricto y adecuado de cuándo se debe acostar y despertar a cada uno de estos niños con TEA, sino que también se debe pautar correctamente cuándo y cómo deben alimentarse”. Como consejos prácticos sobre cómo facilitar,  la conciliación del sueño en estos casos, este experto subraya que el inicio del sueño en los niños con TEA debe instaurarse desde el diálogo, la tranquilidad y la calma de los padres. De esta manera, combatir la habitual ansiedad que presentan estos pacientes. Hay que respetar los relojes biológicos”.

Y es que actualmente el sueño adecuado se concibe como el resultado de un equilibrio entre dormir-despertar, la correcta alimentación, la actividad física y la afectividad, todo lo cual está regulado por el reloj biológico central que está en el sistema nervioso autónomo. Y es que, como explica el Dr. Pin Arboledas, muchos de los niños con TEA presentan una alteración de ese reloj biológico y, por eso, es especialmente importante su cuidado”.

Noticias complementarias: