Inicio ASP Dr. Antonio López: “La simulación entendida como una herramienta docente presenta ventajas...

Dr. Antonio López: “La simulación entendida como una herramienta docente presenta ventajas con respecto a la vida real”

..Hortensia Mateo.
La Universidad Alfonso X el Sabio cuenta con un novedoso Hospital Virtual de Simulación, en el que se reproducen fielmente, en la zona clínica, los espacios de un hospital real. Este proyecto supone dar un salto cualitativo en la oferta formativa de los estudiantes de Medicina, ya que pueden profundizar en la parte práctica de la titulación, haciendo especial énfasis en la seguridad del paciente y conociendo “in situ” la realidad del trabajo que deberán realizar en un centro hospitalario real. El director del Hospital Virtual, el Dr. Antonio López Román, conversa con iSanidad sobre las ventajas formativas que otorga este hospital a los estudiantes. La simulación entendida como una herramienta docente presenta “unas ventajas con respecto a la vida real: podemos repetir las veces que queramos y, además, no tenemos riesgo de producir ningún daño, por lo que no hay miedo al error“, explica el Dr. López Román.

¿Simulación o vida real?
Para el aprendizaje, la simulación entendida como una herramienta docente en la que, a través de diferentes tipos de escenarios, intentamos reproducir lo que ocurre en la vida real. De tal forma que tenemos unas ventajas con respecto a la vida real: podemos repetir las veces que queramos y, además, no tenemos riesgo de producir ningún daño, por lo que no hay miedo al error. Así, toda persona aprende mucho más porque se expresa más lo que quiere hacer.

“La simulación entendida como una herramienta docente, intentamos reproducir lo que ocurre en la vida real”

¿Qué especialidades médicas tienen cabida en el Hospital?
Por la estructura del hospital realmente cabe cualquier especialidad. En el ámbito médico podemos considerar tanto las especialidades médicas (cardiología, respiratorio, traumatología, rehabilitación), como otras especialidades del tipo quirúrgico (ginecología, oftalmología, cirugía general). Esto concretamente en el ámbito médico. Pero el Hospital está diseñado para que cualquier profesional de Ciencias de la Salud pueda realizar sus prácticas y su formación. De tal forma que también alberga Enfermería, Fisioterapia y Odontología. Es decir, hay cabida para todos los profesionales que tengan relación con el ámbito hospitalario y clínico.

¿Qué casos clínicos pueden ponerse en práctica?
Antes de los casos clínicos, en el Hospital trabajamos con el aprendizaje de destrezas desde las más sencillas hasta las más complejas, incluyendo la realidad virtual. Por ejemplo, se enseñan destrezas básicas como el ponerse unos guantes para una práctica de asepsia, auscultación, exploración abdominal, o la caterización de una vía a través de realidad virtual. Por ello, desde primero de carrera se van adquiriendo competencias progresivamente. Posteriormente, y ya de forma específica en relación a los casos clínicos, el hospital está diseñando para que se pueda realizar todo el recorrido hospitalario del paciente, desde que éste entra hasta que sale.

De tal forma que podemos establecer unas prácticas específicas como la realización de una primera historia clínica, una exploración, simular un caso clínico en urgencias o, inclusive, casos clínicos más complejos como una hemorragia postparto en quirófano o simular un escenario en el que se aplica una ECMO en un paciente con parada cardiorrespiratoria. Añadir que en estos escenarios ya más complejos no se trabaja exclusivamente el aspecto técnico, sino que también se insiste en la comunicación eficaz, el trabajo multidisciplinar, la toma de decisiones y el liderazgo.

El Hospital permite el aprendizaje de destrezas y la práctica de casos clínicos complejos, como una hemorragia postparto en quirófano

¿Cuál es el learning journey de los estudiantes?
En el Hospital, la enseñanza se centra en el estudiante, de tal forma que adquiere un papel prioritario y activo. Intentamos implicarle, que tenga respeto y sea reflexivo. Y en esa reflexión y aprendizaje, conseguimos que el estudiante pase de ser un mero espectador a un actor activo. Así, al formar parte de su propio aprendizaje, se motiva mucho más. Esto tiene un impacto muy importante sobre la curva de aprendizaje y hace que las competencias se adquieran de una manera mucho más fluida y eficaz.

¿Cómo se replantean los esquemas mentales de los alumnos en cuanto a la enseñanza de nuevos conceptos y técnicas?
Para el aprendizaje, en nuestro Hospital lo importante es el profesor. Un profesor universitario del S.XXI más implicado en la docencia y en la enseñanza de la simulación, donde pasa de formar a transformar a través de un proceso facilitador del aprendizaje. Por ello, en primer lugar, el profesor crea un ambiente en el que expone al estudiante a un ambiente concreto.

El profesor observa y analiza no solo lo que está haciendo el estudiante, sino por qué lo está haciendo. Es decir, su modelo mental. Posteriormente a la realización del escenario, y a través de un feedback reflexivo basado en una conversación profesor-estudiante, el profesor transmite su análisis sobre su modelo mental. En el caso de que sea el adecuado, se refuerza. En caso de que el modelo mental pudiera mejorar, se trabaja para que sea más eficaz.

El aprendizaje se basa fundamentalmente en hacer y reflexionar, lo que permite a los profesionales estar en formación continua, reciclarse, reacreditarse o investigar

¿Qué formación permite este Hospital, ya no solo a los estudiantes de Medicina, sino al propio profesional médico?
El aprendizaje se basa fundamentalmente en dos aspectos: hacer y reflexionar. Como decía Confucio: “Lo que escucho, lo olvido; lo que veo, lo recuerdo; pero lo que hago y reflexiono, lo aprendo”. En el ámbito del aprendizaje casi no hay diferencia entre un estudiante y un profesional, lo único que lo difiere son las competencias y capacidades que debe adquirir cada uno.

Por ello, el método de trabajo es el mismo y nosotros lo basamos en lo que llamamos las “tres Rs”: raro, repetición, reflexión. En primer lugar, ejercitamos las cosas raras, aquellos casos que son infrecuentes. Después, repetimos hasta que las competencias quedan adquiridas. Y, por último, reflexionamos, ya que sin reflexión después de una simulación no hay  aprendizaje. Esto permite a los profesionales estar en formación continua, reciclarse o reacreditarse. Asimismo, el Hospital favorece investigar en el campo de la formación en simulación, además de la formación clínica.

¿Cómo se impulsa la relación médico-paciente en este ambiente de simulación?
La relación médico-paciente es básica para la práctica clínica. Y para nosotros es fundamental formar en ello. Aquí hay espacios donde se recrean escenarios en los cuales se trabaja la empatía, la transmisión de malas noticias, o cómo explicar una dolencia o un tratamiento a un enfermo. ¿Con quién lo hacemos? Generalmente con un paciente estandarizado, es decir, con actores que están preparados y entrenados para poder desenvolverse en esa situación, de manera que el aprendizaje para el estudiante sea el más adecuado.

Noticias complementarias: