Inicio ASP Los pediatras de Atención Primaria defienden su papel como pilar del modelo...

Los pediatras de Atención Primaria defienden su papel como pilar del modelo asistencial actual

..Redacción.
Las sociedades científicas que agrupan a los pediatras de la Comunidad de Madrid y de toda España se han unido para defender su papel como pilar fundamental del modelo asistencial actual, así como su papel en intervenciones sanitarias como el Programa de Salud Infantil. Lo han hecho ante las últimas declaraciones del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, a un medio de comunicación. Los pediatras, que recuerdan que son reconocidos como los profesionales “mejor preparados” para la atención a la infancia, muestran su desacuerdo con el consejero.

Los pediatras recuerdan que son reconocidos como los profesionales “mejores preparados” para la atención a la infancia 

Ante la afirmación de Ruiz Escudero de que “la escasez de pediatras es una realidad, no sólo en Madrid, sino a nivel nacional. Madrid es la única Comunidad que tiene pediatría por las tardes, pero eso no quita para que queramos darle la máxima cobertura”. Las sociedades pediátricas recuerdan que las dificultades para conciliar la vida laboral y familiar es uno de los principales motivos de la falta de profesionales. La carta recuerda que “las jornadas hasta las nueve de la noche es una de las razones fundamentales de la falta de pediatras en Atención Primaria. Estos profesionales buscan mejores horarios para conciliar, encontrándolos en otros ámbitos de trabajo o en otras Comunidades”. A día de hoy, sin embargo, “a excepción de la aplicación de un tímido pilotaje de horarios, no vemos avances en mejorar las condiciones laborales”.

Ante la declaración: “la concepción de la especialidad de pediatría es estrictamente hospitalaria, con un nivel de complejidad y de resolución distinto de la AP. Y tenemos profesionales, que formamos con un espíritu estrictamente hospitalario, que los queremos pasar a Atención Primaria”. Las sociedades de pediatría apuntan que “la formación hospitalaria es una obligación de nuestro sistema MIR. Esta formación ha generado las mejores promociones de profesionales en las últimas décadas”.

“La formación hospitalaria es una obligación de nuestro sistema MIR. Esta formación ha generado las mejores promociones de profesionales en las últimas décadas”

Además, señalan que “los pediatras llevamos en Atención Primaria desde hace 30 años siendo un pilar fundamental del modelo de asistencia actual”. Este modelo ha sido “reconocido como de altísima calidad por numerosos estudios y constituye una de las herramientas más efectivas para mantener las tasas de morbimortalidad infantil entre las más bajas del mundo”. Y recuerdan que “la formación hospitalaria es indispensable para prestar asistencia adecuada a los pacientes. En AP también se atiende a pacientes con patologías graves y complejas”.

Ante la afirmación de que “es muy importante el rol del niño sano: cuando tiene una patología, tiene que verlo el pediatra; pero la formación del médico de familia es para todos, desde que se nace hasta la edad geriátrica”, los pediatras responden que “reducir la actividad del pediatra de AP al mal llamado ‘Programa del Niño Sano’ o a su labor asistencial cuando el niño tiene una patología, es una muestra del desconocimiento profundo de las múltiples actividades preventivas, asistenciales, formativas, de investigación y de relación con las familias y la comunidad, que abarca la Pediatría de AP y nuestra actividad laboral cotidiana”.

“Reducir la actividad de los pediatras de atención primaria al mal llamado “Programa del Niño Sano, es un desconocimiento profundo de las múltiples actividades que abarca la pediatria de AP”

Los pediatras señalan que “no vamos a entrar en las competencias de cada especialidad, pero por consenso científico-profesional y hasta institucional, se reconoce al pediatra como el profesional mejor preparado para la atención infantil y adolescente”. Por otra parte, afirman que “en el momento actual, los médicos de familia ya se encuentran con déficit de profesionales. Insinuar que, además de la ya enorme carga de trabajo que soportan, deben asumir la realización del programa de salud infantil, o la atención pediátrica en general, no es una solución viable, ni realista, ni aceptable”. Además, apuntan que “se debería tener en cuenta que su formación en pediatría durante su periodo de formación MIR es significativamente menor que la recibida por un pediatra (dos meses frente a cuatro años)”.

Noticias complementarias: