Inicio ASP Un calendario de vacunas para adultos, la propuesta de GSK para afrontar...

Un calendario de vacunas para adultos, la propuesta de GSK para afrontar el envejecimiento y las crisis sanitarias

vacunas-adultos-personas-mayores

..G.M.
En 2050 habrá el doble personas mayores de 60 años que en la actualidad y, a la vez, las enfermedades infecciosas siguen siendo una de las mayores causas de mortalidad global, especialmente, entre las personas mayores: en Estados Unidos, al menos el 75% de las muertes por gripe o por enfermedad neumocócica ocurre en personas mayores de 65 años.

Las enfermedades infecciosas siguen siendo una de las mayores causas de mortalidad global

Son datos que manejan los expertos de la farmacéutica GSK, productora de más de 40 tipos de vacunas, que consideran que los Gobiernos deberían introducir un calendario de vacunas para adultos como una manera de orientar sus sistemas sanitarios hacia el cuidado de la población mayor, cada vez más numerosa en los países occidentales, y de evitar presionar los servicios de salud con enfermedades infecciosas.

Así lo han propuesto Alberta Di Pasquale y Mark Doherty, directora médica y responsable de Salud Pública de GSK, respectivamente, durante un seminario sobre vacunación de adultos y envejecimiento del sistema inmunitario. Una propuesta que llega en tiempos de pandemia de Covid-19 que ha puesto los sistemas sanitarios del mundo contra las cuerdas.

Consideran que los Gobiernos deberían introducir un calendario de vacunas para adultos, orientando así sus sistemas sanitarios hacia el cuidado de la población mayor

“Se estima que una de cada cinco personas en el mundo está en riesgo de padecer Covid-19 severa”, afirma el Dr. Doherty. “La mortalidad por coronavirus en Estados Unidos es particularmente alta en mayores con comorbilidades. Un rasgo muy similar al de otras enfermedades infecciosas”.

recomendaciones-vacunas-adultos-gsk
recomendación de GSK sobre vacunación a lo largo de la vida

Según los datos que ha presentado, la posibilidad de sufrir eventos cardiovasculares en estas personas aumenta cinco veces en los tres días siguientes a una infección de las vías respiratorias. En el caso de los accidentes cerebrovasculares, el riesgo se multiplica por tres. Entre 1959 y 1999, en Estados Unidos los picos de gripe coincidieron con los picos de mortalidad por ataques al corazón o enfermedades cerebrovasculares. Sin embargo, las cifras de vacunación de la gripe o de la enfermedad de neumocócica en personas mayores se sitúa en ese país en porcentajes insuficientes.

Los porcentajes de vacunas de gripe en adultos son insuficientes, también en las personas mayores de 65 años 

“Los estados desarrollaron buenos calendarios de vacunación para los niños y se han podido ver de manera rápida sus efectos. Pero hay un vacío en los adultos, pese a que la vacunación es una medida de prevención de enfermedades y ayuda a la gente a estar sana”, defiende el Dr. Doherty.

Dr. Doherty: “Hay un vacío en los adultos, pese a que la vacunación es una medida de prevención de enfermedades y ayuda a la gente a estar sana”

“Los gobiernos deben invertir en prevención”, asegura Alberta Di Pasquale, “aumentar la educación de los profesionales sanitarios sobre los beneficios de la vacunación en la sociedad, pero también en la gente, para que demanden la vacunación como una de las medidas importantes para mantener la salud”.

En este sentido, Di Pascale habla de la “mantener en forma” el sistema inmunológico. “Retrasamos el envejecimiento de nuestro sistema inmunitario con un menor impacto sobre él. Las vacunas le ayudan a enfrentarse a las infecciones en buenas condiciones”, afirma.

Aberta Di Pascale: “Retrasamos el envejecimiento de nuestro sistema inmunitario con un menor impacto sobre él”

Ambos expertos inciden en la importancia que tiene la prevención de la salud mediante la vacunación a todas las edades y los beneficios que reportaría “para la economía, la sociedad y la salud”. Además, hacen un llamamiento a seguir las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y continuar con los programas de vacunación en época de Covid. “Si dejan de vacunarse las consecuencias serían un incremento de la susceptibilidad individual y la explosión de enfermedades infecciosas y muertes. Esto podría aumentar la presión sobre los sistemas de salud y generar colapso”, advierte Di Pascale.

Noticias complementarias:

 

Compartir