No se pierda

Científicos de Canadá asocian tener altos niveles de vitamina D con niveles bajos de colesterol malo en niños

20 de julio, 2015

Científicos de Toronto (Canadá) tras examinar los niveles de vitamina D en los niños de edades entre 1 y 5 años y el nivel de colesterol no-HDL en su sangre, han encontrado una asociación “estadísticamente significativa” entre niveles de vitamina D más altos y más bajos de colesterol no-HDL incluso después de tener en cuenta aspectos como el índice de masa corporal, el consumo de leche y los niveles de actividad física.

Los niveles de colesterol no-HDL (lipoproteína de alta densidad) o también llamado “colesterol malo”, lo deseable para todos es presentar unos niveles bajos, y es que se asocian a un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Hay evidencia de que los niveles bajos de vitamina D en los adultos están relacionados con las enfermedades cardiovasculares, así como otros problemas de salud como la hipertensión, obesidad y la diabetes. Uno de los estudios más relevantes que entre la población adulta se ha realizado hasta la fecha para comprobar la relación que existe entre los niveles de vitamina D y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, data del 2010, cuando investigadores del Centro Médico Intermountain en Utah (Estados Unidos) analizaron los registros de pacientes para determinar esa relación. El equipo examinó más de 40.000 archivos y encontró que los niveles bajos de vitamina D aumentan significativamente el riesgo de tener alto el colesterol no-HDL. El estudio fue publicado en octubre de 2010 en The American Journal of Cardiology.

Sin embargo esa relación entre niveles de vitamina D y el colesterol en niños no se había estudiado. “Tal vez los factores que conducen a las enfermedades cardiovasculares comienzan en la primera infancia”, explica el Dr. Jonathan Maguire, uno de los autores del estudio y pediatra e investigador en el Hospital St. Michael, en Ontario (Canadá).

Para este estudio, publicado en Plos One, los investigadores tomaron muestras de sangre de 1.961 niños de 1 a 5 años que estaban matriculados en el Grupo de Investigación Aplicada para Niños, una colaboración entre los médicos y los investigadores del Hospital de St. Michael y el Hospital para Niños Enfermos. Este programa sigue a los niños desde que nacen con el objetivo de prevenir los problemas comunes en los primeros años y entender su impacto en la salud y la enfermedad en el futuro.

Los niños en el estudio tenían un consumo medio diario de leche de vaca (la principal fuente dietética de vitamina D) de 452 mililitros, un poco menos de 2 tazas; el 56% de ellos consumía regularmente un suplemento de vitamina D. “Si la vitamina D se asocia con el colesterol en la infancia temprana, esto puede proporcionar una oportunidad para realizar intervenciones tempranas en la vida para reducir el riesgo cardiovascular”, concluye el Dr Maguire.
..Redacción