No se pierda

La OMS prepara a los países más afectados por el ébola para evitar que resurga un nuevo brote

10 de septiembre, 2015
Bruce Aylward

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prepara a los países más afectados por el brote de ébola de 2015 para establecer los programas de vigilancia que les permita detectar y luchar con un eventual nuevo brote, y es que así lo anunciaron fuentes del organismo de las Naciones Unidas.

Actualmente, hay tres cadenas de transmisión activas en África Occidental, donde tres de sus países han sido los más devastados por el peor brote de ébola de la historia: Liberia, Guinea y Sierra Leona.

Las cadenas de transmisión que ahora mismo están activas están en Guinea (dos) y en Sierra Leona (una). Todos los protocolos están en marcha para atajar estos tres focos de contaminación, ya que lo más importante según la OMS, es mantener una alta vigilancia para detectar nuevas infecciones

La OMS junto con la ONU, ya ha diseñado un plan que, se presentará a principios de octubre, en el que establece lo qué hay que hacer para evitar que la enfermedad resurja una vez no haya más casos.

Si se confirma esta infección, el gobierno afectado tiene que ser capaz de enviar en menos de 48 horas a un equipo de respuesta rápida que ponga en marcha todo el procedimiento de aislamiento del paciente y de sus contactos, y les aplique test de diagnóstico.

Asimismo, se baraja la posibilidad de poder vacunar a todos los contactos de los posibles pacientes, una cifra que puede variar de una docena a un centenar en función del caso.

La vacuna más eficaz contra el ébola aún no se comercializa
Según las últimas cifras de la OMS, desde que diese comienzo el pasado 21 de marzo de 2014 en Guinea el brote, más de 28.100 casos confirmados, sospechosos y probables se han registrado y, de los cuales, más de 11.290 han muerto en África Occidental, siendo Sierra Leona, Liberia y Guinea los países más devastados.

La VSV-ZEBOD que es la vacuna más eficaz contra el ébola, aún carece de licencia para comercializarse, con lo que estos programas de inmuninzación deberían realizarse en el marco de un estudio clínico.

Otro de los aspectos de esta llamada Fase III de la respuesta a la epidemia de ébola que ha asolado África Occidental es el del cuidado a los sobrevivientes. Muchos de ellos sufren dolencias musculares y defectos visuales como consecuencia de haber padecido la enfermedad y, de hecho, algunos aún mantienen el virus activo en su cuerpo aunque no son contagiosos.

En general, los países deberían mantener una “alta vigilancia” durante los primeros tres meses tras el último caso mortal, y es que el pasado 28 de agosto fallecía una mujer de 67  años en la localidad de Sella Kafta, en la región de Kambia (noroes); y un control intenso durante los siguientes 24 meses. El experto indicó que en previas epidemias de ébola, el riesgo de un resurgimiento del virus en los dos años siguientes fue de un 50%, pero dada la magnitud de ésta, el porcentaje podría ser mayor.

Además, se tienen que seguir analizando muestras de los fallecidos, dado que cuando la persona muere es cuando el ébola es más virulento y cuando el riesgo de contagio es mayor.

Consultado Aylward, jefe de la respuesta de la OMS a la epidemia, sobre la posibilidad de que el virus también se encuentre en la sangre de las sobrevivientes y que éstas puedan transmitirlo a través de su menstruación, Aylward dijo que hay estudios sobre el tema pero que las conclusiones aún no son claras.

Además, se tienen que seguir analizando muestras de los fallecidos, dado que cuando la persona muere es cuando el ébola es más virulento y cuando el riesgo de contagio es mayor.
..Redacción