Inicio ASP Andrés Íñiguez Romo, es elegido nuevo presidente de la Sociedad Española de...

Andrés Íñiguez Romo, es elegido nuevo presidente de la Sociedad Española de Cardiología

Compartir

El doctor Andrés Íñiguez Romo ha tomado posesión como presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) durante el mandato 2015-2017, en el marco del Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares que, durante este fin de semana ha tenido lugar en Bilbao. De este modo, Íñiguez sustituye en el cargo a José Ramón González-Juanatey, jefe del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela y, que pasará a formar parte del Comité Ejecutivo.

Como informa la SEC, Íñiguez es el actual jefe del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo y, además de ser miembro de la SEC, también pertenece a la Sociedad Europea de Cardiología, así como al Comité Editorial de Revista Española de Cardiología (REC). En el nuevo Comité Ejecutivo, Íñiguez estará acompañado por Manuel Anguita como presidente electo de la SEC; José Ramón González-Juanatey, presidente anterior; Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC); Luis Rodríguez Padial, vicepresidente; Ignacio Fernández Lozano, secretario general; Lorenzo Silva, vicesecretario; Arturo Evangelista, vicepresidente electo; Rafael Hidalgo, tesorero; Ignacio Ferreira, editor jefe de Revista Española de Cardiología; y Antonio Serra como vocal representante de las Sociedades Filiales de la SEC.

Líneas de actuación estratégicas del nuevo presidente de la SEC
Andrés Íñiguez, junto con su Comité Ejecutivo, se ha propuesto unas líneas de actuación estratégicas que giran en torno a:

  • La calidad asistencial en la práctica clínica: potenciar la calidad y la excelencia de la práctica clínica cardiovascular, será considerada una línea prioritaria de actuación de este nuevo mandato, en continuidad con la que ya inició el doctor Bertomeu con el proyecto RECALCAR, que pretende “desarrollar una política de colaboración con las administraciones públicas que promueva la mejora continua de la calidad de la atención cardiovascular“. Todo ello servirá para establecer registros auditados promoviendo la marca “SEC-Excelente” como un elemento esencial de mejora de la calidad asistencial, de la excelencia y la eficiencia, siempre de la mano de políticas de guía ética y de uso adecuado. Íñiguez explica que este objetivo prioritario se aplicará mediante el trabajo asistencial en red, especialmente en el manejo y tratamiento del síndrome coronario agudo, potenciando iniciativas como programas de atención al infarto agudo de miocardio, SCASEST e insuficiencia cardiaca. Del mismo modo, también se promoverán y se pondrán en marcha programas de Prevención Primaria, Secundaria y de Rehabilitación en los servicios de cardiología.
  • La calidad en la formación de los profesionales: el nuevo presidente de la SEC apunta que “uno de los objetivos que persigue cualquier sociedad científica es la formación en la excelencia de sus miembros, a través de la formación continuada, tanto para potenciar la figura del cardiólogo clínico como para la formación súper-especializada como hemodinámica, electrofisiología e imagen”.
  • El impulso de la investigación en cardiología: definir una política de investigación prioritaria y relevante, y concretar un marco de relación entre la SEC y los agentes implicados en la investigación cardiovascular en España, fomentando la colaboración intersectorial para potenciar la I+D+i. Además, la SEC debe diversificar las actuales fuentes de financiación, ahora “excesivamente dependientes de la industria del sector sanitario, y promover-principalmente a través de la FEC- el patrocinio de empresas no vinculadas específicamente al sector, para financiar actividades que potencien la investigación”.
  • La mejora de la organización de la SEC como sociedad científica: para tal objetivo es vital la colaboración de los profesionales de la cardiología junto con otras especialidades, sobre todo con medicina primaria. De este modo se priorizarán acuerdos con las sociedades científicas correspondientes para protocolizar mejor el mapa de procesos y la asistencia de pacientes con patologías cardiovasculares, especialmente los pacientes crónicos. Para alcanzar dichos objetivos, la SEC considera esencial el uso de tecnologías de la información y comunicación (TIC) que permitan desarrollar una historia clínica electrónica y una prescripción electrónica, así como la gestión clínica y de procesos asistenciales.
  • La implementación de las políticas relacionadas con la sociedad civil: la SEC debe aumentar su papel en el desarrollo de instrumentos de cohesión del sistema de salud, en colaboración con las administraciones públicas, que garanticen la equidad y una asistencia cardiológica “de calidad” en todo el Estado.

..Redacción