Inicio ASP Cardiólogos intervencionistas y electrofisiólogos, los trabajadores sanitarios más vulnerables ante los efectos...

Cardiólogos intervencionistas y electrofisiólogos, los trabajadores sanitarios más vulnerables ante los efectos de la radiación

Compartir

Aquellos profesionales que realizan radiografías guiados por procedimientos cardiovasculares, pueden estar en mayor riesgo de sufrir trastornos de salud, incluyendo problemas ortopédicos, cataratas, lesiones en la piel y cáncer, y es que así se concluye de un nuevo estudio realizado en Italia.

Publicado en la revista de la Asociación Americana del Corazón, Circulation: Cardiovascular Interventions, en concreto, esta nueva investigación analizó los posibles riesgos para la salud relacionados con la radiación en los profesionales que realizan procedimientos cardiovasculares comunes usando fluoroscopia, una técnica de imágenes que usa rayos X para obtener en tiempo real imágenes del corazón en movimiento.

Estos procedimientos que, se realizan habitualmente en un laboratorio hospitaliario de cateterismo cardiaco, incluyen la angiografía coronaria para diagnosticar problemas del corazón, y la angioplastia coronaria para ensanchar las arterias estrechadas.

Para los experimentados cardiólogos intervencionistas y electrofisiólogos, la exposición a la radiación anual es de alrededor de 5 milisievert (mSv, una unidad de medida de los efectos biológicos de la radiación)”, explica Maria Grazia Andreassi, autora principal del trabajo y jefe de la Unidad de Genética y Epidemiología Molecular en el Instituto Nacional de Investigación de Fisiología Clínica en Pisa, Italia.

Los trabajadores del laboratorio de cateterismo, los más vulnerables
En comparación con los profesionales de la salud que no están expuestos a la radiación, los trabajadores del laboratorio de cateterismo (incluyendo médicos, enfermeras y técnicos) que fueron expuestos a la radiación durante una mediana de 10 años registraban 2,8 veces más probabilidades de lesión de la piel; 7,1 veces más probabilidades de sufrir problemas ortopédicos (espalda/cuello/rodilla), y 6,3 veces más probabilidades de tener cataratas.

Además, entre los trabajadores de laboratorio de cateterismo, la exposición a la radiación estimada fue mayor para los cardiólogos intervencionistas y los electrofisiólogos.

Después de ajustar por edad, sexo y tabaquismo, los trabajadores con más de 16 años en el laboratorio de cateterismo presentaban tres veces más probabilidades de desarrollar cáncer. Asimismo, las probabilidades de padecer problemas médicos también se elevaron para los trabajadores con más de 16 años de historia en el laboratorio de cateterismo.

Por si fuera poco esta “vulnerabilidad” de los trabajadores de laboratorio de cateterismo, también se les detectó niveles elevados de presión arterial alta y colesterol alto, según el estudio, pero tasas relativamente bajas de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, los estudios epidemiológicos anteriores han relacionado la exposición a la radiación crónica con efectos cardiovasculares a largo plazo, apunta Andreassi.

Las dosis de la radiación en procedimientos cardiovasculares guiados por fluoroscopia son las dosis más altas registradas entre el personal médico que emplea rayos X”, destaca Andreassi.

Cardiólogos intervencionistas y electrofisiólogos tienen una exposición anual de entre dos a tres veces mayor que la de los radiólogos, ya que están más cerca de la fuente radiológica y se exponen a la radiación con el paciente, mientras que los radiólogos de diagnóstico están generalmente protegidos de la exposición a la radiación”, indica.

Andreassi aconseja que se hagan todos los esfuerzos para aumentar la conciencia sobre la radiación en las comunidades profesionales de cardiólogos intervencionistas y electrofisiólogos. Sin embargo, la realidad, a día de hoy, como señala esta especialista, es que “desafortunadamente, los cardiólogos prestan poca atención a los informes mensuales o acumulativos de la exposición a la radiación y estudios recientes confirman que la mayoría de los cardiólogos expuestos no emplean simples medidas de protección eficaces, como una cortina de plomo, gafas de protección y collares de tiroides”.
..Redacción