No se pierda

El consumo moderado de cerveza tiene un efecto preventivo sobre la diabetes, según expertos

10 de mayo, 2016
Cerveza

Diversos componentes de la cerveza, como la fibra soluble, los minerales y la baja graduación alcohólica pueden influir positivamente en el control y evolución de la diabetes, siempre y cuando su consumo sea moderado y el ejercicio físico y una dieta mediterránea lo acompañe. Y es que esta es una de las principales conclusiones del documento ‘Efecto preventivo y protector del consumo moderado de cerveza en la Diabetes Mellitus’, presentado recientemente en Barcelona por el centro Cerveza y Salud con la colaboración de la Asociación de Diabéticos de Cataluña (ADC) y la Federación de Diabéticos Españoles (Fede).

El documento ha sido elaborado en base a una cincuentena de estudios españoles e internacionales ya existentes sobre la relación entre la diabetes y la cerveza, concluyendo que “un consumo moderado de cerveza dentro de un patrón de dieta mediterránea y un estilo de vida saludable es importante para luchar contra la diabetes y sus complicaciones”, afirma el catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y representante de la Sociedad Española de Diabetes, Martín Bermudo, autor del documento.

Según el texto, una dieta rica en fibra y el consumo de polifenoles reduce el riesgo de padecer diabetes, y agrega que un déficit de algunos minerales como el magnesio se ha relacionado con un incremento en el riesgo de padecer diabetes tipo 2. “La cerveza es una bebida con contenido en magnesio, fibra y polifenoles como las isohumulonas, y se ha estudiado que su consumo moderado, gracias precisamente a los polifenoles, es capaz de aumentar la capacidad antioxidante del plasma”, indica Martín Bermudo.

Ahora bien, como sucede en estos tipos de estudios en los que se pondera el consumo de un alimento, hay que ser cautos, y es que la moderación ha de estar presente, por eso, como precisa el catedrático, dos cañas de unos 200 mililitros para hombres y una caña y media para mujeres, dependiendo de la altura y el peso, sería el consumo que se considera moderado de cerveza para un adulto. No obstante, las personas que tienen diabetes deben tener muy presente que, a pesar de ser una bebida, una cerveza de 200 mililitros equivale a unos 20 gramos de pan, por lo que deben saber compensar y equilibrar esta ingesta con el resto de alimentos que consuman a lo largo del día, para mantener su diabetes controlada. Por ello, argumenta que se “tiene que estar bien informado y con conocimiento de los alimentos que se toman”, y es que así, “un diabético puede hacer lo que quiera”.

En este sentido, la presidenta de la Asociación de Diabéticos de Cataluña, Montserrat Soley también coincide al afirmar que la educación nutricional “es básica” para los diabéticos. “La persona diabética quiere estar bien informada sobre lo que puede o no comer”, además recuerda el importante cambio que se ha producido en los últimos treinta años, cuando se recomendaba a los diabéticos tomar alimentos hervidos, principalmente, mientras que ahora se aconseja una dieta mediterránea lo más variada posible.
..Redacción