No se pierda

Alimentación, actividad física y medicación, “claves” para controlar la diabetes, recuerda experto

28 de julio, 2016
Alimentación-diabetes

Alimentación, actividad física y medicación, y es que esos son los tres “ingredientes” que el miembro del comité asesor del consejo General de Dietistas-Nutricionistas, Ramón de Cangas, recordó que son “claves” para controlar la diabetes, por lo que ha destacado la importancia de que los pacientes en verano no se olviden de su enfermedad.

“La alimentación es vital en el cuidado y el manejo de la diabetes tipo 2 y constituye un pilar fundamental para en el control de la patología. El diabético debe mantener los niveles de glucosa dentro de los límites adecuados y para ello debe jugar con la alimentación, la actividad física y con la medicación”, afirmó. Precisamente, se ha puesto en marcha la campaña ‘DIABETES, tómatela en serio’ que ofrece una “carta” que va desde platos recomendados y poco apropiados hasta unas recetas apropiadas para personas con diabetes.

El buen pronóstico de la diabetes depende en gran medida del buen control que se haga de la enfermedad, mientras que la falta de autocuidado, por el contrario, se asocia a un mayor riesgo de discapacidad, disminución de la calidad de vida y por ende a una mayor mortalidad. “La hiperglucemia mantenida en el tiempo puede provocar daños renales (enfermedad renal crónica), en la retina (retinopatía diabética), neuropatías, mala circulación en las extremidad (incluso puede llevar a amputaciones)”, alerta De Cangas.

Buenos hábitos alimenticios para prevenir
Hay que tener en cuenta que la obesidad está relacionada con una mayor prevalencia de diabetes tipo 2, prosigue. En este sentido y aunque no se tenga diabetes, el experto aconsejado no dejar de realizar actividades físicas en verano y seguir unas pautas dietéticas adecuadas, medidas que en gran parte permiten prevenir dicha patología.

La diabetes tipo 2 es cuando el cuerpo produce insulina pero no la suficiente o no puede aprovecharla adecuadamente. Su tasa de prevalencia es mayor que la diabetes tipo 1, y es que llega a representar el 90% de los casos. La prevención de la diabetes tipo 2 es posible si se modifican los malos hábitos de vida, evitando el sedentarismo y el sobrepeso, incorporando una actividad física regular y llevar una dieta adecuada.

La dieta debe aportar las calorías necesarias para mantener el peso (si éste es adecuado) o reducirlo (si hay exceso), pero esto no está reñido con una dieta variada y equilibrada con una ingesta y reparto de macronutrientes más o menos similar a la población normal. Una dieta rica en fibra, baja en sal, reducida en grasas saturadas pero con una cantidad apropiada de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas es la recomendada”, explica.

Por otra parte ha recordado que los diabéticos tipo 2 no tienen por qué dejar de tomar hidratos de carbono, de hecho deben de tomar más o menos la misma cantidad que una persona sin la patología, aunque bien es cierto que deben repartir los bloques de hidratos de carbono de forma adecuada, consumir el tamaño de ración adecuado, evitar los azúcares simples y elegir fuentes de hidratos de carbono como cereales integrales, legumbres, cuyo índice glucémico es más bajo y ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre.

A nivel mundial se estima que la diabetes tipo 2 llega a afectar a un 9% de la población. Más de 5,3 millones de personas la padecen en España, aunque el 43% de los afectados desconoce su situación Afecta a cerca del 14% de la población adulta, porcentaje que aumenta hasta el 30% en el caso de las personas mayores de 70 años.
..Redacción